Hoy se elige al nuevo jurisdiccional del beisbol de la segunda zona PDF Imprimir E-mail
Deportes - Beisbol
Escrito por Valentín Ramírez Llanes   
Viernes, 14 de Enero de 2011 07:12
Existe una deuda de cerca de dos millones en proveedores y préstamos: Saúl Ramos Con un adeudo de cerca de dos millones de pesos, hoy deberá hacerse el cambio de directiva de la jurisdicción II de la zona de Chihuahua, luego de convocatoria hecha por la dirección del Instituto municipal del Deporte que encabeza Carlos “Calín” Ortiz. Lo anterior fue comentado por el propio Saúl Ramos, actual dirigente de la segunda zona del beisbol de la región, quien s e dijo sorprendido y un tanto molesto por la forma en que se van a realizar las cosas, pues comentó todavía le falta un año para dejar las riendas de la jurisdicción, sin embargo al parecer se proyecta a Jorge Ortiz para que se haga cargo como directivo de la zona. La cita es hoy en las oficinas del instituto del deporte donde deberán estar de acuerdo a los estatutos representantes acreditados de las ligas de la ciudad, quienes habrán de decidir quién es el nuevo dirigente. Respecto al adeudo de cerca de dos millones de pesos, Ramos dijo que corresponde a deudas de proveedores y préstamos contraídos por administraciones anteriores desde el año 2007, que se fueron acrecentando, así como patrocinios adelantados que no le fueron entregados. Ramos dejará el cargo luego de dos años de estar al frente de la directiva de la jurisdicción y quiere retirarse con la frente en alto, sin problemas y con total transparencia en el manejo de los escasos recursos que le tocó administrar, eso sí con esa deuda que seguramente el municipio deberá de solventar. Al parecer la sugerencia de que deje el cargo de la jurisdicción bien desde Parral a través de Sergio Medina directivo de la liga estatal de beisbol semi profesional, quien le indicó que debía de llegar a un acuerdo con directivos del deporte municipal para nombrar a otra persona, cosa que según dijo, le parece mal. En fin, así anda el pobrecito beisbol en el estado, sin brújula y a la deriva, dependiendo del capricho de los directivos en turno.
 

El Clima