Tenacidad y fortaleza, la clave para el triunfo de Alejandra Ramírez PDF Imprimir E-mail
Deportes - General
Escrito por Valentín Ramírez Llanes   
Martes, 12 de Junio de 2018 21:50

 

Medalla de Oro en el Taekwondo de la Olimpiada Nacional.

 

Como una joven alegre, tenaz, fuerte y que siempre lucha hasta obtener lo que se propone, es considerada Alejandra Ramírez Aguayo, quien le dio a Chihuahua la medalla de oro en el Taekwondo de la Olimpiada Nacional y Nacional Juvenil 2018, que se realiza en Ciudad Juárez.

 

En el taekwondo inicio después de ver a los cinco años un comercial en la televisión, en ese momento sólo era un juego que quería disfrutar, pero jamás se imaginó que era una disciplina muy dura.

 

“Empecé a los cinco años, recuerdo que mi primer entrenamiento no me había gustado mucho y me quería salir, pero mi mamá me dijo que le siguiera que tal vez me hallaba más en esto, y aquí estoy ganando mi segunda medalla de oro”, dijo la nacida en Ciudad Juárez.

 

La constancia y los sacrificios se hicieron parte de su vida y lograron llevarla a su primera Olimpiada Nacional en el 2013, donde la recompensa llegó pintada de color oro.

 

Con este resultado Alejandra levanta la mano para ser considerada de nueva cuenta en la Selección Nacional de la disciplina.

 

“Fue mi primera Olimpiada Nacional y gané el oro a Nuevo León, fue muy difícil, aún me acuerdo, pero con este resultado me llamaron a la Selección Nacional y ahí competí en el Panamericano de Querétaro donde volví a triunfar”, agregó.

 

Luego de cosechar otros éxitos en los torneos nacionales Junior, hoy, Alejandra vive uno de sus mejores momentos, alcanzó la gloria en la Olimpiada Nacional Chihuahua 2018.

 

“Me costó demasiado, porque entrenábamos de lunes a domingo y en fin de semana era doble sesión, por la mañana y la tarde”.

 

La campeona nacional en la categoría 2001-2002, dentro de los -46 kilogramos, de nueva cuenta pensó no competir en la edición 2018, al no recuperarse al 100 por ciento de un esguince en el tobillo derecho que sufrió en la etapa estatal, pero gracias a las palabras de su entrenador, Jorge Amaya, se convenció y el resto de la historia se escribió con letras de oro.

 

“En la Olimpiada Estatal me lastimé y estuve en muletas por un mes y no entrené todo eso y ahorita me cansé demasiado, pero lo logré, como dijo mi profesor, ‘si lo quieres, lo puedes’”.

 

Al preguntarle la dedicatoria de esta medalla, Alejandra con una sonrisa contesto que es “para mis papás, mi entrenador y toda la gente que siempre me apoyó y confió en mí”.

 

El jueves regresará a la acción en el evento nacional con la competencia por equipos donde buscará colgarse otra presea áurea.

 

 

El Clima