¿Cuál debate? PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Valentín Ramírez LLanes   
Domingo, 22 de Mayo de 2016 19:56

Valentín Ramírez Llanes.

Un debate implica una discusión informada sobre una temática entre dos o mas personas, que cruzan posicionamientos, posturas e incluso dan a conocer propuestas, pero sobre un mismo tema. Puede haber más temas, pero todos los involucrados en el debate deben discutir o dar sus puntos de vista sobre ese misma tematica, debidamente agumentada, no sobre una dispersión de temas donde apenas alcanzan a dar su punto de vista los contendienres.

Lo que paso en el llamado “debate” de candidatos para la gubernatura de Chihuahua, fueron una serie de ataques y descalificaciones y al final cada uno daba sus puntos de vista del tema que al azar le tocó desarrollar, de acuerdo con el sobre que el conductor sacaba, lo que impedia la posibilidad de discutir todos sobre un mismo tema, para que fuera real debate, luego de que cada quien, según el sorteo, le correspondía disertar en dos minutos y medio sobre el asunto electo al azar y solamente en una ocasión había tema libre, pero cada quien seleccionaba su propia temática y habia poca o nula oportunidad de discutir sobre esa misma temática entre los seis contendientes.

Lo organizadores de IEE debería checar muy bien que es un debate, a que se refiere debatir, que no es otra cosa mas que la discusión con argumentos sólidos, que dos o más personas realizan con un moderador, bajo ciertas reglas, sobre una temática específica, no sobre varios y dispersos temas al mismo tiempo, que impiden que la discusión se concentre sobre el núcleo de un sola problemática, y en todo caso, cada quien daba dando su parecer sobre lo que le tocó en suerte comentar y así no se puede evaluar.

Eso para empezar, porque si continuamos refiriendo las carecteristicas que el debate debe tener, nos llevaremos sorpresas mayúsculas, toda vez que entre las principales elementos de esta técnica de discusión, está la que permite desarrollar una comunicación con sustento, sobre todo con tolerancia y respeto entre los participantes, que propicie una defensa informada sobre el tema, que enriquezca en la toma de decisiones cuando llegue el momento de asumir un compromiso como lo es una gubernatura, y lo que predominó fue la diatriba, el ataque, entre algunos de los participantes.

El llamado debate entre los que participaron como candidatos a la gubernatura del estado, adoleció, para empezar, de una temática adecuada bien enfocada y más sentida, que le llegue a la sociedad chihuahuense para poder ser discutida, con propuestas y posibles soluciones que permitan valorar la mejor argumentación que pudiera ser puesta en práctica.

La imposición de temas, según esto propuestas por parte de integrantes de la sociedad civil, está bien, pero fueron muy variados y dispersos, y no dieron oportunidad de que entre los seis asistentes, se pudieran cruzar agumentos, réplicas y contra réplicas sobre una temática en particular, porque de acuerdo al azar les tocaba temática diferente a cada uno, y el debate brillaba por su ausencia, tenían que concentrarse en el tema que les tocó desarrollar y buscar resquicios en ese espacio reducido de tiempo para soltar la diatriba, el ataque, la agresión.

Mas bien se trataba de dar a conocer sus opiniones, dar un minidiscurso y si les alcanzaba el escaso tiempo, hacer propuestas apresuradas sobre el tema, nunca discutir y menos entre todos y cada uno de ellos, sobre una misma problemática. Había que salirse del tema para poder dejar caer el ataque desde su ronco pecho.

Tres temas generales hubieran sido suficientes para poder debatir en serio durante las dos horas que acurdaron los representantes de cada candidato con sus respectivas réplicas y contra réplicas.

Y cuales podrían haber sido esos grandes temas. Bueno no es difícil dar con ellos. Uno sin duda, representativo de la problemática actual de la vida política, es el de la transparencia en el uso y manejo de los recursos públicos, tema toral en todo el país y sobre todo en nuestro estado, que diera luz a las propuestas sobre como abatir la corrupción y el manejo de los recursos públicos de manera clara.

Otro gran tema que anda en boca de todo mundo, es el sentido tema del sistema de transporte público, que hubiera sido bueno conocer de manera más o menos amplia la opinión, así como las propuestas de los seis aspirantes sobre un grave problema que afecta a la población en este asunto del derecho a la movilidad.

Y finalmente, o si usted lo considera en primer término, el asunto de la seguridad, que sigue siendo un grave problema y que tiende a incrementarse, especialmente en la zona serrana, donde familias enteras y grupos de indigenas son desplazados por el crimen organizado que actúan de manera impune y siembran el terror en la serrania, que incluye desapariciones forzadas, victimas de la violencia y el incremento sustancia de robos a casa habitación, asaltos a comercios, ejecuciones y levantamientos en las calles de las ciudades del estado.

Seguramente otro tema fuerte sería el de las estrategias para incrementar el empleo entre la población, y abrir los espacios para que nuevas empresas entren de lleno al espectro de la generación de empleo en la entidad, que propicie un incremento en la proucción y las expectativas de una mejor forma de vida y subsistencia.

Pero con tanto tema diferente, muy diverso, poco tiempo para que cada quien se explaye lo que pueda en esos dos minutos y medio, limita la oportunidad de tomar en cuenta los puntos de vista de los demás contendientes.

Ganador no hubo. De qué, si no debatieron, expusieron. Aunque ahora todos se dicen ganadores. Agresiones y ataques a la orden de dìa, incluso fuera del tema. ¿Cuál debate?.