Una reflexión personal: Crear o Morir PDF Imprimir E-mail
Opinión - Luis Villegas Montes
Domingo, 19 de Octubre de 2014 18:01

Luis Villegas Montes.

 

La primera vez que leí a Andrés Oppenheimer me conmoví. Ese primer libro fue “México: en la frontera del caos. La crisis de los noventa y la esperanza del nuevo milenio”.1 El libro narra multitud de acontecimientos, asombrosos para millones de mexicanos, sucedidos entre los años de 1994 y 1997; examina la revuelta zapatista, sorprendente desde cualquier punto de vista si se considera que ese año se había aprobado el Tratado de Libre Comercio; y en teoría, México se metía de cabeza a una era de próspera modernidad; un año antes, en 1993, el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo había sido asesinado en un supuesto enfrentamiento entre dos organizaciones criminales; volviendo a 1994, en marzo es asesinado Luis Donaldo Colosio, candidato del PRI a la Presidencia, y en septiembre, el Secretario General del mismo Partido, José Francisco Ruiz Massieu, cuñado incómodo de Carlos Salinas de Gortari. Sin embargo, el cierre del año hundió al país en una de las peores crisis de la historia nacional que sumió en la miseria a millones de mexicanos. Años más tarde, leí “Cuentos chinos”2 y poco tiempo después “¡Basta de Historias! La Obsesión Latinoamericana con el Pasado y las 12 claves del Futuro”.3


 

A muchas personas que conozco no les gusta Oppenheimer; lo sienten muy de “derechas”. Siempre hablando en pro de la libertad de mercados, de la falta de desarrollo en Latino América, de la parálisis de su política, atacando el atrasado modelo educativo de la región, o levantando un dedo admonitorio en contra del comunismo en su versión más tropical, etc. Yo no puedo evitarlo; me gusta.


 

Aunque su visión puede acusar una cierta parcialidad, el argentino no miente. Es cierto: América Latina, México en lo particular, con todo su potencial, es una región que no está a la altura de lo que su riqueza promete. Una pobreza obscena al lado de fortunas igualmente inmorales; frente a la impávida aquiescencia de los gobernantes en turno, sean del signo político que sean, quienes no pocas veces se apresuran jubilosos a hacer negocios de todo tipo y amasar cuantiosas fortunas en connivencia con empresarios corruptos.4


 

¡Crear o morir! La esperanza de América Latina y las cinco claves de la innovación”5 no es la excepción; es un libro inteligente, informado y bien escrito; resulta de fácil lectura a partir de su estilo  directo, sencillo y ameno. En él, el autor analiza el atraso de la región a partir del atraso de su política educativa y de una visión del modelo educativo que prescinde de la formación en ciencias, de la creatividad e innovación. En realidad, en cierto modo, el libro es una continuación del ya citado “¡Basta de Historias! La Obsesión Latinoamericana con el Pasado y las 12 claves del Futuro”. En efecto, la mayor parte de los países latinoamericanos continúan invirtiendo enormes sumas de dinero en educación con pobrísimos resultados y, para colmo, en áreas sin futuro.


 

El premio Nobel de economía, Joseph Stiglitz afirma que en los próximos años “la educación será aún más importante que antes. […] Para prosperar, para ser competitiva, América Latina debe modernizar sus habilidades y mejorar su tecnología”.6 En 1965, el organismo predecesor del CONACYT, el Instituto Nacional de la Investigación Científica, señalaba que lo esencial y decisivo sería encauzar con acierto el impulso de un pueblo, induciéndolo a despertar y activar en él una creciente y noble ambición por el progreso científico, una mayor autosuficiencia, un conocimiento más pleno de su realidad y un mejor control y aprovechamiento de ella en su propio beneficio; a casi medio siglo de haberse pronunciado estas palabras, la ciencia y la tecnología mexicanas, como tales, prácticamente no existen. Así, en gasto doméstico bruto en materia de investigación y Desarrollo, México ocupa el último lugar de los países de la OCDE”.7 Además, ciertamente la tendencia ha sido a la baja.8


 

Hace casi 15 años, Juan Enriquez Cabot escribió: “El Reto de México. Tecnología y Fronteras en el Siglo XXI. Una Propuesta Radical”.9 En él, el autor recuerda la frase de Winston Churchill pronunciada en 1953: “Todos los grandes imperios del futuro serán imperios de la mente”;10 sobre esta premisa, el autor señala: “Los países más ricos ya no requerían grandes depósitos de oro y diamantes… ni territorios extensos… ni millones de gentes… Necesitan educar a su población”.11 Eso explica por qué países de dimensiones minúsculas compitan con éxito en los mercados internacionales, cuyo ingreso per cápita, según BM, se sitúa por encima del de México.12 La demostración evidente de que no se invierte lo suficiente en desarrollo e investigación tecnológica es el número de solicitudes de patente presentadas por residentes, a este respecto, México, como país miembro de la OCDE, ocupa “el último lugar en registro de patentes”.13


 

Estamos lejos pero todavía hay esperanzas -aunque el SNTE y el PANAL se empeñen arduamente en intentar hacernos creer o contrario-.

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).


 

Luis Villegas Montes. Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


 

1 Oppenheimer, Andrés. “México: en la frontera del caos. La crisis de los noventa y la esperanza del nuevo milenio”. Javier Vergara. México 1996.

2 OPPENHEIMER, Andrés. “Cuentos chinos”. 2ª reimpresión. Ed. Plaza & Janés. México. 2006.

3 OPPENHEIMER, Andrés. ¡Basta de Historias! La Obsesión Latinoamericana con el Pasado y las 12 claves del Futuro. Debate. México. 2010.

4 De muestra solo un botón. Carlos Hank González, mejor conocido como “El Profesor” por sus lejanas actividades docentes en el medio rural, tras su paso por la gubernatura del Estado de México, la regencia del DF y la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, acumuló una fortuna de 1,300 millones de dólares mientras su salario nunca superó el equivalente a los 8 mil dólares mensuales. Oppenheimer, Andrés. “México: en la frontera del caos. La crisis de los noventa y la esperanza del nuevo milenio”. Op. cit. Págs. 189-192.

5 OPPENHEIMER, Andrés. ¡Crear o morir! La esperanza de América Latina y las cinco claves de la innovación. Debate. México. 2014.

6 Andrés Oppenheimer, op. cit. p. 26.

7 OCDE. Perspectivas OCDE: México Políticas Clave para un Desarrollo Sostenible. OCDE. México. 2010. Pág. 29.

8 Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología (CONACYT). Indicadores de Actividades Científicas y tecnológicas. Edición de Bolsillo México 2010. Autor. México. 2010. Pág. 30.

9 ENRIQUEZ CABOT, Juan. El Reto de México. Tecnología y Fronteras en el Siglo XXI. Una Propuesta Radical. México. Planeta. 2000.

10  “The empires of the futures are the empires of the mind”.

11 Juan Enriquez Cabot, op. cit. p. 37.

12 Listado de ingreso per cápita por país, publicado por el Banco Mundial, con el título: “PIB per cápita (US$ a precios actuales)”; visible en el sitio: http://datos.bancomundial.org/indicador/NY.GDP.PCAP.CD Consultado el 22 de abril de 2014 a las 08.15 hrs.

13 SALINAS DE GORTARI, Carlos. La Década Perdida 1995-2006: Neoliberalismo y Populismo en México. Debate. México. 2008. Pág. 

 

El Clima