¡Que nada más nos…! PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Pablo Bernach   
Sábado, 02 de Noviembre de 2019 14:23

Pablo Bernach.

 

En los últimos años en calidad de consultor, con mayor frecuencia escucho, especialmente cuando interactuó con grupos de la sociedad civil, una frase que me tiene muy preocupado, "es que nada más" nos falta esto o aquello, cuando tales organizaciones fracasan en cumplir con sus objetivos y promesas.

Ese "nada más", tiene que ver con la incapacidad para implementar ocurrencias redactadas de la manera más pomposa en ejercicios disfrazados de "planeación estratégica" o simplemente cuando en sus reuniones periódicas no falta quien proponga objetivos súper atractivos, aplaudibles y loables que simplemente el grupo, no equipo, no tiene la disciplina y determinación para realizarlos.

Esto que sucede en la dimensión micro de algunos grupos, lo apreciamos con las chicas y chicos “inexpertos pero honestos” de la 4T, después de ver el par de trágicos macro ridículos que hicieron en Culiacán tratando de detener para extradición al Junior del Chapo Guzmán y en la Ciudad de México con la liberación de la mayoría de los 30 y pico detenidos en fragancia del cártel de Tepito.

Que se repite con la parálisis económica de México, donde después que López Obrador prometió un crecimiento del PIB del 4%, lo más probable es que en terminemos 2019 si bien nos va con un crecimiento económico 0%, pero AMLO tiene otros datos y nos quiere vender la idea de que lo importante no es que la economía crezca sino repartir mejor los centavos insuficientes que existen.

En medio de esta tragedia de resultados y datos que sepultan las promesas electorales de  Morena que le permitieron ganar las elecciones y monopolizar el Congreso de la Unión, en cada ocasión que menciono el desastre económico, burocrático y político nacional, me repiten que, “no quiero al mesías tropical y deseo el fracaso de su gobierno".

Mientras que este articulista es acusado de malquerencia hacia el nuevo régimen, el número de homicidios, secuestros, extorsiones y huachicoleo crecen, donde la última novedad es el huachicol del gas natural, a pesar de que los ingresos por venta de combustibles por parte de Pemex no crecen, lo cual debería suceder, si el huachicol de combustibles realmente hubiera bajado, porque Pemex estaría vendiendo y cobrando una mayor cantidad de litros de gasolina y diésel, lo cual lamentablemente no sucede.

Ahora bien, la epidemia populista que sucede en México no es algo único, lo vemos en un gran número de países, presidentes y primeros ministros populistas, como en Inglaterra, Chile, Cataluña, Venezuela, Bolivia, etc., después de haber prometido lo incumplible, donde EU no escapa a esta esquizofrenia política.

Al final del día, lo que en realidad está sucediendo es consecuencia de la aceleración vertiginosa de la complejidad y sus crisis de orden planetario, debido al avance de la tecnología, la globalización y la brutal integración de todas las comunidades y países en un todo, pero los nostálgicos asustados y los grillos populistas abusan de los crédulos estresados o cierran los ojos ante la obsolescencia de sus competencias políticas y administrativas, transformadas hoy en hábitos y prácticas obsoletas y destructivas.

Es por ello que la generación de nuestros hijos y nietos menores de 20 años, no sólo nos critican, sino que literalmente empiezan a despreciarnos, ya que escudados en este famoso "nada más", un buen número pretendemos barrer bajo una alfombra inexistente, nuestras incapacidades como generación todavía cargo, que perjudica y en algunos casos y arruina el destino de ciudades, estados, naciones y el propio planeta.