Denuncian corrupción en boxeo en la Olimpiada Regional de Durango PDF Imprimir E-mail
Deportes - Box
Escrito por Redacción   
Domingo, 17 de Abril de 2016 19:59

Durango dio muestra de una pésima organización y una corrupción sin precedentes; robo de peleas, descalificación de peleadores intencionadamente y favoritismo.

Una pésima organización y una corrupción sin precedentes se vivió en el boxeo de la Olimpiada Regional con sede en Durango, donde los “anfitriones” en su afán de calificar a la etapa nacional, no dejaron de robar peleas, influir en el jueceo, en las decisiones, en los chequeos, en el pesaje, en la mesa y en todo lo que definiera la descalificación para los chihuahuenses.

Chihuahua siempre a sido protagonista en el boxeo de olimpiada nacional, dejando en el camino a los duranguenses y los boxeadores de Aguascalientes y Zacatecas, pero la ambición de los locales por calificar a la máxima justa dejó un mal sabor de boca no solo para los participantes, sino para el mismo deporte en general y para la organización de la Olimpiada Regional 2016.

El verdadero rival para Chihuahua estuvo en la mesa, no en el ring, pues los pugilistas del estado grande se vieron muy superiores, logrando calificar, aún y con toda la organización en contra, a 28 boxeadores, demostrando su nivel de forma contundente.

Durante las peleas, el jueceo local favoreció ampliamente a los de Durango, otorgándoles triunfos al por mayor en donde el atleta rival se desempeñó de mejor forma.

Tal fue el descaro y la mala organización que ni entre ellos se pusieron de acuerdo, pues varios padres y entrenadores de Durango armaron un zafarrancho en plena jornada de combates, contra los jueces del mismo Estado.

Por si fuera poco, durante el proceso de pesaje, un juez imparcial alcanzó a ver que un boxeador duranguense pesaba 800 gramos más de lo permitido en su categoría, éste atleta ya estaba aprobado por los jueces de Durango, pero cuando se señaló el descaro se armó otra pelea protagonizada por los organizadores.

Los influyentes se mostraron con una prepotencia pues estaban respaldados por Arturo Ramírez Jaime, Subdirector de Desarrollo Estratégico del Deporte de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, CONADE, quien estuvo presente durante los combates, apoyando la causa local.

A tanto llegó su ineficiencia, que ni con médico contaron en la arena de combate, pues sólo un par de paramédicos estuvieron presentes durante un corto tiempo, pues abandonaron sus puestos mucho antes de terminar las competencias.

Esto es solo un poco sobre la discriminación, y los malos tratos que reciben los deportistas chihuahuenses en la justa regional que se celebra en Durango.