Perfil humano. Los salarios del hambre PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Eduardo Fernández   
Martes, 05 de Diciembre de 2017 05:26

Eduardo Fernández.

El consejo de representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) decidió que el salario mínimo será de 88.34 pesos a partir del primero de diciembre de este año.

El aumento es de un diez por ciento pues el vigente hasta el 30 de noviembre es de 80.04 pesos, lo cual fue festejado por el presidente de la república al declarar que al inicio de su sexenio el salario mínimo era de solo 60 pesos por lo que ha recuperado un 20 por ciento de su valor real.

El incremento desde luego no resuelve las necesidades básicas de quien lo devenga (un millón 271 mil trabajadores) y menos recupera el valor adquisitivo perdido en las últimas décadas. Paradójicamente los inconformes con este raquítico aumento fueron los patrones afiliados en Coparmex.

Es la primera vez, al menos que recuerdo, una parte de la clase patronal propone un mayor salario mínimo al definido por la Conasami, el cual era de 95.24 pesos para alcanzar la línea de bienestar del Coneval.

Es obvio que los 88 pesos y tampoco los 95 pesos le servirán a un trabajador para satisfacer sus necesidades básicas personales, menos las de su familia como está estipulado constitucionalmente.

La excusa oficial que se daba usualmente para autorizar más incrementos era que propiciaban la inflación y por ende provocaban un mayor desempleo. En este sexenio Peña Nieto presume haber creado 3 millones 300 mil empleos, pero no informa que la mayoría son de salarios bajos.

Los salarios mínimos ya no se utilizan como medida oficial de tarifas y sanciones por lo que no inciden directamente en el proceso inflacionario. Si se mide el porcentaje que representa el trabajo en los procesos económicos se inferirá que si afecta su alza pero menos que los ajustes de precios en otros factores como el energético.

En América Latina el mínimo real mexicano es de los más bajos, siendo superado solo en Nicaragua y Venezuela. Esta anomalía es mayor si se toma en cuenta que nuestra economía está considerada como la segunda de la región y la 13ª del mundo.

Ahora bien, el aumento en los demás salarios será menor y se basará en el índice inflacionario oficial por lo que el costo del mismo recaerá en buena parte en los trabajadores. La mayoría de estos recibe entre dos y tres salarios mínimos, o sea de 160 pesos a 240 diarios.

Los salarios mínimos profesionales son también una clara muestra de que los ingresos laborales continúan siendo unos salarios del hambre. Esto se refleja en las condiciones de precariedad en que vive más de la mitad de la población y en el empobrecimiento de las clases medias.

El salario mínimo desde la década de los ochenta no pasa de ser mera ficción y por consiguiente no ha cumplido los propósitos para los cuales fue creado por lo que en diversas ocasiones se ha comentado que debería desaparecer. Pero si no existe cuando menos como referencia los sueldos serían aún más bajos pues buena parte de los jornaleros del campo mexicano incluso reciben un pago inferior.

El crecimiento económico para este año será menor a lo vaticinado como lo anunció Carstens en su despedida como gobernador del Banco de México. Lo calculó cercano al dos por ciento, promedio usual en las últimas tres décadas y media.

Los aspirantes presidenciales prometerán el año entrante de nueva cuenta un crecimiento del 5 o 7 por ciento del PIB que mejorará la situación económica de los mexicanos. El caso es que aunque fuera realidad esta utopía de volver al “milagro mexicano”, de poco o nada serviría si no se aplica una justicia distributiva más equitativa, empezando con los salarios del hambre.

En lugar de un crecimiento sustentable lo único que se ha mantenido constante es el incremento de la población. México al parecer no aprovechará el bono demográfico que le permitiría dar el salto cuantitativo para llegar a ser cuando menos una potencia media con las posibilidades de brindarle a sus habitantes una vida más decente y digna.

 

El Clima

Más información sobre el tiempo en Chihuahua