El INE no puede, pero los legisladores sí PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Benito Abraham Orozco Andrade   
Jueves, 21 de Septiembre de 2017 16:05

Benito Abraham Orozco Andrade.

 

Con motivo del sismo ocurrido el pasado 19 de septiembre en varios estados del país -el cual provocó fuertes daños materiales y lamentables pérdidas humanas-, en las redes sociales se ha disparado la exigencia hacia el INE y hacia los partidos políticos para que los recursos que éstos últimos recibirán para las campañas electorales del próximo año, no les sean entregados total o parcialmente, y sean utilizados para apoyar a la población afectada.

No cabe duda que la desafortunada situación de desastre por la que están atravesando miles -¿millones?- de mexicanos es sumamente grave, incluso con el sismo del pasado 7 de septiembre, y que a pesar de la gran solidaridad que ha mostrado por enésima vez el pueblo mexicano, se requiere -y se requerirá- de más apoyo, principalmente para reestablecerles la cotidianidad de sus vida, en lo que humanamente sea posible.

La exigencia social mencionada indiscutiblemente resulta del todo legítima, ya que son recursos públicos aportados por quienes la están llevando a cabo, pero sobre todo para atender una emergencia que, aún y cuando ha perjudicado a una parte considerable de la población, afecta el ánimo de todos los mexicanos. No obstante, HABRÁ QUE DIRIGIR TAL EXIGENCIA HACIA OTRAS INSTANCIAS.

Hay que tener en cuenta que el INE no tiene la posibilidad de variar la cantidad de recursos que se les otorga a los partidos políticos, ni tampoco cambiar el destino que ya se encuentra claramente establecido para los mismos. De igual manera, los partidos políticos no están en condiciones de hacer tales modificaciones.

Resulta importante revisar lo establecido por la CPEUM, la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales,  la Ley General de Partidos Políticos y la Ley General en Materia de Delitos Electorales, para darnos cuenta que no es viable, y por el contrario, resultarían graves responsabilidades hasta de carácter penal para quienes desvíen o permitan el desvío de los multicitados recursos públicos.

Algo que pudiera parecer un tanto factible y que también se ha estado manejando, es la propuesta de que los partidos políticos manifiesten su rechazo a todo o parte de su financiamiento público, y que este sea devuelto al erario para utilizarlo en beneficio de los afectados. ¿Pero habrá la voluntad para realizar tal manifestación?

No obstante, QUIENES SÍ TIENEN EN SUS MANOS EL PODER PARA CAMBIAR A LA BREVEDAD LAS DISPOSICIONES CONSTITUCIONALES Y LEGALES PARA QUE LA DEMANDA SOCIAL QUE NOS OCUPA SEA ATENDIDA, son precisamente el Presidente de la República, los diputados y senadores del Congreso de la Unión, así como las legislaturas de los Estados (o sea los diputados locales en su conjunto), según lo establece el artículo 71 de la CPEUM.

En tales condiciones, la vía idónea para formular la exigencia en comento debe ser a través de dichos representantes populares, pues valga la redundancia,  son ellos quienes representan a la sociedad en la demarcación territorial que a cada uno corresponde, y sobre todo, TIENEN LA OBLIGACIÓN DE ATENDER LAS DEMANDAS SOCIALES, principalmente una tan legítima y tan generalizada.

Diversos personajes políticos han manifestado su pesar, su solidaridad y su completa disposición para apoyar a los afectados, pero si es que en realidad han sido sinceros, entonces YA SE ESTÁN TARDANDO para impulsar el referido apoyo a los mexicanos en estos momentos tan difíciles, y correcto sería que no nada más se desprendan de lo que recibirán sus institutos políticos el próximo año, sino que también lo hagan con parte del financiamiento público que todavía recibirán en el presente. QUE NO QUEDE EN DEMAGOGIA.