Carta abierta de Luis Villegas al Lic. Héctor Pérez Estrada PDF Imprimir E-mail
Opinión - Luis Villegas Montes
Miércoles, 07 de Abril de 2010 15:14

 

Estimado Héctor:

 

El pasado miércoles 31 de marzo recibí un correo de tu parte. Según creo entender, se trata de un parecer tuyo publicado en tu columna: “Buzón de cavilaciones”. Dado que jueves y viernes no se comía carne, dejé el asunto para esta fecha.

 

 

De tu correo, destaco, entre otras, la frase final: “Con Carlos Reyes dignificaremos la política y el servicio público. Es nuestro deber apoyarlo”. Lo siento, licenciado, pero no te acepto la expresión. Y no sólo no la consiento, no coincido con ella en lo absoluto ni, menos, estimo que sea un “deber” de mi parte votar por Carlos ni, tampoco, que ésa sea la única vía de dignificar la política. Por genéricas e inconsistentes rechazo las afirmaciones implícitas que yacen detrás de ése y otros párrafos y te manifiesto categórico que no, que existen una y mil formas de dignificar el quehacer político; además, en política, el único deber es para con la colectividad y para con uno mismo, en ese orden.

 

Lamento con toda el alma el párrafo que reza: “En el caso de Carlos Reyes y Toño López el PAN de Chihuahua tiene a dos precandidatos con perfiles muy definidos y de excelencia para desempeñarse como Alcaldes y sus planillas representan al panismo actuante y dinámico que siempre está dando las batallas. Mi respeto y cariño sincero para estos dos caballeros que enorgullecen al PAN y que seguramente en el futuro aportarán la riqueza de su formación y estilo a la causa de la ciudad y de la democracia” porque, a partir de ahí, te ocupas de descalificar en forma tácita lo que no se ajusta a tu opinión. Veamos:

 

Escribes: “Es muy triste estar en el dilema, como a veces ocurre, de tener que hacer tripas corazón porque existen aspirantes a ciertos puestos de elección popular que pueden tener el apoyo popular pero no tienen el perfil para la responsabilidad”. ¿Qué significa este párrafo? ¿Qué a pesar de que los dos cuentan con “perfiles muy definidos y de excelencia” uno de ellos no cuenta con lo que tú, simpáticamente, llamas “el perfil para la responsabilidad”? ¿Y este otro: “en las ciudades capitales de los Estados de la República no resulta menos importante plantear estrategias inteligentes, para que a través de ciertos líderes con formación ética, capacidad de servicio y oficio probado, podamos seguir construyendo un México alejado de un pri que no se reforma”? ¿Qué quieres decir con esto, que a pesar del “perfil de excelencia” de Toño los que lo apoyamos no somos inteligentes? ¿O según tu juicio no se trata de un líder “con formación ética, capacidad de servicio y oficio probado”? ¿En qué quedamos pues, mi lic., tiene perfil de excelencia junto a su planilla de panistas actuantes y dinámicos que siempre están dando las batallas o no lo tiene? ¿Cómo le abona a la candidatura de Carlos Reyes este párrafo tuyo: “Por supuesto que todos los panistas tienen corazón y a la hora de las contiendas electorales todos creen o creemos que somos el personaje ideal para cierta responsabilidad, pero son tiempos en que tenemos que ser inteligentes, muy inteligentes y cautos, para llevar al poder a personas exitosas en la vida privada? ¿Se trata de que Toño, a pesar de su “perfil de excelencia”, es un bobo y un incauto (o lo somos todos quienes en él creemos)? ¿O simplemente somos todos nosotros un montón de fracasados -según la autorizada voz de José Vasconcelos, a quien tú citas-? ¿Las cualidades de Carlos Reyes que destacas, hombre de familia, sereno, con gran capacidad de trabajo, no es protagónico, tiene sentido común, modestia, humildad, fuerza, inteligencia, valentía, generosidad, servicio, según tu parecer no las tiene Toño López a pesar de ser un “candidato de excelencia” -perdona si continúo citándote-? ¿Y los que los seguimos qué, tampoco?

 

No, licenciado, resulta triste ver que se enristre la pluma, como merolico, para destacar las cualidades de un producto que no se conoce de veras ni, menos aún, al resto de las alternativas. No dudo de las cualidades de Carlos que tú mencionas; pero de ninguna de ellas, de ninguna, licenciado, léelo y entiéndelo bien, carece Toño López: He visto a Toño, acompañado de su esposa e hijos, en la tienda de videos, un fin de semana cualquiera, buscando la película para compartir en familia; he visto a Toño sereno, en la peor hora de un amigo común, Juan Blanco, dándolo todo, sin ponerle precio a su participación o entrega; lo he visto trabajar sin descanso por causas que se creían perdidas y, ya ves, lo tienen a la cabeza de un proyecto que nos estimula a muchos -a muchos- y nos devuelve la confianza en que las cosas sí se pueden hacer de un modo distinto y mejor: Sin pactos inconfesables ni clanes juramentados. El mejor ejemplo de modestia, humildad, fuerza, inteligencia y valentía en Chihuahua capital, hoy por hoy, corresponde en exclusiva a Toño López, licenciado, pues hace dos años cedió el espacio a los amigos para fulgurar y crecer; y cuando por una razón u otra, se fueron quedando en el camino, fue él el quien tomó la estafeta de retener Chihuahua para la causa del PAN sin alianzas vergonzosas, ni dobleces morales, ni estrategias amañadas, ni ventajas indebidas.

 

Respecto de la “visión ética de las cosas” te diré algo: Conozco la propuesta de Carlos Reyes; la conozco puntualmente y la conozco desde hace casi nueve meses -espero y eso te diga algo-; y sé además, por propia voz de Carlos Reyes, que el Comité Directivo Estatal, en la persona de su dirigente, Cruz Pérez Cuéllar, y el Comité Municipal de Chihuahua, también en la de su Presidente, Manuel Payán, lo apoyan y lo han apoyado de manera incondicional en sus pretensiones. Espero que eso también tenga sentido para ti con todas sus lamentables implicaciones.

 

De lo afirmado por ti, la única cosa que acepto sin ambages -la única- es que “el PAN tiene que detener una inercia que lo ha llevado a parecerse al PRI”; lo malo es que tú y yo sabemos de qué y de quiénes estamos hablando pero uno de los dos no tiene el valor de decirlo de manera abierta ni permanente (y no se trata de mí, créelo, pues llevo años de lucha pública a cara descubierta).

 

Por lo demás, desconozco si tienes dotes de vidente, pero creo que el resultado del próximo domingo está todavía en juego (ése es el valor esencial de la democracia); no entiendo cómo, si de veras crees que los dos precandidatos panistas cuentan con perfiles muy definidos y de excelencia para desempeñarse como alcaldes -por cierto, el plural de “alcaldes” se escribe con minúsculas- afirmes categórico que Carlos Reyes será el contrincante de Marco Adán Quezada.

 

Yo, en todo momento, he visto -es decir, me consta- a un Toño López de una sola pieza; un hombre leal, fiel, firme, digno y congruente; leal para con los amigos, aún en épocas de necesidad; fiel a sus principios, pese a los riesgos en puerta; firme en sus convicciones, sin medir el costo de su entereza; digno en sus aspiraciones, sin poner en venta su valor intrínseco; y congruente entre el decir y el hacer, sin doblarse, ni romperse, ni quebrarse frente a las amenazas y los cantos de sirena. Ésas, me parecen herramientas e instrumentos invaluables para garantizar una campaña exitosa en contra del PRI, por un lado; y por otro, de hacerse el próximo domingo con la candidatura, Toño López dejaría muy en claro que cuenta con los medios suficientes para hacer frente y salir airoso de una dura contienda sin más recursos que la voluntad y la inteligencia. Y ésas -me extraña que no lo sepas o no lo recuerdes ya- son las dos herramientas principales con las que el PAN, cuando no tenía de qué avergonzarse, salió airoso de sus disputas contra el PRI.

 

Por lo demás, recibe un cordial saludo; estas líneas las estimé imprescindibles por lo que parecían decir de mí y de los miles de ciudadanos, panistas y no panistas, que creen en la postulación de Toño López y ven en él al político que Chihuahua necesita. Además, como creo que sabes, ya lo decía el General Pancho Villa: “El que agarra los fierros, a los fierros se atiene”.

Luis Villegas Montes.

 

El Clima