¡Jesús Urbano Arzola, un presidente municipal cuyos adjetivos fueron los hechos!! PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Mario Alfredo González Rojas   
Viernes, 09 de Agosto de 2019 17:40

Mario Alfredo González Rojas.

 

En Parral se realizaron las jornadas villistas hace algunos días y también se recordó la fundación de esa población minera. Ya cumplió 388 años ese lugar, desde el día que se localizaron unos ricos criaderos metalíferos, que dieron pie a que se levantara San José del Parral. Se atribuye a Juan Rangel de Biezma la fundación.

 

A propósito, los primeros festejos de aniversario que se hicieran fueron en 1981, al cumplir 350 años el rico mineral, siendo el Ayuntamiento encabezado por el licenciado Jesús Urbano Arzola el organizador de los mismos. Entonces se echó la casa por la ventana, se llevaron artistas de diversos géneros, hubo espectáculos diversos, se coronó a la reina del Aniversario, etc. Hidalgo del Parral vibró como nunca, de emoción y gratos recuerdos. La Plaza Principal, situada enfrente de lo que fueran las casas consistoriales en tiempos de la Colonia, y luego muchos años la Presidencia Municipal, fue objeto de toda una remodelación. Y algo muy notorio en ella fue la colocación de una estatua del alférez Juan Rangel de Biezma.

 

Hay quienes recuerdan esos días de aniversario con alegría y también de nostalgia, que sirvieron para establecer una sincera convivencia entre los parralenses, así como de todos los que se deleitaron con los programas efectuados. Agregaríamos que además de las fiestas de aniversario, quedaron huellas imborrables de la labor de esta administración.

 

Entre otros rubros se trabajó ampliamente en el renglón de seguridad, como fue el hecho de construirse otra comandancia, de corte moderno y con funcionales instalaciones. Al inicio de la gestión se tuvieron que comprar un buen número de patrullas, porque las que había, que eran pocas, no servían. Se estableció la Casa del Menor Benito Juárez, un tribunal para los infractores pero con el toque de un hogar. Se creó el fraccionamiento popular más grande entonces del estado, la colonia Héroes de la Revolución, etapa 1 y 2.

 

Un problema ancestral de Hidalgo del Parral era el de la falta de agua potable, y en esa circunstancia se hizo el mayor esfuerzo para realizar gestiones y encaminar la solución definitiva para que se condujera el vital líquido del Valle del Verano hasta la cabecera municipal, trámites fructíferos que después tendrían su resultado en otra administración. Al comienzo del trienio, Hidalgo del Parral estaba un 72 % a oscuras, posteriormente se pudo contar con el número adecuado de luminarias. Hay más obras.

 

El alcalde tenía en su escritorio un documento, con el título de "Parral mi responsabilidad", que consistía en una memoria de su campaña, y en esos textos iba marcando una a una de las obras realizadas, y que fueron sus promesas hechas.

 

Y habría que resaltar una característica muy sobresaliente: Arzola no tuvo que acudir ante notario público como candidato, para comprometerse a cumplir lo dicho al calor de su campaña. Le bastaban su palabra y su dignidad. La democracia no requiere de farsas, no es una comedia.

 

El Clima