Amlo ve a la oposición derrotada moralmente; están nerviosos y fuera de quicio PDF Imprimir E-mail
Escrito por Redacción   
Lunes, 02 de Septiembre de 2019 07:11

La vislumbra dividida y debilitada e incapaz de crear una facción unificada bajo la bandera del conservadurismo.

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que sus adversarios, los conservadores que se oponen al cambio de la cuarta transformación, "están moralmente derrotados, nerviosos, fuera de quicio".

 

Al presentar su Primer Informe de Gobierno, reconoció que "no son buenos los resultados en cuanto a la disminución de la incidencia delictiva en el país”.

 

Afirmó que el problema de la seguridad se está atendiendo y que es su principal desafío. “Estoy seguro que vamos a lograr serenar al país, se va a pacificar México, eso es un compromiso”, confió.

 

En la parte política de un discurso de hora y 35 minutos en los que enumeró sus principales actividades de gobierno, López Obrador tomó la oportunidad para fustigar a la oposición, "la reacción", a la que vislumbró como dividida y debilitada e incapaz de crear una facción unificada bajo la bandera del conservadurismo.

 

En una ceremonia austera llevada a cabo en el Patio de Honor de Palacio Nacional frente a más de 400 invitados, el jefe del Ejecutivo fue enfático en celebrar los logros de la llamada cuarta transformación y citó El Príncipe de Nicolás Maquiavelo para explicar las razones por las que, considera, ha tenido éxito su gobierno. Entre éstas, no pudo descartar la suerte.

 

Como Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto antes, López Obrador aprovechó Palacio Nacional para rendir un informe personalizado, frente a amigos, sin necesidad de acudir al Palacio Legislativo de San Lázaro, aunque cambió del Patio Central al de Honor, de menores dimensiones.

 

En la construcción de la imagen del evento, el informe de ayer contenía elementos que dan cuenta de la visión del presidente: el de ayer fue bautizado en una mampara como "Tercer Informe de Gobierno ante el Pueblo de México" y no el Primer Informe, como dicta la Constitución.

 

A pesar de las críticas que generó su declaración de hace unos días, cuando sostuvo que desde que comenzó su gobierno los mexicanos están felices, aprovechó para reiterar su visión: el país vive en felicidad.

 

Admitió que “la economía ha crecido poco” y destacó que un elemento de la nueva política económica es “hacer a un lado, poco a poco, la obsesión tecnocrática de medirlo todo en función del simple crecimiento económico”, pues insistió en que lo importante es la distribución justa de la riqueza. Y destacó el apoyo que ha tenido del sector empresarial que “están cooperando con compromiso social, invierten, crean empleos, aceptan utilidades razonables y pagan sus contribuciones”.

 

El Presidente aprovechó para hacer un llamado al Poder Legislativo para que aprueben la eliminación del fuero y las consultas populares, pues insistió en que su gobierno busca la democracia participativa de todos los mexicanos. (RGN)

 

El Clima