El final del neoliberalismo PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Víctor Manuel Medina Calderón   
Jueves, 03 de Enero de 2019 12:09

Víctor Manuel Medina Calderón.

 

 

Con buena memoria, recordamos que durante la presidencia de José López Portillo, se nos dijo que teníamos que prepararnos para administrar la riqueza que nos traería el descubrimiento de grandes yacimientos de petróleo y gas natural en las costas del Golfo de México y el sureste de nuestro país. También recordamos su promesa de defender el peso “como un perro”, y la privatización de la banca, que posteriormente fue vendida al mejor postor logrando un paraíso financiero para quienes aprovecharon las ofertas y descuentos del gobierno mexicano.

 

Posteriormente, Carlos Salinas nos prometió un país de primer mundo al pactar un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, y los mexicanos estábamos listos para disfrutar la riqueza que nos dejaría tal evento, desapareciendo al ejido y comprometiendo la fabulosa producción que tendríamos de productos del campo dejando la economía “prendida con alfileres”, lo que ocasionó que Ernesto Zedillo, asumiendo la presidencia, hiciera los cambios necesarios para “quitar” esos alfileres llevándonos a la peor crisis económica de la actualidad, desapareciendo la clase media y aumentando el número de pobres así como la desaparición de muchas empresas.

 

En el 2000 el triunfo de Vicente Fox abrió un abanico de esperanzas de cambio en la política económica de nuestro país resultando este gobierno, así como el de Felipe Calderón con doce años de retroceso. Fortaleciendo el neoliberalismo implementado por Miguel de la Madrid y llevando a nuestro país; Fox, a la frivolidad política y Calderón, a la inseguridad con el incremento desmedido de la violencia, fortalecida por la corrupción y la impunidad sumando más de 150 mil muertes violentas en su periodo.

 

Enrique Peña Nieto pasa a la historia como “reformista” pero sólo fue un instrumento de los grandes intereses internacionales que buscan seguir explotando la riqueza de nuestro país, nos deja de herencia las “grandes reformas estructurales” que priistas, panistas y sus satélites apoyaron para perjuicio de todos los mexicanos.

 

Hoy, algunos dicen que el país está polarizado, que estamos en el umbral de una crisis terrible. Nada más alejado de la realidad, al contrario, hoy en nuestro país renace la esperanza de un verdadero cambio ante la visión económica por sobre la visión social heredada, hoy es al revés, los pataleos de muchos políticos se deben precisamente a la pérdida de sus privilegios y canonjías que hoy se convierten en beneficios para los más desprotegidos, ante la gran fábrica de pobres que significó el neoliberalismo.

 

Así que el pesimismo no nos acose y que la esperanza se reaviva con la lucha, cada quién desde su trinchera, por un país mejor. ¡Feliz año nuevo! Correo: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

El Clima