Luis Banck, de la feroz ultraderecha poblana, ataca con todo en el funeral PDF Imprimir E-mail
Escrito por Redacción   
Martes, 25 de Diciembre de 2018 17:55

Morena, por prudencia, debe hacerse a un lado.

 

Más o menos en 1870, cuenta la leyenda, un diplomático británico no aceptó un vaso de chicha que le ofrecía el presidente de Bolivia, general Melgarejo. El inglés dijo que prefería chocolate, lo que encolerizó al general. El presidente boliviano exigió que subieran al diplomático de espaldas a un burro y así lo paseó por La Paz, para humillarlo. En Londres, cuando la Reina Victoria se enteró de lo anterior, ordenó atacar Bolivia. Sus almirantes le explicaron a la reina que la expedición iba a resultar costosísima y los beneficios mínimos, entonces Su Majestad, con sentido práctico, pidió un mapa y preguntó dónde estaba Bolivia. Le informaron, ella tomó un lápiz y con una cruz tachó a ese país diciendo: “Bolivia no existe”…

 

Puede Morena derrotar a la derecha panista poblana, pero ¿a qué costo? y ¿qué va a ganar el gobierno de Andrés Manuel con ello?   Puebla existe y debe ser una entidad totalmente apoyada por López Obrador. Pero... lo que también debe hacer el presidente de México es tomar un plumón negro y con una enorme cruz tachar a ese fascismo que quiere nacer con el accidente de Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle. Andrés debe decir: “la ultraderecha no existe” y seguir haciendo su trabajo.

 

Arranca el PAN

 

El funeral de Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle fue un acto electoral. Inmoralmente eso fue, de plano. Contra toda ética, más que un homenaje a la gobernadora y al senador que fallecieron en un accidente de helicóptero, aquello fue el arranque de la campaña del PAN para retener la gubernatura de Puebla.

 

El panismo ya exhibió a su candidato, un tipo irresponsable llamado Luis Banck Serrato, el único orador quien, por cierto, incitó a la gente a abuchear a la representante del presidente López Obrador, la señora Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación.

Lógicamente, si el orador exigía justicia —y no la investigación seria de un accidente— ello implicaba una acusación contra el adversario político, el partido Morena.

 

Sánchez Cordero soportó con madurez la tempestad y cumplió con toda dignidad la tarea que le encomendó el presidente de México. Sí, como el diplomático británico en los tiempos de Melgarejo.

 

Los panistas manipulan el sentimentalismo

 

Tiene razón Verónica Malo Guzmán en su artículo “Expresiones y consecuencias de una tragedia”:

 

1.- “Al igual que sucedió tras aquel fatídico marzo de 1994, cuando tras el asesinato de Luis Donaldo Colosio resultó victorioso en las elecciones federales Ernesto Zedillo, ahora en Puebla lo más probable es que triunfe el nuevo candidato del PAN a la gubernatura, pues sustituirá no una, sino dos pérdidas”.

2.- “No se tratará de una cuestión de justicia, sino de simple reacción humana por parte del electorado ante los acontecimientos que habrán antecedido a la nueva elección”.

3.- “Ni hablar, estamos programados emocionalmente a compensar ‘injusticias’, si bien estas no sean ni intencionales ni reales”.

4.- “Por el mismo motivo, estimo que lo más conveniente —no solo como expresión solidaria, sino como una manera sensata de administrar la tan probable derrota (añadiría: o una victoria muy costosa)— es que Morena decida no contender por la gubernatura”.

5.- “No hablo solo de Miguel Barbosa como candidato, sino de cualquier otra propuesta de ese partido”.

6.- “No sería la primera renuncia del partido en el poder a participar en elecciones extraordinarias: en Monterrey, el pasado domingo, no lo hizo”.

 

La investigación prospera en lo técnico

 

Sobra perversidad en la derecha que está usando el accidente en el que perdieron la vida la gobernadora Alonso y el senador Moreno Valle para golpear a Andrés Manuel López Obrador.

 

El gobierno de Andrés Manuel que empezó titubeante las investigaciones del accidente, ya ha hecho lo aconsejable por el sentido común: dejar el caso en manos de expertos extranjeros.

El secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, ha dado dos conferencias de prensa en las que ha dejado en claro que ya colaboran técnicos canadienses —los de Estados Unidos por el cierre del gobierno de aquel país no pueden hacer nada— y que, para facilitarles el trabajo, se preserva la escena del accidente.

Además, Durazo anunció que la marina armada de México ya realizó un peritaje y que no encontró ningún rastro de explosivos en los restos del helicóptero, lo que es un avance.

 

La política debe imponerse

 

Lo que sigue es que Andrés Manuel ejerza su influencia en Morena para dejar Puebla en manos del panismo. No tiene sentido una jornada electoral que enfrente con apasionamiento a una derecha envalentonada y manipulada por dirigentes sin escrúpulos como el señor Banck Serrato y a los militantes del partido de izquierda que necesita tranquilidad para desarrollar sus proyectos de gobierno en todo el territorio nacional.

 

En Monterrey el partido de López Obrador decidió no participar porque tenía un mal candidato y no podía cambiarlo, un comediante seleccionado por el PT: El Pato Zambrano.

 

En Puebla, donde las cosas se ven mucho más complicadas, Morena no debe participar simple y sencillamente para quitar un argumento perverso a la derecha.

 

Por el bien de todos, especialmente por el bien del programa de gobierno del presidente López Obrador, el partido en el poder debe dar un paso atrás en Puebla si ello ayuda a eliminar el odio que la derecha casi fascista está sembrando. (ADN, Federico Arreola)

 

El Clima