¿2018 será para México, lo que 2016 fue para Chihuahua? PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Benito Abraham Orozco Andrade   
Sábado, 19 de Agosto de 2017 08:10

Benito Abraham Orozco Andrade.

La vorágine ocasionada por el agotamiento del presupuesto anual del Gobierno estatal antes de concluir el primer semestre del año, y la desatención de los servicios y obras públicas en múltiples casos, así como las diversas denuncias de corrupción y sus consecuentes detenciones, harán que el 2016 sea para los chihuahuenses un año que marque amargamente su futuro y su historia. Con agravios similares se encuentran los coahuilenses, neoloneses, veracruzanos y quintanarroenses, entre otros connacionales.

¿Vergüenza ajena? No necesariamente. En los “presuntos” hechos delictivos atribuidos por lo pronto, a algunos ex funcionarios públicos estatales y municipales que concluyeron su encargo el año próximo pasado, y de acuerdo con la información que se ha dado a conocer públicamente, participaron también diversos empresarios que ofrecieron bienes y servicios exagerando precios, simulando contratos, entregando sobornos (diezmo), ejecutando obras con productos baratos y de mala calidad, etc.

Asimismo, justificada o injustificadamente, muchas personas callaron y no denunciaron actos de corrupción de los que tuvieron conocimiento, con lo que de una u otra forma, con esa omisión tuvieron cierta complicidad. No obstante, se entiende que hayan guardado silencio ante el temor de perder su empleo, o de verse perjudicados ellos o sus familias de alguna otra manera; Sin embargo, seguramente habrá otros deliberadamente involucrados que ahora, en un acto de “honestidad” –¿o mejor dicho de cobardía y de traición?-, están siendo testigos protegidos, lo que no los debería excluir del todo de una pena POR su desvergüenza.

En contraste, hubo quienes sí tuvieron el valor de denunciar tales ilicitudes, ya sea en los medios de comunicación y/o ante las autoridades correspondientes, y en algunos casos dichas acusaciones no han tenido algún resultado efectivo, generándose ciertas dudas sobre la voluntad de ser atendidas adecuadamente. 

La experiencia de Chihuahua ha sido sumamente complicada, pues en diferentes aspectos –no en todos-, dado el endeudamiento heredado, a “amarrado de las manos” a autoridades estatales y municipales para cumplir con sus obligaciones, sobre todo en lo que se refiere a la obra pública.

En esa tesitura, ante el cambio que habrá de realizarse en el gobierno federal el próximo año 2018, y teniendo presente distintos actos de corrupción que “presuntamente” se han cometido por funcionarios públicos federales -los que han sido noticia incluso a nivel internacional-, nos dan elementos para poner una alerta todavía mayor para evitar que el país todo, y no sólo una parte de él, también se vea inmerso en un grave desfalco a las arcas públicas.

Lo anterior es de una alta y primordial preocupación y ocupación, ya que otro desastre financiero como el que se ha evidenciado en diversos estados del país, y a nivel nacional en otras administraciones públicas (a pesar de la arenga del “no nos volverán a saquear”), seguramente no lo aguantaríamos, y aunque no es lo más deseable, existiría el enorme riesgo de una convulsión social, habida cuenta del hartazgo generalizado por tanto y tanto político y empresario ratero e impune.  

En tal virtud, es urgente que quienes tienen la posibilidad de “meterse hasta la cocina” en lo que se refiere al ejercicio del presupuesto público federal,   verdadera y honestamente lo hagan aplicando realmente los correctivos a que haya lugar, esperando que no vayan a resultar comparsas de delincuentes traidores a la patria.

Por lo pronto se tiene en puerta la “mega licitación” que hará el IMSS por más de 55,000 millones de pesos, y la experiencia nos dice que en las adquisiciones del sector salud no necesariamente existe una pulcritud incuestionable, sino más bien todo lo contrario. Habrá que vigilar escrupulosamente este procedimiento licitatorio.

Ejemplos de señalamientos de corrupción en la actual Administración Pública Federal son muchos, que más que retrotraerlos y alarmarnos nuevamente por ellos, sería mejor preguntarnos ¿QUÉ ES LO QUE ESTAMOS DISPUESTOS A HACER PARA QUE NO NOS VEAMOS OTRA VEZ EXPOLIADOS LA GRAN MAYORÍA DE LOS MEXICANOS? ¿QUIENES OSTENTAN UN CARGO DE ELECCIÓN POPULAR, PREFIEREN SER RESPETADOS O REPUDIADOS?

¿TENDREMOS OTRO CHIHUAHUA EN TODO EL PAÍS PARA EL 2018?