La renuncia del Secretario de hacienda ¿un paso atrás o adelante? PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Javier Félix Muñoz   
Domingo, 14 de Julio de 2019 14:33

Javier Félix Muñoz.

 

Para quienes se oponen a la 4T, la renuncia del Secretario de Hacienda es una baja sensible a sus proyectos reales, no declarativos, es decir, aquellos PRIanistas y PRDistas que pretenden un cambio cosmético, en el que todo cambia para que todo siga igual.  

 

Para ellos la renuncia fue un paso atrás en sus objetivos.

 

Muchos de los 30 millones de mexicanos que votamos por AMLO, en Julio del año pasado, queremos un cambio real, no cosmético, un cambio que se refleje en cambios constitucionales, institucionales, que tengan como impulso Andrés Manuel como Presidente de México, pero que trasciendan su sexenio y varios más.    

 

Para nosotros la renuncia es un paso adelante.

 

En el gabinete de Andrés Manuel, aparentemente homogéneo,  existen varias tendencias.

 

La renuncia del Secretario de Hacienda hace evidente, que en el primer círculo del poder presidencial, no todos quieren terminar el modelo neoliberal y algunos importantes, como el Secretario de Hacienda, pretenden, no liquidarlo sino continuarlo.

 

No lo digo yo, lo dice Andrés Manuel:

 

“Yo tuve diferencias con el (Carlos Urzúa – Secretario de Hacienda), lo respeto mucho, estamos en un proceso de transformación, aquí no se oculta nada, no es que salió del gobierno por motivos de salud. TUVIMOS ENTRE OTRAS DISCREPANCIAS EL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO; HUBIERON 2 VERSIONES, Y EL PLAN QUE QUEDÓ FUE EL QUE YO APROBÉ, QUE INCLUSO ESCRIBÍ, PORQUE LA OTRA VERSIÓN ERA CONTINUISMO, ERA SEGUIR CON LO NEOLIBERAL Y ESO NO”.

Esto declaró Andrés Manuel en la conferencia mañanera del día 10 de Julio del 2019.

 

López Obrador advirtió que puede haber otras renuncias, ya que en la democracia hay discrepancias.

 

Silvio Rodríguez, poeta y músico cubano, lo dice así: inútil es pensar que el paraíso (la 4T) es solo la igualdad y buenas leyes, el cielo (la 4T) se hace a mano, y sin permiso, arando el porvenir con viejos bueyes. Paréntesis míos.

 

Construir un nuevo proyecto, como la 4T, de nación que tenga por objetivo principal el defender la democracia, la justicia, la honestidad, los derechos humanos: seguridad, salud, educación, empleos dignos, igualdad social, etc., pero particularmente de los más pobres, se opone a un modelo, el neoliberal, de capitalismo salvaje, en el cual no es el estado protector de los derechos humanos, sino el estado protector del mercado, es decir, de las trasnacionales que imponen sus reglas de juego al estado y a la población en general.

 

Carlos Urzúa, como Secretario de Hacienda, quiso imponer un plan de desarrollo neoliberal, a un gobierno como el de Andrés Manuel, que ha declarado en múltiples ocasiones, que su objetivo es liquidar ese modelo, al servicio de una minoría, que en términos estadísticos sería más o menos el 0.01% de la población.  Aquellos que tienen varios miles de millones de dlrs. casi todos producto de privatizar negocios públicos, como es el caso de Slim con TELMEX, de Salinas Pliego con su canal TV Azteca, etc.

 

Construir un nuevo modelo de nación, la 4T para juntos hacer historia, entre otras cosas es convencer a buena parte del 99% de la población, que sus intereses, que la forma de mejorar sus condiciones de vida, tener mejores empleos, salud, educación, servicios públicos, no es apoyando los intereses del 0.01%, sino sus propios intereses.   Se dice fácil, en la práctica es más complicado.

 

No es fácil el camino de la libertad dice Nelson Mandela. 

 

Pero es el único camino para ser libres de toda tiranía.

 

El Clima