Lo de Sochi, Rusia, no sorprende a algunas autoridades deportivas mexicanas PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Mario Alfredo González Rojas   
Miércoles, 06 de Diciembre de 2017 06:39

Mario Alfredo González Rojas.

Sochi, Rusia, traerá siempre un mal recuerdo para los rusos, eso es una verdad. Después del anuncio por parte del Comité Olímpico Internacional, de que Rusia estará impedido para asistir a los Juegos Olímpicos de Invierno de Corea del Sur, del 2018, ha invadido la tristeza a mucha gente de ese país, y no es para menos, ya que la delegación rusa en casi todas las competencias olímpicas ha mostrado ser una potencia en varios deportes. Ahora, después de lo que aconteció en Sochi, al descubrirse que más de 100 atletas habían ingerido esteroides, el futuro del deporte para esta nación se ha ensombrecido; y además de este hecho descubierto, se ha anunciado que se les quitará la medalla obtenida a más de 20 rusos.

Uno piensa, que cómo puede ser posible que se hagan trampas para favorecer a deportistas, en una competencia de tal naturaleza. Pero ya vemos que sí, y que aún pudieran pasar todavía cosas peores. Se afirma que en el laboratorio donde se practicaron los exámenes a los atletas, se utilizaron toda clase de artimañas para tapar el delito de ingerir sustancias prohibidas. Parece increíble, así nos parece a usted y a mí, pero este es el mundo en el que vivimos. Cuando escribí el libro "Olímpicos Chihuahuenses", hace más de cinco años, escuché de viva voz de algunos de los atletas que aparecen en la obra, cosas muy vergonzosas sobre el proceder de varios de los responsables de dirigir el deporte en México. No me sorprendieron, pero sí me dieron asco. Lo mismo me sucedió, cuando entrevisté a muchos ex boxeadores de la Ciudad de Chihuahua, al escribir el libro "Boxeadores: los más grandes de la Ciudad de Chihuahua". Los relatos, las anécdotas iban y venían, saturadas de hechos y palabras, que pintaban el cuadro trágico en que se mueve la organización deportiva del país.

No quiero decir con esto que todo esté mal hecho, pero sí, que hay mucha, demasiada carroña que nos debe de avergonzar, en la historia del deporte en México. Yo había escrito ya varios libros, ninguno de carácter deportivo, aunque siempre he procurado desde niño, estar al tanto del acontecer deportivo en varias disciplinas. Sin embargo, más bien mis inclinaciones esenciales son otras. He publicado libros de poesía, de relatos, memorias, etcétera. Escribir acerca de la historia del deporte, es por lo demás, muy emotivo, aunque no lo parezca, ya que se entera uno de las aventuras de muchos por forjarse un destino, a veces nadando contra la corriente y toda clase de obstáculos. Y la poesía, escribir poesía, no siempre es caminar por un valle de buenaventura, sino descubrir también el rencor, la falsedad, la amargura que envuelve nuestra vida y la de otros. Entre las cosas que me contaron los olímpicos, vale traer a flote las "movidas" que hacían los encargados de dar becas a los atletas ya concentrados en las instalaciones del Comité Olímpico Mexicano, para ir a unos Juegos Olímpicos. Me contó un reconocido atleta, oriundo de la Ciudad de Chihuahua, que le hacían firmar a nombre de varios de sus compañeros para recibir la beca en paquete, pero que las cantidades otorgadas a los demás nunca les llegaban. Cosas por el estilo. Abundan.

Un ex boxeador me relataba, cómo en una ocasión, luego de ganar su pase a los Juegos Olímpicos de México 68, y después de haber vencido por dos ocasiones al mismo rival, lo quisieron obligar a ir por una tercera pelea con éste. No aguantó más el chihuahuense, y se le fue a los golpes a esa autoridad deportiva mañosa,  fraudulenta que lo quería perjudicar. Una vez, un juez de box, en una pelea  - hoy es un reconocido cronista deportivo - recabó los números de los otros jueces al concluir el combate, para pasar la suma de la tarjeta al anunciador, y en ese momento se percató de que había trampa, de que la suma favorecía al perdedor. Así se lo manifestó al comisionado, quien le dijo: no importa, así pasa el resultado, está bien. Como digo, de estas hay muchas, y en mis libros mencionados sólo cuento algo, a petición de los que me relataron esas corruptelas.

Lo de Sochi, Rusia, como lo de Chihuahua, lo de México, es parte de la grave corrupción que inunda al deporte  en muchos lugares del mundo. Amén

 

El Clima

Más información sobre el tiempo en Chihuahua