Los políticos nos dejaron un faltante PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Francisco Flores Legarda   
Viernes, 29 de Junio de 2018 19:01

 

Francisco Flores Legarda.

 

Pierdes lo que te está pasando por vivir en lo que te pasó. Jodorowsky

 

Acabaron las campañas y un faltante nos dejaron: el debate sobre economía. A cambio, dos candidatos sembraron el miedo sobre el futuro económico si alguno de ellos no es elegido. Sólo un candidato se atrevió a desafiar, sin amenazar, el pensamiento económico dominante.

 

Que me disculpen los economistas si blasfemo a las puertas de su templo.

 

Cuando la economía liberal se ha instalado en los cuernos de la Luna hay que ser cuidadoso de no estar ante un espejismo. Vale preguntarse si la inocuidad del libre comercio es tal y demostrada. O, con sagacidad, identificar las consecuencias negativas del libre comercio, como lo son el deterioro del medio ambiente o el incremento en la letalidad de las armas bélicas. Dos consecuencias asociadas al capitalismo.

 

Aunque las prestigiadas escuelas de Economía se esmeran en desarrollar una disciplina científica ¿En qué momento se trasgrede el campo de la ciencia para construir un sistema de creencias*?

 

Si el libre comercio se da conforme a un orden natural, cómo entender la economía de los pueblos originarios, o la descripción de la economía de la Polis según Aristóteles o las productivas abadías medievales de la orden de San Benito ¿Como orden contra natura?

El fundador de la economía política, Adam Smith, estableció un sistema de creencias, un lenguaje especializado y ordenado sobre el que se construyó un edificio teórico de la economía moderna: capital, competencia, eficiencia, mercado, producción, trabajo y todos aquellos conceptos que ayudaron a racionalizar el libre comercio y su promesa de prosperidad si se es fiel creyente ¡Ops! Aquí comienza el desliz(amiento) de la ciencia a la ideología, pues la construcción “smitheana” se remite al Autor, a la Providencia, como fugas metafísicas o sobrenaturales. En nuestros días la fuga se menciona en términos de “la lectura de los mercados” o del “mensaje de los mercados”. En ese campo de argumentación me parece que los economistas invaden la competencia de Madame Kalalú (Reconozco que hay economistas que visten a su especialidad como un esquema de arreglos institucionales, completamente humanos, revocables y corregibles)

 

Volvamos al asunto del pendiente para concluir expeditamente. El debate sobre la economía pasó con gafas oscuras. Pese a ello, dos candidatos prefirieron no tocar -como si fuera parque nacional- las creencias del libre comercio. Otro candidato consideró el libre mercado dentro del orden constitucional, regulado por la vía de la utilidad pública o el interés de la nación.

 

 

El sacrificio de la desregulación ha caído sobre las espaldas de la mayoría de los mexicanos, hasta se han perdido las certezas ligadas al trabajo formal, ni hablar de los más vulnerables. Por eso ha llegado la hora de enmendarle la plana al mal llamado neoliberalismo. Aquí en México y en todo el Mundo.

_______________________

*Jean Baudrillard fue un pensador que buscó desacralizar el fenómeno económico evidenciado la sacralización implícita en las teorías sobre el capitalismo. Sus espesas argumentaciones se pueden encontrar, entre otros de sus libros, en El Espejo de la producción y El intercambio simbólico y la muerte.

 

Salud y larga vida @profesor_F

 

El Clima