Lo que se va y lo que se espera PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Isaías Orozco Gómez   
Domingo, 02 de Septiembre de 2018 19:04

 

Isaías Orozco Gómez.

 

Ante el sexto y último informe de gobierno del Presidente Constitucional de la República Mexicana, Enrique Peña Nieto, resulta oportuno, en el segundo día (2) del  MES DE LA PATRIA (septiembre, por si no lo sabía, apreciable lector), tener presente qué es lo que se va y qué es lo que se espera en la PATRIA, en la NACIÓN, en los Estados Unidos Mexicanos (EUM); después de casi noventa años de monopartidismo y bipartidismo político-electorero, impuesto al pueblo mexicano que habita todo el territorio nacional; y que incide, de una u otra manera, en los compatriotas o “connacionales” que han emigrado y siguen emigrando al extranjero, preeminentemente a los USA en busca del sustento, del empleo, que en su “propia” Patria y Matria, no encontraron no encuentran o les fue y les sigue siendo negado.

 

Ante la gran verdad – ¿y única?– que ha expresado el actual presidente de los EUM, en su costosísima publicidad en el sistema mediático nacional, con motivo de su sexto informa de gobierno (2017-2018),  misma que se antoja como aquello de haber descubierto el que el agua de los océanos es salada: “México posee riquezas naturales como pocos países del mundo. Cuidarlas y aprovecharlas de manera sostenible es una gran responsabilidad, porque no son sólo patrimonio nuestro, sino de toda la humanidad”.

 

Es imperativo señalar algunas características del RÉGIMEN prianista que se va, no sin antes, establecer que el término régimen, viene del latín regimen que indica acción de  dirigir o gobernar o modo de gobernar o regirse… que comprende también las Constituciones, reglamentos o prácticas de un gobierno en general o de una de sus dependencias… (Diccionario de la Lengua Española, RAE). De cuyo significado se derivan, muy a la mexicana, los conceptos: “Regla de Oro Norma no escrita que es fundamental para la supervivencia y reproducción del sistema político. Reglas del juego Conjunto de normas, de reglas no escritas aceptadas implícitamente por los contendientes políticos o económicos, establecidas por las costumbres y tradiciones. Reglas no escritas Conjunto de normas, de reglas establecidas por las costumbres y tradiciones, aceptadas implícitamente por los actores del escenario político”. (Luis Fernando Roldán Quiñones, “Diccionario irreverente de Política Mexicana”, Grijalbo, PE 2006).

 

Ahora bien, a partir del 1 de diciembre del presente año, “gracias a Dios”, según expresiones de la mayoría de los mexicanos, principalmente de las abnegadas madres de familia, se van de Palacio Nacional, de la aberrante e insultante mansión de Los Pinos; los políticos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que desde el gobierno de Miguel Alemán Valdés, se arrogaron los principios, los postulados más caros y nobles de la Revolución Mexicana de 1910-1917 (o, hasta1924, según acuciosos y reconocidos historiadores), encaminados a la búsqueda del bienestar de todos los mexicanos, esencialmente de la clase trabajadora del campo y la ciudad, para aplicarlos en su propio beneficio, en provecho económico-capitalista de esas cúpulas político-partidista, las cuales incrementaron exponencialmente sus riquezas, a partir de la década  de los años 80 del S. XX, en que se llegaron los tecnócratas y llevaron a la práctica, la política económica dictada por el imperio capitalista, neoliberal y globalizador.

 

Se va un régimen prianista, que desde los años 50 y 60 del siglo veinte, se opuso a todo movimiento reivindicador-laboral de los trabajadores tanto de la ciudad como del campo, persiguiendo, encarcelando, desapareciendo y asesinando a sus principales dirigentes, como fueron los casos de Othón Salazar, Valentín Campa, Demetrio Vallejo, Heberto Castillo, Filomeno Mata, David Alfaro Siqueiros, Ramón Danzós Palomino, Arnoldo Martínez Verdugo, Gilberto Rincón Rubén Jaramillo, Lucio Cabañas, Genaro Vázquez, … Y que en 1968 (Tlatelolco, D.F.) y (Jueves de Corpus1971 asesinó a cientos de estudiantes, de ciudadanos en general, argumentado que el comunismo internacional ya estaba a las puertas de Palacio Nacional.

 

Se va, y ojalá nunca regrese, un régimen, un sistema, un gobierno, que tiene en su haber, la matanza de indígenas en ACTEAL (Chis. 22/dic/1997); masacre AGUAS BLANCAS (Gro. 28/jun/1995); zapatistas asesinados MATANZA DEL BOSQUE (Chis 10/jun/1998); matanza de “guerrilleros” del ERPI en EL CHARCO (Gro. 7/jun/1998), secuestro, tortura y ejecución de 12 personas de nacionalidad colombiana (Hgo. 14/ene/1982),… Miles de feminicidios en la mayor parte del país; decenas de miles de asesinados (directamente y “colaterales”), secuestrados, extorsionados, desapariciones forzadas y desplazados, sin distingo de edad, sexo o condición económica; debido al  nada inteligente, poco o nada coordinado y cuasi absurdo combate al narcotráfico, al crimen organizado, por parte del gobierno federal tanto del PRI como los dos del PAN.

 

Se va el régimen tricoloralbiazul, que en lugar de combatir efectivamente las ingentes necesidades del proletariado mexicano, llevó, hasta estos momentos, a más de 60 millones de mexicanos a vivir en pobreza “moderada” y extrema. Ya no se diga a las más de sesenta etnias originarias, que “viven” precaria y penosamente a lo largo y ancho de los EUM.

 

Se va el “sistema”, el régimen político, que tuvo en completo estado de abandono a los esforzados hombres y mujeres que cultivan la tierra, que a pesar de los pesares, siguen atendiendo las actividades primarias de la economía nacional. Olvidando o haciéndose de “la vista gorda”, éstos miembros de la dizque clase política de México, que por siempre y por los siglos de los siglos, el cultivo de la tierra y la producción de alimentos es prioritario, es vital, que ningún ser viviente, puede vivir sin ellos. Sí, muy bien el avance de la tecnología, de la cibernética, nada más que los celulares, las tabletas, los componentes de las CP, de… no se pueden ni deben comer, no sirven para alimentarse.  

 

Se va el régimen tricolor que creó y crio  “líderes” sindicales “charros”, como Fidel Velázquez, “La güera” Rodríguez,   Romero Deschamps, Elba Esther Gordillo… que no solamente causaron la explotación de sus agremiados, sino que perjudicaron a la población toda.

 

Se va ese sistema gubernamental de partido de Estado u oficial, que en lugar de cuidar y aprovechar de manera sostenible las riquezas naturales que México posee (verdad de Perogrullo de Peña Nieto), por sexenios, pero fundamentalmente a partir de la firma del PACTO POR MÉXICO” (PRI, PAN, PRD y achichincles), con sus mentadas reformas estructurales, entregaron al capital extranjero. A tal grado, que los luchadores sociales y activistas en favor del rescate y nacionalista aprovechamiento de nuestros recursos naturales, son perseguidos, golpeados, aprehendidos, desparecidos y hasta asesinados. Como está sucediendo en el sector minero.

 

¿Qué esperamos? Que a partir del 1 de diciembre en que constitucionalmente se declara Presidente de los EUM, al licenciado Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y empieza MORENA a tener la gran responsabilidad de la mayoría de los gobiernos municipales y estatales, y de los CONGRESOS LOCALES, y que iniciará la Cuarta Transformación de México, no se repita, ni por distracción, ninguno de los nefastos actos y actitudes del RÉGIMEN prianista bipartidista que ha llegado a su fin.