Freno a la justicia torcida PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Valentín Ramírez Llanes   
Viernes, 13 de Noviembre de 2015 13:20

Valentín Ramírez Llanes.

Lo que tenía que pasar pasó. El drama que se esperaba finalmente bajo de tono, pero no vaya usted a creer que fue por la buena voluntad de la Fiscalía o del juez encargado del caso. Es seguro -como acostumbran el el PRI- que vino de un ordenamiento de más arriba. Recuerde que esta casi a vuelta de la esquina la vista del mandamás del PRI Nacional, el cónsul romano Manlio Favio Beltrones, y todo debería estar muy bien planchadito a la hora de su llegada y estancia en el estado, porque no hay duda de que es importante dar la imagen de unidad en las filas del tricolor, y si seguía el circo se hubiera alborotado la gallera, y no dude que hasta plantones y protestas airadas le hubiera tocado lidiar al recién nominado en las altas esferas del tricolor, donde todos saben que la democracia interna es solo sopa de letras, antes está la disciplina partidaria.

El caso es que finalmente, y cuando muchos esperaban que sucediera otra cosa mayor, el Ministerio Público, inflexible y arbitrario, como se vio en la Audiencia pasada, aflojó la cuerda y permitió que Marco Quezada, ex alcalde de Chihuahua, saliera bien librado en este procedimiento de juicios orales, que estaba haciendo quedar muy mal a los promovientes con un manejo discrecional a manera de vendeta política de la justicia, con dedicatoria expresa sobre un potencial adversario político electoral, que estaba haciendo ver mal a la administración de la justicia que tanto se ha presumiendo en el gobierno.

Independiemtemebte de que el MP retiró la solicitud de vinculación a proceso que había hecho desde la Audiencia anterior, dejó abierta la posibilidad de solicitar otra formulación, lo que quiere decir que la situación del ex alcalde sigue vivita y coleando, solo hicieron un impaz por la llegada del presidente nacional del PRI, pues no quieren que su visita sea interferida fuertamente por este problema interno, sin duda prefabricado, y así poder sentar las bases de lo que sera el trabajo electoral en Chihuahua, incluso con la participación de Marco Quezada como posible precanditado, si es necesario –falta ver lo que se negocie- reconocido incluso por el propio instituo politico a niveles estatal y nacional.

Pero la justicia sigue entre dicho, todavía falta que realmente se apliquen sanciones a quien en justicia le corresponda, especialmente a los que tuvieron resposabilidad directa en el accidente del aeroshow, luego de que sigue habiendo privilegiados a los que el justo medio no les llega, como son los integrantes de la asociación responsable de celebrar el evento, y de manera muy especial a las autoridades de la Protección Civial Estatal y Municipal, que omitieron las medidas de seguridad que requiere este tipo de actividades al aire libre.

La justicia es justa cuando llega en el momento adecuado no importa que sea presionada por acontecimientos politicos por venir, como es la visita de Beltrones, lo cierto es que se hizo justicia, bueno a medias, independientemente de que sigue la espada de Damócles pendiendo de un hilo de crin de caballo sobre la cabeza del ex alcalde.

Las circunstancias políticas venideras impideron que se aplicará una justicia torcida, manipulada, vejatoria del derecho honestamente aplicado, en evidente y burda persecusión política que impedia que se celebrara un verdadero proceso, que acerque a la mesa de los indiciados a los que tengan resposanbilidad, y en esa medida se apliquen sanciones justas, Justas, que no solo Panchito este pagando una culpa que debe ser repartida a cada quien según su responsabilidad, y que no sea la justicia pretexto para limitar las posibilidades de participación politica en un proceso de elección, a uno de los protagonistas. Amén.