Despertar fascista PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Francisco Flores Legarda   
Sábado, 12 de Noviembre de 2016 07:38

Francisco Flores Legarda.

" Vivir con menos pero vivir bien." Jodorowsky

Con Donald Trump ha despertado el fascista que todos llevamos dentro. Su triunfo en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre recién en los Estados Unidos, ha sorprendido a encuestadores y analistas. Personalmente he preferido no abordar el proceso electoral norteamericano, ni lo voy a hacer porque no tengo elementos sobre el tejemaneje político electoral de aquellas latitudes, salvo si su referencia tiene influencia con quienes conducen políticamente a México es por demás ostensible. Tal fue el caso de la visita de Trump a México a invitación expresa del presidente Enrique Peña Nieto en agosto pasado. Considero que México y los mexicanos estamos comprometidos para rechazar ideas y actos que asumen la postura de supuesta supremacía racial, como las de Trump. Durante su campaña éste personaje se dedicó, en parte, a estigmatizar a México y a los mexicanos. No le veo a Trump las intenciones de modificar su postura xenofóbica, mucho menos disculparse así sea con rubor.

Lo que me interesa es qué va hacer México, tanto gobierno como sociedad, frente a la amenaza manifiesta que representa el presidente electo de los Estados Unidos. La sociedad murmura y graceja en las redes. Por su parte, la autoridad reincide en la genuflexión y ve los resultados de la elección citada como una oportunidad. Oportunidad para quién ¿Cuándo los resultados electorales allá derivan en oportunidad para México? La relación entre los dos países ha sido más bien sadomasoquista. A los racistas no se les debe extender la mínima confianza. Enterados estamos que de nada le sirvió a Stalin pactar con Hitler. La Unión Soviética aportó el mayor número de vidas segadas a causa de la Segunda Guerra Mundial.

La clase política mexicana está por entero colonizada o prefiere el bajo perfil, como los balbuceos de López Obrador. De lo primero no sólo tenemos el caso de Peña Nieto, que en su visión no atisba ningún peligro. También Margarita Zavala, Marcelo Ebrard y algunos senadores, que les pareció oportuno entrometerse en la campaña de Hillary Clinton. Nunca vimos un acto de unión de nuestros políticos para salir al paso de las denostaciones de Trump.

Otra expresión de la clase política colonizada, aunque no tenga nada que ver con el proceso electoral mencionado, es Ricardo Anaya. Este prócer, que se dice quiere servir a los mexicanos como su presidente, tiene a su familia viviendo en Atlanta, Estados Unidos, porque en su país no le garantizan seguridad y educación para su familia.

Si así estamos, créanme que para las próximas elecciones presidenciales del 2018 el tema será la anexión incondicional de México a los Estados Unidos.

“La palabra ‘epidemiología’ proviene del griego epidemia, que significa ‘permanencia en un país o llegada a él’. En su uso más corriente, epidemia (así como las palabras relacionadas con ella) se refería a la permanencia o llegada de personas, pero también podía aludir a la permanencia o llegada de cosas, como la lluvia, las enfermedades o, incluso, las costumbres”

Dan Sperber.”

Salud y larga vida y luchar para vivir. @profesor_F