Una reflexión personal PDF Imprimir E-mail
Opinión - Luis Villegas Montes
Escrito por Luis Villegas Montes   
Viernes, 04 de Diciembre de 2015 09:58

De animales a dioses

Luis Villegas Montes

Emplazado a escribir -es jueves y ¡omg! no tengo nada sobre qué hacerlo-, enristro la pluma virtual y miro fijamente la página en blanco. Claro que eso de “no tener nada sobre qué escribir” es relativo; temas sobran; sin embargo, varado entre la prudencia y el decoro, mis ansias de escribidor se atemperan. Miro de reojo el libro que estoy leyendo a ratitos y me decido de golpe. “De animales a dioses”.1 Escrita en tono ameno y ligero, la obra es una provocación.

Es más; para muchos podría ser, incluso, un golpe bajo a su autoestima. Del hecho escueto (confirmado por la ciencia -según Noah Harari-), a saber, que hace 100 mil años al menos seis especies de humanos habitaban la Tierra y que al día de hoy sólo queda una, la nuestra, procede el autor a despejar, o por lo menos a intentarlo, una serie de preguntas acuciantes para una porción de la humanidad: ¿Cómo logró nuestra especie imponerse en la lucha por la existencia? ¿Por qué nuestros ancestros recolectores se unieron para crear ciudades y reinos? ¿Cómo llegamos a creer en dioses, en naciones o en los derechos humanos; a confiar en el dinero, en los libros o en las leyes? ¿Cómo acabamos sometidos a la burocracia, a los horarios y al consumismo?

Todo sea dicho, en la mayoría de los casos, las respuestas parecen terriblemente deslumbrantes; escrito así, tal cual se lee: Terriblemente deslumbrantes. Con implacable lucidez, el maestro de historia no deja títere con cabeza y desmonta, pieza a pieza, los engranajes de nuestras creencias; de las más conspicuas, la religión, por ejemplo; a las más banales, donde podríamos situar a la política y al dinero, de no ser porque, querámoslo o no, modelan nuestra vida actual.

La historia que cuenta, parte de una afirmación lapidaria y, para muchos, inaceptable, conforme a la cual, el génesis de la Humanidad se halla en un grupo de “simios sin importancia” quienes, a unas pocas vueltas de tiempo, se convirtieron en los “amos del Mundo”. Harari traza una breve historia de la raza humana pautada por tres grandes revoluciones: La cognitiva, la agrícola y la científica; y a partir de hallazgos científicos en distintas áreas del conocimiento, explica los cómos de la sociedad moderna e incluso nuestra desquiciada y a veces esquizoide personalidad.

Una serie de afirmaciones breves (que no son propias) pueden servirnos como hilo conductor de la narración: ü El fuego nos dio poder; ü La conversación hizo posible que cooperáramos; ü La agricultura alimentó nuestra ambición; ü La mitología sostuvo la ley y el orden; ü El dinero ofreció algo en lo que confiar; ü Las contradicciones crearon la cultura, y ü La ciencia nos hizo imparables.

En lo personal, el libro me pareció muy inquietante e incluso, a trechos, desalentardor. Junto con el autor podríamos preguntarnos: ¿Hemos ganado en felicidad a medida que ha avanzado la historia? Mi respuesta categórica es no. ¿Seremos capaces de liberar alguna vez nuestra conducta de la herencia del pasado? Me parece improbable. ¿Podemos hacer algo para influir en los siglos futuros? Tal vez, pero yo no apostaría por ello; inmersos en una corrupción y autocomplacencia que permean y lo contaminan todo; exaltados el mercado y el dinero hasta límites inimaginables; y en una cultura (auténtica aldea) global donde el poder de las élites es cada día, permítaseme la expresión, más poderoso; el futuro de la humanidad pareciera temiblemente incierto.

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

Luis Villegas Montes.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

El Clima