De la Guayabera y la FAO PDF Imprimir E-mail
Opinión - Luis Villegas Montes
Escrito por Luis Villegas Montes   
Martes, 06 de Junio de 2017 17:00

Luis Villegas Montes.

3ª. de 3 Partes.

Una reflexión personal.

Así las cosas, es de afirmar que existen multitud de afinidades, constitutivas de cabezas de puente en el diálogo incesante del quehacer político; un catálogo que no presente ser exhaustivo, sino sólo enunciativo, podría integrarse a partir de los siguientes temas: La identidad por lo que hace al humanismo como sustento de la labor política; la democracia, entendida como un sistema o forma de vida; el trabajo, entendido como una oportunidad para la realización del ser humano y un medio para la satisfacción de sus necesidades, y no como mercancía y con ascendencia sobre el capital; la condena tajante a la discriminación y desigualdad de oportunidades por razones de sexo, edad o cualquier otra; la equidad de género como un imperativo social inaplazable; la necesidad de reformar el marco jurídico en las relaciones de los órganos del Estado; fortalecimiento de los poderes Legislativo y Judicial, entre otros muchos temas.

Pues bien, sobre estos y otros tópicos, hay una larga historia de debates entre el PAN y el PRD; diez años, como mínimo, de encuentros y desencuentros: “Desde 1994, intermitentes han sido los esfuerzos por tender puentes entre el PAN y el PRD para apurar la transición política. Las dos principales fuerzas políticas habían participado en el Acuerdo Nacional celebrado en Los Pinos el 27 de enero de 1995, y firmado por el presidente Zedillo como testigo.

Por esas fechas, José Agustín Ortiz Pinchetti y Santiago Creel Miranda llamaron a representantes del PAN, del PRD y del gobierno federal a participar en un seminario en el Castillo de Chapultepec. Allí, durante casi siete meses, panistas y perredistas encabezados entonces por Carlos Castillo Peraza y Porfirio Muñoz Ledo, llegaron a acuerdos sobre la reforma electoral. Más tarde se incorporarían dirigentes del PRI.

En agosto de 1995, las dirigencias nacionales del PAN y del PRD presentaron una propuesta de reforma electoral conjunta.

Luego vinieron negociaciones formales entre las dirigencias de los partidos y las autoridades federales en la llamada Mesa de Barcelona, que persiguió la construcción de una iniciativa de ley consensuada y validada por todas las fuerzas. […]

También han encontrado [el PAN y el PRD] forma en los talleres latinoamericanos de reflexión política organizados desde 1996 por Roberto Mangabeira y Jorge G. Castañeda, donde además de iniciar la construcción de un modelo económico ‘alternativo’ al neoliberal, se ha examinado la construcción de alianzas entre partidos de centro-izquierda y centro-derecha, que estrictamente no serían sólo electorales, sino cimentadas en tareas de reconstrucción nacional”.1

Días atrás, apenas este domingo 4 de junio, por lo menos en dos casos, Nayarit2 y Veracruz,3la alianza electoral entre ambos funcionó de maravilla; la lección que el Estado de México (Edomex) y Coahuila nos dejan es motivo de otro análisis; por lo pronto, lo que debe quedar en claro es que estas dos opciones, identificadas con la centro-derecha y la centro-izquierda, respectivamente, deben platearse, en serio, el FAO para el 2018, con un PRI que se desploma, como Edomex lo prueba, y ante el riesgo, plausible, que entraña un demagogo y un retrógrada como Andrés Manuel López Obrador, es en el PAN y en el PRD, juntos, donde debe empezar a brillar la lucecita al final del túnel.

Se ha dicho, sin razón, que el PRI y el PAN ya demostraron su fracaso y que, quizá, es tiempo de brindarle la oportunidad al tabasqueño; es un error. Los fracasos estrepitosos de ambos partidos no pueden servir para justificar abrirle la puerta a un hombre que concibe la política y la dirección de un país como un asunto de caudillismos trasnochados. Andrej Manuel no tiene estrategia ni proyecto de Nación; detrás de su candidatura, están sólo su deseo exacerbado y un puñado de vivales y trinqueteros que están viendo cómo regresan a hacer de las suyas y nada más.

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o en Facebook (Luis Villegas Montes).

Luis Villegas Montes.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

[1] Con información de la columna “Masiosare”, suscrita por Alberto Aguirre, con el título: “El coqueteo, Interminable. Las alianzas: magros resultados”, publicada el 26 de abril de 1998.

2 Nota suscrita por Lidia Arista y Berenice Ayala con el título: “Habrá alternancia en Nayarit; triunfa Alianza PAN-PRD”, publicada el 5 de junio de 2017 por el periódico El Economista.

3 Nota suscrita por Lourdes López y Vanessa Alemán con el título: “PAN-PRD, con la mayor tajada; elecciones en Veracruz”, publicada el 5 de junio de 2017 por el periódico Excélsior.

México. 1999. Pág. 59.

 

El Clima