La grilla en la UACH y las direcciones PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Redacción   
Martes, 13 de Septiembre de 2016 08:34

No todo es miel sobre hojuelas, especialmente en estos tiempos en que se soltaron las amarras, y hay divergencias claras entre algunos directores y rectoría que se refleja en las campañas, algunas de nivel, con cierto respeto a la dignidad de los contendientes, y en otros casos de plano en abierta guerra sucia y majadera que deja mucho que desear, para los que se supone que van a ser las guias indiscutibles de las Unidades Académcas.

Por lo pronto en la Facutad de Contaduría, una de las facultades más peleadas y dirimidas por lo que representa ser la más grande en número de estudiantes y maestros, ya se colaron Juan Pablo Saldívar, con licencia en la Dirección de Actividades Deportivas de la UACH, al igual Armando González, catedrático de los decanos, que aspira a quedarse con todo el pastel, al igual que Luis Raúl Sánchez.

El que se quedó vestido y alborotado, fue Nachito Rodríguez Bejarano, que ni con el apoyo de los diputados electos para la próxima legislatura, cuando se fue a registrar, nada pudo hacer para de perdida ser contendiente entre los tres, o hubo índice flamígero, no modo.

Se impuso de nuevo el peso específico del control en la dirección de esa Unidad Académica, y apueste usted por el ex corredor de las Águlas para ostentarse como el nuevo director de esa facultad tan peleada. De que la línea es recta y dura, lo es.

Donde la cosa esta que arde es en la Facultad de Ciencias de la Cultura Física, donde la guerra sucia se acentúa y se define muy bien dos frentes de guerra irreconciliables y belicosos, que buscarán impactar este miércoles en las bases de maestros y alumnos, pero que ya está dejando su cuota de desgaste que puede tener consecuencias políticas no muy deseables.

Son dos grupos muy bien definidos -aunque también hay candidatos independientes- once en total, que se disputan con todo la integración de una terna, donde por un lado se busca que no se de cabida a la terna promovida por la dirección, y por el otro, que quede alguien de la disidencia para que desde rectoria, a la hora de que el Consejo Universitario decida, se mande la señal de quien es el favorito, porque de otra manera el director en turno saldría ganado.

La clave será el claustro de maestros en esa facultad y la consulta con los estudiantes, que se disponen a sufragar para elegir a los tres candidatos, y hasta donde se tienen datos, la dirección tiene presuntamente mayoría, de acuerdo con resultados de la última asamblea celebrada en esa facultad. Pero cuidado la campaña anda echando lumbre y arrecia con todo, y la correlación de fuerzas, se dice, puede cambiar, aunque la dirección se ufana de tener mayoría, solo que si se le cuela uno de la otra planilla o terna que nos sea la suya, por ahí se puede ir la linea a la hora de decidir en el Consejo Universitario, y es en lo que se trabaja afonosamente por cada grupo.

Claro que en la dos ternas fuertes y bien definidas se dice que hay un candidato en cada lado que no es muy del agrado de los maestros y estudiantes, y que si hubieran integrado una sola planilla en abierta negociación todo hubiera sido mejor, pero las posturas son irreconciliables y cada grupo dice tener la razón y la mayoría.

Hay casos y facultades donde las cosas caminan bien, es decir controladitas por sus pastores. En otras la situación parece caótica, con muchos contendientes que la verdad valdría la pena que lo pensaran, porque hay personajes que no representan nivel de altura como para abratar la pretensión de llegar a una dirección.

Otros deberán de cuidarse muy bien al momento de integrar la terna, porque si llega un representantes de la disidencia –más si es un director que está identificado en la línea contraria a la del rector, tanto entrante como saliente, adiós Nicanor. Si así fuera, la tendencia es seguro que se iría por el lado de los disidentes de esa facultad, y por mayoria aplastante en el Consejo Universitario, en contra de la propuesta de esa dirección, que se salió del huacal de la rectoria.

Pero también hay de otra, como es el caso de la Facultad de Medicina, donde de manera civilizada, sin guerra abierta, ni aguas profundas ni batidas, se logró promover un debate que mantuvo en forma a los siete aspirantes, dando a conocer sus propuestas de mejoramiento y superación, en un ejercicio democrático donde se exhibieron ante la comunidad de la facultad, capacidades, trayectoria y conocimento de la institución, como debe de ser.

En Derecho la situación es similar, golpes por debajo de la mesa, por la naturaleza propia de esta facultad, zancadillas, torniquetes al brazo, y si se descuidan agua mineral por la nariz, en lucha soterrada que se sigue dando en aras de dejar constancia de poder, aunque de lado de la fuerza y la mayoría, su director, disidente de rectoría, se afirma que no tendá problemas para dejar herencia, y por escrito, en la dirección. Cualquirera de sus tres propuestas es buena.

En la facultad de Filosofía y Letras, la cosa camina tranquila, asi se ve por encimita, calma chicha, y es muy probable que este miércoles, salga humo blanco para la terna, con el visto bueno del santo patrono electo, ni modo que no. Por lo pronto los candidatos Heriberto Ramirez Luján, Armando Villanueva Ledezma y Gerardo Ascencio Baca se quedan en la terna de la Facultad, luego de que los candidatos Angélica Sandoval Pineda y Servand Arturo Ortíz, declinaron y no fue necesario hacer auscultación de las bases estudiantil y docente, la terna pasó directa.

Será hasta el 24 de septiembre cuandos ea presentada oficialmente ante el Consejo Universitario y la eleccióndel nuevo Director de Filosofía será el 25 de septiembre. Antes, la comunidad de Filosofía y Letras podrá conocer las propuestas de los tres candidatos.

En fin la grilla universitaria está a todo lo que da, y jure usted que como suele suceder, van a ganar los mismos…al tiempo.