Mientras en otros paises se les encarcela, aquí se les premia con pensión vitalicia PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Isaías Orozco Gómez   
Domingo, 16 de Julio de 2017 19:36

Isaías Orozco Gómez.

Indudablemente, resulta todo un avance contra el nefasto cáncer nacional de la corrupción y la impunidad, el hecho de que ya se encuentren dentro de la cárcel, algunos exgobernadores que saquearon o robaron, a manos o bodegas  llenas, el erario de “sus” respectivas entidades federativas. Mientras que otros, están ¿temerosos y escondidos? de que se  gire y/o se ejecuten sendas órdenes de aprehensión en su contra por el mismo y otros más delitos, cometido durante su mandato como “autoridades” estatales, municipales,  como diputados locales; o simplemente, como funcionarios de los tres niveles de gobierno.

En ese orden de ideas, en la colaboración del lunes 17 de junio del año en curso, dimos a conocer los nombres de algunos de los exgobernadores CORRUPTOS o  RATEROS, como el común del pueblo los señala: Andrés Granier, de Tabaco (preso); Javier Duarte de Ochoa, Veracruz (preso en Guatemala y quizá ya extraditado a México); Flavio Ríos, interino de Veracruz (preso); César Horacio Duarte Jáquez, Chihuahua (prófugo); Guillermo Padrés Elias, Sonora (preso); los hermanos Moreira, Coahuila (en capilla); Luis Reynoso, Aguascalientes (Preso); Roberto Borge, Quintana Roo (preso en Panamá); Rodrigo Medina, Nuevo León (fichado y en “libertad”); Tomás Yarrigtón, Eugenio Hernández y Torres Cantú, Tamaulipas (en capilla); Jorge Herrera Caldera, Durango (en capilla); Alonso Reyes, Zacatecas (en capilla); Fausto Vallejo y Jesús Reyes, Michoacán (en capilla); Mario Anguiano, Colima (en capilla). Desde luego, incluyendo a algunas docenas de colaboradores destacados de sus gabinetes, y esposas  y otros familias.

Y cómo no va a ser un avance, un evidente progreso, en la aplicación de la ley, de la justicia, para llamar a cuentas, y ser castigados con cárcel e incautándoles “sus” bienes, “sus” fastuosas propiedades y riquezas en general, hechas al amparo del puesto público ya sea en el gobierno federal, estatal o municipal; cuando, desde hace décadas, la Revolución se bajó del caballo, para apoltronarse en la silla del poder público: federal, estatales y municipales. Así como en las curules del Congreso de la Unión (Cámara de Senadores y Cámara de Diputados), y de los congresos locales o de las 32 entidades federativas, transformándose en ROBOLUCIÓN, atenidos a la constante y cuasi institucionalización, de la CORRUPCIÓN y la IMPUNIDAD. De tal manera, por décadas, la dizque clase política de México, ha dejado semivacías o totalmente vacías las arcas de la Nación, sin importarles que con ese su enriquecimiento muy explicable e ilegal, empeoraban la situación económica en permanente crisis, de más de 115 millones de hombres y mujeres de la ciudad y del campo; antes al contrario, se ufanaban y se ufanan, burlándose de la población toda, de sus grandes logros como funcionarios o “servidores” públicos.

Y una vez ubicados en el contexto internacional, concretamente en la región de Latinoamérica y del Caribe,  ese avance mencionado nos satisface un tanto, pero no lo suficiente, como para pensar que a casi dos años de iniciada la tercera década del S. XXI, la exigencia de someter a todos los miembros de los tres Poderes de la Unión (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), al total Estado de Derecho, al respeto absoluto de la Constitución Política de los EUM, en bien de todos quienes habitamos el territorio nacional, sí puede darse: SÍ ES POSIBLE UN MÉXICO NUEVO. Pues es, precisamente, la exigencia popular, de la vox populi, que se está delineando y llevando a la práctica, en la mayor parte de los Estados- nación  de Centroamérica, Sudamérica y de la región caribeña. Así, pueden señalarse los siguientes casos, de EXPRESIDENTES CONSTITUCIONALES de varios países del Continente Americano, que han incurrido en actos de corrupción como: MALVERSACIÓN DEL ERARIO, secuestro, desapariciones forzadas, genocidio, lavado de dinero, nexos con el narcotráfico, soborno…:

Dictador de Chile, Augusto Pinochet, que murió estando preso. Carlos Menen, de Argentina, preso por varios años. Alberto Fujimori (aún preso), Alan García y Alejandro Toledo,  en Perú. Otto Pérez Molina –entre otros– Guatemala, preso. Ricardo Martinelli (2009-2014), Panamá, orden de aprehensión y extradición. Federico Franco y esposa (2016), Paraguay, presos. Colombia: Álvaro Uribe (2002-2010), sujeto a investigación por ESPIONAJE y Juan Manuel Santos (actual Presidente) acusado de haber recibido un millón de dólares para su campaña por parte del gigante brasileño de la construcción: ODEBRECHT, que involucró a 12 países, incluyendo México. Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) y Dilma Rousseff (2010-1014/2014-1016), Brasil, en fase de investigación. Francisco Flores (1999-2004) ya fallecido, Elías Antonio Saca (2004-2009) y Mauricio Funes (2009-2014), El Salvador, presos: acusados de corrupción, nexos con el crimen organizado y por lavado de dinero. Ollanta Humala (2011-2016) y su esposa Nadine Heredia, penúltimo exmandatario peruano en prisión preventiva por 18 meses, acusado de soborno con la empresa constructora propiedad del brasileiro: Marcelo Odebrecht.

No es por demás, agregar, que varios de esos citados EXPRESIDENTES y algunos presidentes  de Latinoamérica y del Caribe, actualmente en funciones, están sumamente comprometidos ante “la justicia” de sus respectivos países, por sus descubiertos nexos con los escándalos mundiales: “Panamá Papers” (“ocultamiento de propiedades de empresas, activos, ganancias y evasión tributaria de jefes de Estado y de gobierno, líderes de la política mundial, personas políticamente expuestas, personalidades de las finanzas, negocios, deportes y arte”); ODEBRECHT; OHL, S.A. (Obrascón-Huarte-Lain, Sociedad Anónima), empresa española de la construcción que actúa por medio del soborno de gobiernos y… en más de 28 países de los cinco continentes.

De ahí entonces, que pensemos, que pronto, muy pronto, también aquí en México, deben ser enjuiciados y castigados todos aquellos EXPRESIDENTES de la República, que desde Miguel Alemán Valdés, se han convertido en multimillonarios, hasta el actual presidente de país, en turno. Pues si en los citados Estados-nación, que hemos considerados menos desarrollados que los EUM, no solamente no les adjudican pensión vitalicia a sus ex primer mandatarios, sino que incluso los meten a la cárcel por corruptos. Aquí, los “dejados” mexicanos, no solamente no les hacemos nada por corruptos y rateros, sino además:

LOS PREMIAMOS CON LA MULTIMILLONARIA PENSIÓN VITALICIA.

Es de esperar, entonces, que a partir del próximo julio del 2018, se realice un Congreso Constituyente, para que en sus indispensables cambios o rectificaciones, desaparezcan tantas injusticias e insultos al pueblo, como ese de la pensión vitalicia a los EXPRESIDENTES y sus respectivas familias.

Ya ve usted apreciable lector, que hasta Sasha Montenegro, goza de tan indignante (para los millones de “jodidos” del territorio nacional) pensión vitalicia.      

 

El Clima

Más información sobre el tiempo en Chihuahua