Alta y Adentro: Si los gobernadores supieran como anda su mundo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Jaime E. Rey   
Domingo, 28 de Noviembre de 2010 03:56

Misión imposible la de los gobernadores. Se les exige que estén en todo y dondequiera, que solucionen todo capricho, hasta que cambien el clima. Por todo se les culpa. La realidad es que se protegen con gruesa concha, relegan lo menos importante y sus lambiscones les esconden negociaciones o tranzas “para no molestarlo”, dicen. Muchas cosas se manejan según el gusto del lambiscón cercano al poder. Por ejemplo, en el caso de los Dorados, Duarte no ha dicho esta boca es mía porque tiene prioridades más importantes y relegó el asunto.

 

Si un encargado cree que debe proteger al torneo estatal porque le conviene más que no haya béisbol profesional le da carpetazo al asunto cuanto sea posible.

No dudo que Duarte crea que ya todo está arreglado. Sin esa creencia no lo habría dejado llegar a comedia cursi, es muy inteligente para eso. Dudo que haya habido comunicación directa entre gobernador y Pepe Maiz. Nadie habla.

Ni en Monterrey ni aquí se ha informado si la ha habido. Si ambos se sientan a discutir tendremos la solución ese día o el día siguiente. Los jefes hablan con voz firme no andan con “pue que ji, pero pue que no”. Es derecho del ciudadano exigir esa firmeza.

Si usted conoce los dimes y diretes, la grilla y los malos manejos en el béisbol estatal de primera fuerza, comprende lo que he dicho. Ningún gobernador dejaría llegar a los extremos a que se ha llegado si se enterara de ellos.

El béisbol, todo el béisbol, es importante para la comunidad, aunque no sea principal prioridad. Crea empleos y recreación necesaria, principalmente en las zonas donde ni cine hay.

Pero es sólo un juego y los gobernadores tienen razón en relegarlo a gente de su confianza. Que éstos conviertan el caso Dorados en comedia y el béisbol “amateur” en tragedia no puede ser del conocimiento de ellos.  

No es falta de interés, es exceso de confianza en gente que no la merece. Si la Asociación Estatal es del dominio del gobierno estatal, ¿como es posible que ocupara el trono un Sustaita y hoy lo ocupe Pilo Núñez?

Me refiero al béisbol federado. Trate de concebir que estando bajo los gobiernos federal y estatal haya puras intrigas. Calderón anda cambiando el clima global y no tiene tiempo para ponerle atención a la Femebe y a su clima de deshonesta ineptitud.

El poder corrompe. Imagine lo que dos poderes hacen. La cosa está que arde entre Parral, Camargo y la AEB, federada.

El caso huele a competencia desleal. Pilo es del federado y el parralense Sergio Medina del independiente. Pilo, un hombre por demás oscuro, es acusado de perjudicar dos torneos importantes con participación de Parral.

Un equipo de veteranos de Santa Bárbara lo acusa de boicotear con malos manejos su viaje a Tamaulipas para un torneo nacional. Y Mineros federados amenaza con no jugar mañana el séptimo juego de la final en Camargo. También, dicen que por culpa de Pilo.

No me meteré en los sucios detalles. Se han intercambiado acusaciones y cartas y lo único que distingo es que un profesor de Parral deletrea mejor ampayers (umpires) que el profesor Núñez, quien escribió sin merecida pena para todo el mundo.

Intente descifrar sin reír dos párrafos de la carta de Núñez: “Me da tristeza que el equipo de Parral con el manager profesor Crispín Martínez no cumplan su palabra y firma de acuerdos tomados entre los equipos participantes de la serie final Parral y Camargo. La pareja de Chihuahua le toca abrir serie en Parral los de Cuauhtémoc los tres juegos siguientes si eran necesarios en Camargo y los dos últimos en Parral”.

La ayudaré, la pareja de Chihuahua no eran unos enamorados, vea: “En la serie de tres juegos en Camargo los ampallers de Cuauhtémoc no pudieron asistir por lo tanto la asociación envió a los de Chihuahua porque Camargo dijo que si se los mandara y al término de los tres juegos se suscito un problema con el cuerpo técnico y jugadores de Parral con los ampallers que eran de Chihuahua agrediéndolos”.

¿Y las comas y puntos? ¿No sabe donde van, mi profe?

¿Por qué nos quejamos más de los líos del béisbol que de la pésima educación y ejemplos que desparraman estos bien pagados profesores revoltosos? En eso se deben meter de lleno los gobernadores.

Lo dejo para que “ampalle” la situación, de la que se ha escrito mucho. Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla