Padres “suspenden” clases en Madera, por temor a otro ataque como al de la familia LeBarón PDF Imprimir E-mail
Escrito por Patricia Mayorga   
Martes, 05 de Noviembre de 2019 16:26

Ante el rumor de un enfrentamiento más en el poblado o en otros pueblos vecinos después de la tragedia ocurrida a la familia LeBarón.

 

Ciudad de México (apro).- Los padres de familia que habitan el ejido El Largo Maderal y en la comunidad Mesa del Huracán, ubicados en el municipio de Madera en la Sierra Tarahumara, fueron por sus hijos a las escuelas ante el rumor de un enfrentamiento más en el poblado o en otros pueblos vecinos después de la tragedia ocurrida a la familia LeBarón.

El presidente seccional de Largo Maderal, Ramón Galindo, informó que no hay suspensión de clases oficialmente. Corrió rumor, una falsa alarma, de que habría un evento con disparos y los padres por atemorizados, fueron por sus hijos.

Y es que la región de Madera se ha convertido en un campo de guerra entre dos grupos delictivos: uno del cartel de Sinaloa liderado por Francisco Arvizu El Jaguar y el otro del grupo delictivo La Línea, que ha controlado durante años esa región, hasta el año 2017, cuando entró el grupo foráneo a disputar la plaza.

Comunidades como El Largo Maderal, Las Varas, Las Pomas, La Mesa del Huracán, entre otras, han sido escenarios de enfrentamientos entre grupos. Ha habido detención de agentes municipales porque presuntamente están relacionados con un grupo delictivo y también agentes estatales señalados situaciones similares.

El último enfrentamiento sucedió en Las Pomas, pero no trascendió. A la gente de las comunidades le avisaron poco antes para que se resguardara en sus casas.

El pasado 15 de septiembre, suspendieron la celebración del grito de independencia en El Largo Maderal, y el 8 de octubre, los habitantes vivieron horas de terror cuando llegaron alrededor de 60 hombres armados de La Línea en varios vehículos para atacar presuntamente a otro grupo contrario.

Durante varias horas la gente de la región pidió apoyo porque el ataque fue anunciado en altavoces y la presencia del grupo delictivo fue evidente. No obtuvieron respuesta por parte de las autoridades estatales ni federales, hasta la noche.

Posteriormente, la Fiscalía General del Estado de Chihuahua y la Comisión Estatal de Seguridad informaron que se coordinaron con elementos del Ejército, de la Policía Federal y de la Guardia Nacional para desplegar un fuerte operativo para encontrar a los responsables del enfrentamiento entre civiles armados registrado en la localidad de Las Pomas, municipio de Madera.

Esa última ocasión encontraron dos muertos, en una brecha que va de Largo Maderal a Las Pomas y ahí mismo se encontraban siete vehículos abandonados, tres de estos fueron calcinados.

Hoy, los maestros de El Largo Maderal confirmaron que la misma gente de la comunidad avisa sobre el riesgo de un enfrentamiento y todos atienden ese llamado.

El nombre de El Jaguar ha sido confirmado en varias ocasiones por el fiscal general de Chihuahua, César Augusto Peniche Espejel, como líder del cartel de Sinaloa en la zona. Hoy por la tarde lo volvió a mencionar, cuando informó sobre el caso de la familia LeBarón.

El funcionario dijo que uno de los móviles es que los atacantes confundieron a las mujeres con sus hijos, porque viajaban en convoy en camionetas de civiles. Refirió que los grupos que mantienen la disputa por la plaza por el trasiego de drogas, es uno del cartel de Sinaloa llamado Jaguares, el cual se ha fragmentado y la parte contraria es apoyada por el brazo armado del cartel de Juárez, La Línea o por el cartel Jalisco Nueva Generación.

Más temprano, en la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo Montaño, dijo que en la zona donde ocurrió la tragedia de los LeBarón opera también el grupo Los Salazares, que estaría enfrentado con un grupo aliado con el cartel del Pacífico.

Los Salazares han sido señalados por varios delitos, entre ellos, el asesinato de la periodista Miroslava Breach Velducea. Ese grupo también opera en el municipio de Chínipas, colindante también con Sonora, y de donde era originaria la periodista, quien fue amenazada justo por gente de ese cartel, justo después de una publicación de narcocandidatos que evidenciaba como uno de estos, a un sobrino del jefe del cartel, a Juan Salazar Ochoa.

El temor por los enfrentamientos y por la impunidad, permeó esa frontera entre Chihuahua y Sonora, que, desde hace meses, mantiene en disputa a por lo menos dos grupos del mismo cartel de Sinaloa, que ha dejado varios muertos y hasta narcomantas. (Patricia Mayorga)

 

El Clima