La columna de Jaramillo PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Carlos Jaramillo Vela   
Viernes, 04 de Noviembre de 2016 08:00

Carlos Jaramillo Vela.

Anaya: ¿que siempre no quiere “la grande”?;… ¿sintió más lo tupido que lo duro? Reyes Baeza: a Dios rogando y con el mazo dando. Chihuahua: ¿Otra vez inmersa en un baño de sangre y terror? Reunión Corral – diputados federales: deseable, sí; pero ¿rentable?. Alberto Terrazas Seyffert: al César lo que es del César.

Quien, según se afirma, por fin terminará cediendo ante los diplomáticos pero enérgicos oficios de Gustavo Madero y varios gobernadores del PAN -incluido seguramente el gobernador Javier Corral-, es Ricardo Anaya, dirigente nacional de ese partido. Luego de “cachetear a la víbora” por varios meses, al querer hacerle al gandalla respecto a Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y algunos otros potenciales aspirantes a la candidatura presidencial, el llamado “muchacho maravilla” quien durante algún tiempo embelesó y encantó a sus correligionarios, terminó cayendo de la gracia de éstos, o al menos de los principales exponentes blanquiazules del país. Desde su llegada al liderazgo formal -¿también real?- del panismo, el joven queretano empezó a enseñar el cobre, pues primero desconoció todos los acuerdos previos que había hecho con su antecesor Gustavo Madero, condenando al ostracismo a quien fue además su mentor e impulsor político. Más adelante, después de la osadía de dejar a Madero sin la Coordinación de la Diputación Federal albiazul, ni la Presidencia de la Cámara de Diputados - posiciones que el pupilo le había prometido a su ahora ex-padrino y ex-amigo-, el “prodigioso muchacho” intentó aprovechar su cargo de Presidente del CEN para posicionarse en la carrera por la candidatura presidencial, queriendo rebasar en forma artera a la esposa del expresidente Felipe Calderón y al gobernador Puebla, quienes ya tenían tiempo formados en la fila de aspirantes, desde antes de que al oportunista Anaya le llegaran sus “cinco minutos de gloria”. Así, al no soportar más las maquinaciones del novel dirigente, un nutrido e influyente grupo de connotados actores panistas liderados por Madero -¿y Corral?- exigió a Ricardo Anaya que defina públicamente su intención, y opte por una de las dos alternativas: la búsqueda de la candidatura o la dirigencia del partido. Los enterados comentan que Anaya finalmente se dio cuenta del extremo al que han llegado sus acciones, y al sentir no tanto lo duro sino lo tupido del reclamo emanado de los poderes fácticos azules, está resuelto a dejar para mejor ocasión sus ambiciones políticas, reconociendo que su compromiso es dirigir al partido. Dice el dicho que bien sabe el diablo a quién se le aparece.

Otro que no pierde el tiempo ni descuida sus deberes oficiales, pero tampoco su carrera política -a la que en buena lid apuntala, por medios éticos-, es el exgobernador chihuahuense emanado del Partido Revolucionario Institucional, José Reyes Baeza Terrazas, pues en la agenda de giras y acciones que efectúa por las entidades del país con su actual investidura de Director General del ISSSTE nunca excluye, desde luego a su amada y promisoria Chihuahua. Este primer jueves de noviembre se reencontró con el gobernador Javier Corral y con muchos otros de sus paisanos de la “Tierra de Encuentro”, con motivo de la realización, en Juárez y en la capital, de una serie de anuncios sobre acciones de vivienda, pensiones y otras prestaciones económicas para empleados federales derechohabientes del ISSSTE. La coordinación logística de los eventos corrió bajo la supervisión de Sergio Granados Pineda, quien además de fungir como Delegado Estatal de dicha institución, es uno de los más fieles “baecistas”, desde finales de los años ochenta, cuando Fernando Baeza Meléndez era gobernador del Estado. Reyes Baeza no se despegará jamás de su natal Chihuahua a la que tanto debe y ama, y mucho menos ahora, cuando entre las huestes tricolores se perfila como uno los actores políticos con mayores posibilidades de obtener para su grupo la próxima dirigencia estatal del PRI, y para él en lo personal la candidatura al Senado en el 2018. El famoso proverbio que reza “Ayúdate que yo te ayudaré” lo conoce bien, sin duda, el connotado deliciense. Por ello, Reyes Baeza sabe que en la política, como en toda otra actividad, la clave del éxito es vivir “A Dios rogando… pero también con el mazo dando”.

Por desgracia, tal como lo referíamos días atrás en este espacio, al parecer otra vez Chihuahua empieza a ser rehén de la extorsión y otros delitos de alto impacto. Luego de la serie de numerosas ejecuciones que se han venido registrando en varios lugares de la entidad, circulan versiones que indican que otra vez –como hace algunos años- se están realizando extorsiones en contra de comerciantes y empresarios. La inseguridad es uno de los peores enemigos de la economía, pues cuando la integridad personal y patrimonial de los individuos y las empresas se ven amenazadas, decrece el ritmo de la actividad turística y los servicios adyacentes, disminuyen las inversiones y se cierran algunas fuentes de empleo. La actual coyuntura delincuencial que flagela a Chihuahua hace necesaria una respuesta de apoyo contundente por parte de la Federación. El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, debe respaldar al gobernador Corral, enviando urgentemente brigadas de inteligencia para el descubrimiento anticipado de las acciones delictivas, así como refuerzos del Ejército y la Policía Federal para el patrullaje y vigilancia de carreteras, ciudades y poblados. Resulta imperativa una eficaz muestra de voluntad política para frenar el baño de sangre y terror.   

Una reunión de la que se ha hablado estos días es el encuentro que el gobernador Corral sostuvo con los 9 diputados federales de Chihuahua -ocho de ellos de extracción priísta-, debido a la necesidad de acordar acciones conjuntas para la obtención de recursos federales destinados a ejercerse en Chihuahua durante el año próximo. Aunque era evidente la conveniencia -o tal vez urgencia- de la realización de dicho cónclave político, había quienes veían con escepticismo la posibilidad de que tal cita se diera, ya que el diverso origen partidista de la actual administración y la mayoría de la bancada chihuahuense de legisladores federales, es un factor que tendría que sobrellevarse con plena madurez para hacer factible tal acercamiento. La entrevista finalmente se concretó, logrando así Corral exhortar a sus paisanos diputados a trabajar juntos para cabildear en favor de Chihuahua la captación de recursos adicionales provenientes de los fondos y programas del presupuesto federal del año entrante. Ante la actual coyuntura financiera de Chihuahua, una honesta sinergia política de tal naturaleza -PRI – PAN- resulta más que pertinente, lo importante es que todos los involucrados, sin regateos, hagan causa común con el Gobernador, para que dicha iniciativa trascienda más allá del protocolo y el discurso, y para bien de Chihuahua sea en verdad rentable.

El conocido empresario y filántropo chihuahuense, Alberto Terrazas Seyffert, miembro distinguido de la dinastía económica Terrazas, en días pasados fue objeto de un merecido homenaje, cuando la noche del 27 de octubre, en el patio central del Palacio de Gobierno del Estado, los miembros del Club Rotario de Chihuahua le entregaron el premio “Reconocimiento al Mérito 2016”, en la categoría empresarial. Los principios que forman parte de la filosofía rotaria y a la vez constituyen el fundamento de dicho galardón son: el trabajo filantrópico, la solidaridad y la paz. Terrazas Seyffert se ha caracterizado, entre otros aspectos, por el solidario respaldo que brinda a las causas sociales, en forma personal y a través de sus empresas. Tanto quienes formamos parte de la asociación civil Opción Valores por Chihuahua, así como los integrantes de muchas otras organizaciones asistenciales no lucrativas, hemos sido testigos del altruismo y la generosidad con los que Alberto Terrazas ha respondido en varias ocasiones a nuestras solicitudes de colaboración, orientadas a apoyar a los chihuahuenses que nada tienen y todo necesitan. Sirva este espacio para felicitar al ingeniero Alberto Terrazas Seyffert, así como para refrendar nuestra gratitud tanto a él como a la licenciada Érika Seyffert Ibarra, quien desde la Dirección de Capital Humano y Responsabilidad Social opera las acciones humanitarias de sus empresas.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla