Trump visita El Paso para hablar de su campaña a favor del muro y contra la inseguridad PDF Imprimir E-mail
Noticias - El Mundo
Escrito por Redacción   
Lunes, 11 de Febrero de 2019 19:00

El mandatario considera que los inmigrantes ilegales representan un riesgo de seguridad para EU; algunos habitantes tenían un mensaje para Trump: “No hables en nuestro nombre”..

 

 

El presidente Donald Trump lleva este lunes su campaña a favor del muro en la frontera con México a la ciudad limítrofe de El Paso, cuatro días antes de que venza el plazo que le estableció al Congreso para que financie ese proyecto.

 

El mandatario, que realizará en El Paso un mitin de estilo electoral, considera que los inmigrantes ilegales representan un riesgo de seguridad nacional para Estados Unidos y que sólo pueden ser frenados ampliando las barreras existentes.

 

Trump regaña a demócratas por ofrecer poco dinero para muro.

 

Para respaldar su argumento, Trump advirtió sobre el ingreso al país de violadores y traficantes de personas, un mensaje que los críticos consideran abiertamente xenófobo y basado en información manipulada.

 

Trump eligió El Paso por ser un cruce histórico donde, según el republicano, los muros impidieron el ingreso fuera de control de delincuentes desde México y convirtieron a la ciudad en un modelo de lo que podría pasar en otros puntos de la frontera.

 

Muy cerca de allí, la ascendente estrella demócrata Beto O'Rourke, un posible rival para Trump en 2020, celebrará su propio mitín, donde se espera que dé un mensaje completamente opuesto.

 

O'Rourke, un ex legislador que en noviembre estuvo a punto de arrebatarle al republicano Ted Cruz la banca en el Senado por Texas, es de El Paso.

 

"Mientras algunos intentan alimentar el miedo y la paranoia, difundir mentiras y una narrativa falsa sobre la frontera EU-México y demandar un muro de 2 mil millas (unos 3.200 kilómetros) a lo largo de la misma, en una época de seguridad récord, El Paso se unirá para una marcha y celebración que saque a relucir la verdad", señaló la oficina de O'Rourke.

 

Congreso dividido por financiamiento de muro

 

Desde los mitines de la campaña electoral de 2016, Trump ya había sido el impulsor de los cantos de "construyan el muro". Sin embargo, desde que asumió su cargo en 2017 no ha logrado convencer al Congreso de que financie su construcción.

 

En diciembre, la disputa presupuestaria del presidente con los demócratas llevó a un cierre parcial de la administración de cinco semanas que hizo que 800 mil empleados federales estuvieran sin cobrar su salario. Los demócratas se niegan a financiar el muro, que consideran ineficaz e "inmoral".

 

Ante los efectos de 35 días de cierre parcial, Trump cedió a fines de enero y accedió a dar los fondos para que la administración pudiera funcionar durante tres semanas. Ahora el Congreso tiene hasta el viernes para encontrar financiación para el muro o Trump dijo que provocaría un nuevo "shutdown".

 

El presidente demanda cinco mil 700 millones de dólares para el proyecto, una de sus promesas de campaña.

 

Tanto los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, como los republicanos de Trump, que tienen mayoría en el Senado, hablaron de un revés el fin de semana, en el que ambas partes debatían sobre cuánto dinero otorgar y en qué gastarlo exactamente.

 

Trump podría contraatacar con un nuevo "shutdown" o declarar la emergencia nacional, lo que le da poder para tomar fondos de las fuerzas armadas, aunque se prevé que esta opción genere una disputa judicial y nuevas recriminaciones políticas.

 

"Hará todo lo que se pueda hacer legalmente para asegurar la frontera", dijo el domingo el jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, a NBC.

 

Habitantes de diversas posturas políticas en El Paso tenían un mensaje para Trump: “No hables en nuestro nombre”.

 

EL PASO, Texas — Antes de la visita programada de Donald Trump a esta ciudad texana, con la cual busca obtener apoyo para la construcción propuesta de un muro fronterizo con México, algunos habitantes de diversas posturas políticas en El Paso tenían un mensaje para el presidente estadounidense: “No hables en nuestro nombre”.

 

“El presidente sencillamente está equivocado sobre el muro y equivocado sobre El Paso”, dijo Jon Barela, votante republicano y director ejecutivo de Borderplex Alliance, una organización que promueve el desarrollo económico en un área industrial transfronteriza que comprende las ciudades de El Paso, Ciudad Juárez y Las Cruces en donde habitan en conjunto 2,7 millones de personas.

 

Barela rechazó la aseveración de Trump, ya desacreditada por otros, de que las vallas fronterizas en El Paso redujeron los índices de delincuencia. El empresario indicó que la ciudad ha sido calificada por el FBI desde hace décadas como una de las zonas urbanas de tamaño similar más seguras, es decir, lo ha sido mucho tiempo antes de que se empezaron a construir las vallas, hace una década.

 

“No entiendo cómo es buena idea gastar 25.000 millones de dólares para un muro que tendrá una efectividad limitada”, dijo Barela en entrevista. “México es un aliado económico y estratégico de Estados Unidos. Un esfuerzo anticuado para poner una barrera entre nosotros no va a funcionar”.

 

Dee Margo, el alcalde de El Paso, del Partido Republicano, criticó de manera similar la descripción que dio Trump de la ciudad en su informe de gobierno el pasado 5 de febrero. Llamó a El Paso “una de las ciudades más peligrosas de la nación” antes de que se erigiera la barrera. La representante demócrata Verónica Escobar ha exhortado a Trump a que se disculpe y se reúna con familias que buscan asilo en Estados Unidos durante su visita la noche de hoy lunes.

 

La tensión alrededor de la visita planeada de Trump a El Paso ha dejado al descubierto varias fracturas políticas. El Paso es un baluarte demócrata en un estado donde los republicanos por mucho tiempo han dominado la política, y también es el hogar de Beto O’Rourke, exdiputado que se volvió estrella del Partido Demócrata al desafiar al senador Ted Cruz y un fuerte contendiente contra Trump para la elección presidencial de 2020.

 

O’Rourke tiene programado un mitin opuesto al de Trump a 1,5 kilómetros del Coliseo del Condado de El Paso donde el presidente estadounidense dará su discurso.

 

El Clima