Congestión del pensamiento PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Mauricio Islas   
Viernes, 01 de Febrero de 2019 15:52

Mauricio Islas.

 

Los pensamientos pesan si les damos nuestra energía pensándolos, de lo contrario se diluyen, se van, se desdibujan, se alivianan y desaparecen. Un pensamiento es como un pequeño punto en el horizonte que se puede transformar en una “gigante bola” que puede llegar a aplastarnos en pocos minutos si lo miramos fijo llamándolo para que se nos acerque: -se acerca, se mete en tu vida y te aplasta sin más.

Pero así también un pensamiento puede verse lejano y separado de nosotros cuando lo “mantenemos a raya”. Para esto podemos utilizar nuestro semáforo interior, rojo para decirles: “Te estoy viendo, sé que estás ahí pero NO te presto mi atención”, Verde para optar: “Pienso únicamente en lo que estoy haciendo en ESTE MOMENTO. Pensar en “este momento” es dejar el pasado atrás, ya que así no estaremos pensando los pensamientos automáticos y por ende “viejos”.

Siempre tenemos la posibilidad de elegir qué hacer con ellos, si someternos a sus congestionadas autopistas ó utilizar nuestra capacidad de discernimiento.

 

El Clima