¿Coordinadores generales o virreyes? PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Javier Félix Muñoz   
Lunes, 23 de Julio de 2018 13:56

 

Javier Félix Muñoz.

 

“No podrán parar la lluvia, ni la luz del sol, ni el ansia de la justicia de los pueblos” Diego Cañamero – Sindicalista Español, portavoz del Sindicato Andaluz de trabajadores, actualmente Diputado por el Partido Podemos.

 

Andrés Manuel como Presidente electo, ha declarado que serán sustituidos todos los titulares de las Delegaciones Federales en los Estados, algunos con más de 50 Delegaciones, por un solo coordinador general, en nuestro estado, el coordinador general designado por el Presidente es Juan Carlos Loera, Delegado del Comité Ejecutivo Nacional de morena en la entidad, como operador político, presentó en las pasadas elecciones excelentes resultados, esperemos sean los mismos resultados en la administración pública.

 

La campaña político – electoral culminó con las elecciones del 1º de Julio, como en toda campaña política, es campo propicio para los ataques fundados o infundados, entre los diferentes partidos.   Aunque de tiempo atrás, Andrés Manuel ya venía moderando su estilo de confrontación a uno que hace mayor énfasis en las  propuestas, no en los adjetivos calificativos, ya como Presidente electo nos presenta su faceta de estadista, abierto al dialogo, llamando a la reconciliación a todos los sectores y clases sociales, sin distinción de partido político. Haciendo honor a la máxima de uno de nuestros héroes nacionales, Vicente Guerrero “la patria es primero”.

 

Las coordinaciones generales acordadas por Andrés Manuel pueden ser muy buenas, sí se guían por los ideales de Vicente Guerrero, rendir excelentes frutos a la ciudadanía o pueden ser muy malas, sí se utilizan como instrumento al servicio de un partido político, en este caso morena.

 

Los coordinadores generales, pueden ser muy útiles en el objetivo de hacer más eficiente la administración pública, que inicia el 1º de Diciembre con Andrés Manuel como Presidente de la República, con un amplio programa de austeridad, detallado en 50 puntos, la sabiduría popular nos dice: “el que mucho abarca poco aprieta”, sí los coordinadores generales concentran su trabajo, dando preferencia a los 2 programas sociales, que señala Andrés Manuel como prioritarios: el apoyo a los jóvenes y el apoyo a los adultos mayores, sí estos programas se ejecutan con buenos resultados, sin demérito del resto, los coordinadores podrán pasar la prueba de fuego exitosamente.

 

Lo ideal sería, que Gobernadores de los Estados, coordinadores generales, Presidentes Municipales y Presidente de la República, se guiaran por el principio de que la patria es primero, de esta forma entrarían en una coordinación en beneficio ciudadano, sí los intereses político – partidistas, se sobreponen los intereses de la patria por cualquiera de los integrantes de este conjunto de actores, los resultados ya los conocemos, porque ha sido la historia del PRIAN por casi 100 años, un antídoto contra este veneno, de utilizar los recursos públicos, en beneficio personal o de un partido político, es someter la actuación de los coordinadores generales, a la opinión pública de los ciudadanos de cada estado: ratificar o revocar el mandato de los coordinadores generales conjuntamente con el mandato presidencial, a los 3 años de gobierno, en el año 2021, concurrente con las elecciones federales.

 

Si Andrés Manuel como Presidente de la República y los coordinadores generales de los estados realizan bien su trabajo, los primeros 3 años de gobierno, seguramente serán confirmados en sus cargos, de no ser así, la ciudadanía les cobrará la factura, destituyéndolos del puesto.  Espero lo primero, por sus frutos los conoceremos.

 

Las personas pasamos, las instituciones quedan, para hacer más eficiente la administración pública, otra opción es: desaparecer las delegaciones federales, no solo a sus titulares, integrar todo su personal, presupuesto y recursos materiales a las presidencias municipales y a los estados, al mismo tiempo que se fortalece los órganos de vigilancia, la transparencia, la rendición de cuentas y se castigue severamente, sin dilación a quienes roben a la nación.   Sean o no militantes del partido en el poder.

 

Por el bien de México, por el bien de Chihuahua, éxito Andrés Manuel, éxito Juan Carlos.