Alta y Adentro: Hoy nombrarán los agraciados al salón de la fama PDF Imprimir E-mail
Deportes - Beisbol
Escrito por Jaime E. Rey   
Miércoles, 05 de Enero de 2011 19:53

Hoy se revelan los nombres de los que serán entronizados al Salón de la Fama de las ligas mayores en julio. Se temen dos injusticias. La menos probable es que se elija a Rafael Palmeiro, quien juró en una audiencia jamás haber usado esteroides y después resultó positivo en un análisis. La más probable y la peor de las injusticias sería  excluir a Jeff Bagwell por sospechas no comprobadas de que usó esteroides. 

 

Según las leyes norteamericanas se es inocente hasta que se comprueba culpabilidad. Es deber del acusador comprobar culpabilidad. Los dos peloteros tienen derecho a negar el uso, no están obligados a comprobar inocencia.

 

En el caso de Palmeiro el resultar positivo en un análisis es prueba suficiente para los electores y se unirá al creciente grupo de peloteros merecedores del honor pero excluidos por ser comprobados usuarios.

 

Yo no soy un elector pero de serlo no votaría por Palmeiro, pero si votaría por Bagwell. Lo triste es que ambos peloteros tienen más meritos que más de la mitad de los que están en el salón.

 

Los esteroides son una inmerecida nube negra sobre los peloteros. Las hipocresías de la oficina del comisionado, el sindicato de peloteros y de los medios especializados parece estar alimentadas por las drogas que ahora se combaten.

 

Son tantos los que los usaron y a lo mejor siguen usándolos que se ha jugado en un campo plano para todos. Si tanto pitchers como bateadores los usan, nadie juega en desventaja, sigue destacando el mejor.

 

No se sabe cuando empezó el uso de esteroides porque no es deseable. Por años todos ignoraron el problema porque los records explosivos que se produjeron dejaron dinero como nunca.

 

A nadie convenía que Mark McGwire o Barry Bonds jugaran limpios. Sus records no son más inadmisibles que los de sus predecesores.

 

El beisbol ha permitido grandes atrocidades y sin pureza fingida todos los records merecen asteriscos. Por ejemplo, ¿que tan valiosos son los logrados durante la época del racismo.

 

Todo lo más sensacional ha ocurrido desde que los negros juegan con los blancos y son de ellos la mayoría de los records.

 

Previo a la integración jugaban exhibiciones equipos de ligamayoristas  blancos contra equipos de negros y los blancos perdían más juegos.

 

De haber estado integrado del beisbol en la época de Joshua Gibson, ¿sería éste el primer rey del jomrón en lugar de Ruth? Quienes vieron a ambos decían que Gibson era mejor.

 

A propósito, ambos dejaron historial de alcoholismo y otros vicios. ¿Qué era el equivalente de los esteroides de hoy? Sospechamos que el uso de anfetaminas en el beisbol se inició junto con éste.

 

Separar los números validos, ganados sin ayuda de estimulantes de los ganados con esa ayuda crearía un problema inutil. Sin pruebas conclusas, ¿cómo hacerlo sin arbitraridades?

 

Si los records de Bonds y McGwire permanecen en los libros y en la memoria de la afición, ¿Por qué excluirlos del recinto que nada tiene de sagrado? Por lo menos Bonds tenía ganado el honor mucho antes de recurrir a los esteroides.

 

Yo no votaría por Palmeiro por considerarlo deshonesto. No votaría por él porque no tiene posibilidades de calificar y mejor emplearía mi voto en otro con posibilidades.

 

El pelotero actual habla dos idiomas. Dice que le importa ganar un anillo de campeón pero en la agencia libre firma con quien le ofrece más dinero rechazando genuinos contendientes.

 

Todos dicen que les gustaría ser elegidos al salón pero cambian esa posibilidad por el dinero adicional que ganan superando artificialmente todo lo que pueden normalmente lograr.

     

Tanto Bagwell como Palmeiro están demasiado ocupados contando sus millones para preocuparse mucho por tener una placa en la pared del Salón de la Fama.

 

Lo único que debe considerarse es lo que se hizo en el diamante, lo comprobable. No se puede ni menospreciar records ni negar honores por lograrlos en tiempos en que convino que se lograran.

 

Porque se dejó crecer el problema hay más de 100 sospechosos de abuso de drogas. ¿A cuantos se les cerrará el salón? Si cuando se pudo evitar el problema no importó, ¿Por qué después?

 

El beisbol tiene demasiada cola que pisarle para ser puritano. Tiene que decidir integrar o separar le era de los esteroides. Lo mejor parece ser verlo como otro de sus errores ignorados por conveniencia.

 

En sus mejores momentos se ha poblado el salón con elementos discutibles. Ahí no son todos los que están, ni están todos los que son.

 

El Clima