El gobierno protector de los concesionarios, dice No a UBER PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Juan Uranga Unzueta   
Jueves, 03 de Marzo de 2016 05:48

Juan Urganga Unzueta.

Ante una eventual operación de la empresa UBER para la prestación del servicio de taxi a precios más competitivos, el Gobierno del Estado inmediatamente anunció a través del titular de Transporte del Estado, Gustavo Morales, que no lo permitirá.

En una entrevista banquetera, enfundado en traje sastre y con lentes oscuros como guarda espalda, el funcionario advirtió que para la prestación del servicio de taxi se requiere de una concesión, otorgada por el Estado “y que ahorita no hay”.

Gustavo Morales mencionó que podrían prestar servicio, en caso de que operen a través de las concesiones ya otorgadas.

Es decir, el gobierno no sólo regula el servicio público, sino que lo dirige mediante el otorgamiento de privilegios a unos cuantos, quienes tienen la patente de corso para la prestación del servicio, bajo el amparo y protección de las autoridades.

En otras palabras, si las tarifas de taxi son altas, es porque así fue diseñado por la autoridad. Varios miles de privilegiados con las concesiones, reciben mensualmente millones de pesos por la renta de “placas” de quienes realmente operan el servicio de taxi.

La mayoría de quienes realmente prestan el servicio son personas que tienen que pagar una cuota mensual por el uso de las placas.

Cualquiera con un dedo de frente se tendría que cuestionar el por qué el gobierno defiende a unos concesionarios sobre el bien de toda una comunidad. ¿Por qué tenemos que soportar un mal servicio y una tarifa tan cara, especialmente en la ciudad de Juárez?

La respuesta se encuentra en la página de transparencia del Gobierno del Estado. Hablamos de por lo menos 1 mil 142 concesionarios de taxi tan sólo en la ciudad de Chihuahua.

¿Alguna vez se ha cuestionado el por qué el taxi es carísimo en ciudad Juárez? La respuesta la tiene el gobierno. Sólo ha otorgado 988 concesiones, quienes son los bienaventurados del sistema.

Como la demanda es superior a la oferta, estos singlares trabajadores del volante se autorizan a si mismos el duplicar o triplicar l a tarifa con respecto a otras ciudades de la entidad, bajo el falaz argumento de que en el Paso Texas, ciudad vecina, es todavía más cara.

En suma, las concesiones otorgadas por el Gobierno del Estado para la prestación de servicio de taxi y para camiones de pasajeros, foráneos y urbanos en toda la entidad suman 6 mil 100, según la información cotejada hasta el primero de enero de 2016 por parte de la Dirección de Transporte del Estado de Chihuahua

http://www.chihuahua.gob.mx/atach2/Transparencia/FRACCION_XV/sgg/CE_2CC_11261.pdf

Los gobernantes priístas deberán proteger a sus concesionarios tutelados, acostumbrados a ganar dinero fácil con un mal servicio, y como elementos importantes en las campañas políticas, se volverán en contra de las autoridades, cuando las amenacen en privarles de sus privilegios.

La paralización del Distrito Federal y en otras ciudades a causa de la operación de UBER no fueron suficientes para detener una nueva prestación de taxi, con tarifas más bajas, tiempos de respuesta más cortos y sobre todo de mayor calidad.

El asunto es claro: “Tendrán nuestras autoridades los suficientes tamaños para enfrentar a los taxistas como lo hizo el doctor Mancera y otros? No creo.