¡La lepra política en Baja California! PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Mario Alfredo González Rojas   
Domingo, 14 de Julio de 2019 08:53

Mario Alfredo González Rojas.

 

Ahora si esta democracia nuestra se convirtió en un verdadero batuque, con eso que acaba de pasar en Baja California. El gobernador electo, Jaime Bonilla, acordó con los diputados locales que su gestión en lugar de que dure dos años, de acuerdo a la elección hecha, aumente tres años. Bonilla, perteneciente a MORENA, se ha hecho el inocente, diciendo que es cosa de los diputados. ¡Quién sabe en qué país cree que vive! Como ha visto que en México los políticos hacen y deshacen, sin que trascienda ninguna culpabilidad, pues vio la ocasión de agregar una nota más al récord de transgresiones constitucionales.

 

El caso es sorprendente, sólo hay tres diputados de MORENA, y así se obtuvo la votación aplastante en favor de esos tres años. Únicamente un diputado no votó a favor, porque no fue a la sesión. Imagínese, usted lector, cuánto dinero circuló para convencer de esta maniobra a los señores diputados.

 

¿Qué sigue, se arreglarán las cosas con sólo criticar a los diputados, los que con sus transas, sólo se reirán de los medios y sus pocos lectores? Han dicho algunos defensores de esa causa cínica y asquerosa, que el pueblo pidió que se realizara tal acuerdo legislativo para evitar gastos en otros procesos. Qué obedientes y conscientes me resultaron los legisladores, ahora resulta que son fieles portavoces de la voluntad popular.

 

Los electores, votan por un candidato para un cargo, y a la mera hora, renuncian los electos a dicha responsabilidad, para buscar otra, en lo que se conoce como los "chapulinazos", pero con lo que pasó en Baja California, ya se rebasó el límite de lo asqueroso y anticonstitucional. Y es que como en todos los niveles pasa lo indecible, se le hace fácil a cualquiera "aventar" la Constitución como un trapo sucio.

 

Al paso que vamos, como ya lo han expresado algunos, se llegará a aumentar un periodo de gobierno estatal de seis a ocho años, con el argumento como el de Baja California, de que, para no gastar más en procesos, así está bien.

 

Se ha visto, es la lección histórica, ya vieja, de que a los legisladores los puede comprar cualquier gobernante.  Decía Álvaro Obregón, que ningún general resiste un cañonazo de 50 mil pesos. Hay legisladores, cuya función equivale a sacarse el Melate o la Lotería.

 

¡La lepra política cunde sin medida!

 

El Clima