¿Por qué hay una plaza en Estados Unidos en honor de Pancho Villa? PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Mario Alfredo González Rojas   
Viernes, 01 de Febrero de 2019 19:10

Mario Alfredo González Rojas.

 

La expedición punitiva de Joseph Pershing, que quería capturar a Pancho Villa vivo o muerto, tuvo que abandonar nuestro país después de once meses de andar por parte de Chihuahua, sin resultado alguno.

 

Era grande muy grande el coraje y el odio que sentía el gobierno de Estados Unidos, por Villa, quien tuvo la osadía de ir a atacar Columbus, Nuevo México el 9 de marzo de 1916. Y fue el 6 de febrero de 1917 cuando dejaron México los soldados gringos, lo que constituyó un gran motivo de tranquilidad para los mexicanos.

 

En el ataque a Columbus participaron más de 500 villistas, y se cuenta que el Centauro desde un lugar cercano vio las acciones. Hubo varias bajas de los de la División del Norte, la que a pesar de todo capturó 80 caballos, 30 mulas y 300 fusiles. Por el lado contrario, murieron ocho soldados y diez civiles.

 

Seis días después de ese incidente, partió el ejército estadounidense, compuesto por 4 mil 800 elementos, aumentando luego a 10 mil. Un hecho notable de los días de la persecución y que se recuerda con orgullo, fue la victoria mexicana frente al ejército invasor en El Carrizal.

 

Pershing ordenó al regimiento del capitán Charles Boyd, que se desplazara a Villa Ahumada, que está cerca de El Carrizal. Las tropas mexicanas comandadas por el general Félix Uresti Gómez, les informaron que no permitirían su avance y que los combatirían. Los invasores llegaron la madrugada del 21 de junio a El Carrizal, defendido por el citado general. Las tropas mexicanas realizaron una heroica defensa y derrotaron al invasor, causándole 123 muertos.

 

Murió Félix U. Gómez, quien fue reconocido como uno de nuestros grandes generales. Otro hecho notable, fue cuando llegó la expedición a Hidalgo del Parral, donde se les recibió con un gran rechazo y los alumnos de la escuela 99, empezaron a tirarles piedras, siendo notable la participación de Elisa Griensen, una joven, quien arengó a los parralenses a desalojar a los intrusos.

 

En el recorrido de salida, mataron los vecinos a dos soldados negros a la altura del poblado de Santa Cruz de Villegas, mismos que están sepultados allí. La incursión de los gringos sirvió de alguna manera para fortalecer el sentimiento nacional.

 

Se considera que el motivo principal de la agresión a Columbus, fue que el presidente norteamericano Wilson, había reconocido al gobierno de Carranza. Previamente, en 1915, Villa sufrió serios descalabros en algunos combates, entre ellos en Hermosillo, Sonora, ante las fuerzas del general Manuel M. Diéguez, y en Celaya, Guanajuato, a manos de Álvaro Obregón. A raíz de estas victorias para el ejército constitucionalista, se le cayó completamente la moral al jefe de la División del Norte; a  lo que se aunó el reconocimiento de Estados Unidos a su enemigo Venustiano Carranza.

 

Como un recuerdo histórico de la figura de Villa y su ataque a Columbus, hay en el lugar una pequeña plaza que lleva el nombre del duranguense. La población colinda con la localidad de Rodrigo M. Quevedo, en el municipio de Buenaventura y se le conoce por lo común como Palomas.

 

El Clima