Perfil humano. Las alianzas, un factor decisivo en el 2018 PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Eduardo Fernández   
Domingo, 02 de Julio de 2017 11:00

Eduardo Fernández.

Una de las lecciones que dejaron los comicios estatales de este año fue que las alianzas determinaron en buena medida el triunfo o fracaso de los candidatos.

En el Estado de México el partido Morena no pudo obtener la victoria debido a que no se alió con el PRD, el cual obtuvo un millón de votos. Tampoco el PRD logró el primer lugar sino el tercero porque no aceptó ir en coalición con el partido de López Obrador.

El PAN de plano pasó al cuarto lugar al no poder consolidar su alianza para la gubernatura con el PRD y fue superado por este partido. El PRI por su parte obtuvo la mayoría por escasos dos puntos gracias a los partidos que se le sumaron, aunque su votación fuera casi la mitad de la que obtuvo en el 2011.

En Nayarit la coalición formada por el PAN y el PRD los llevó de nuevo a la gubernatura con el hijo de quien había sido su primer candidato común para este cargo. Coahuila fue algo similar a Edomex, el PRI apenas superó en forma polémica al PAN pero ahora en cambio se unieron casi todos los partidos en su contra para exigir la anulación de la elección.

Lo que demostraron estos comicios es que ninguna de las fuerzas políticas podría obtener por sí misma la presidencia de la república. A falta de una segunda vuelta para que los ciudadanos definieran en forma mayoritaria y contundente al ganador, se requiere ahora que los principales partidos se unan con otros para presentar candidatos competitivos.

Un poco antes del 4 de junio los dirigentes del PAN y el PRD anunciaron la conformación de un frente amplio opositor, propuesta que fue ratificada recientemente por la comisión permanente panista.

Por su parte el líder de Morena anunció la coalición solo con el PT para el 2018, lo cual acaba de ser confirmado por este partido en su congreso nacional. El Peje se consolida así como el primer aspirante formal aunque declaró que les daba hasta el mes de septiembre la oportunidad a los demás partidos de izquierda para que se sumaran a su causa.

La propuesta más conciliatoria es la del PAN y el PRD de primero elaborar el programa y después el candidato. Esta es una estrategia que desde hace tiempo apoya el jefe de gobierno de la Ciudad de México, el cual desde luego se apunta para ser tomado en cuenta para una candidatura común.

Todos los partidos asumen que tendrá que aliarse con organizaciones ciudadanas para llevar a cabo su proyecto. Sin embargo las élites, camarillas y burocracias partidistas pueden dar al traste con estas buenas intenciones para intentar imponer a sus candidatos.

En el 2018 además de la renovación de los poderes ejecutivo y legislativo federales se elegirán los de nueve entidades. No es poco lo que está en juego por lo que solo saldrá avante el partido que logre sumar más adeptos y desde luego un porcentaje mayor de votos.

Las alianzas serán un factor clave para las elecciones del año entrante y para la conformación del mapa político mexicano. Otro lo serán los jóvenes al representar casi la tercera parte del electorado. ¿Cuáles serán los partidos que podrán combinar estos dos factores para lograr el triunfo electoral?