¡Qué risa, llamarle socialista al gobierno de Andy López! PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Mario Alfredo González Rojas   
Sábado, 16 de Noviembre de 2019 16:44

Mario Alfredo González Rojas.

 

¿A qué le llaman muchos, gobierno socialista? ¿A qué le llaman también, de izquierda? Al actual gobierno de México, no ha faltado quien le diga que es socialista, pero por más que se le busque, no hay signos que lo identifiquen como tal.

 

De acuerdo a la teoría marxista, un gobierno socialista es el que - sin profundizar más - es dueño de los medios de producción, o sea, que no existe la iniciativa privada como en el mundo capitalista, porque el Estado es el que tiene en sus manos las fábricas, los talleres; las materias primas, las máquinas, las herramientas, el dinero.

 

Al controlar el gobierno los instrumentos y materiales que intervienen en el proceso de trabajo, el producto, las ganancias son administradas por el mismo. En México, el sistema socio económico político es capitalista. Hay que recordar a grandes rasgos, cómo en el gobierno de Lázaro Cárdenas, se quiso imponer una educación de tipo socialista, pero ésta no prosperó porque faltaban las bases. El sistema era como el actual, de tipo capitalista, y no se podía llegar a ninguna parte de esta manera. Se puede hablar de una educación socialista, de un arte también socialista, cuando la causa, las estructuras son socialistas.

 

López Obrador no es por ningún concepto un socialista. En el país continúa el capital privado en los bancos, las maquiladoras, otro tipo de industrias, la agricultura está en manos de particulares, etc. Y de pilón, el llamado AMLO, es un predicador laight de los evangelios, un defensor de la Biblia, de alguna manera un "mocho". En el marxismo no tiene cabida la religión, a la que llamó Lenin, el opio del pueblo.

 

Lenin instauró un gobierno socialista a raíz de la Revolución de octubre de 1917, acaeciendo después la integración de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas. Recuérdese, que la primera fase del Comunismo es el Socialismo, y  en esta obtendrá cada quien lo que merezca en base a su preparación y a su trabajo. Sólo así se podrá llegar al Comunismo, sistema en el que cada cual recibirá su remuneración de acuerdo a sus necesidades.

 

Superficialmente, si se quiere, este es el socialismo y este es el comunismo, pero deben contar con una base concreta, repetimos, que es cuando el gobierno es el dueño de los medios de producción, como ha quedado dicho líneas arriba. El que AMLO (aliado servil, bien servil de Estados Unidos), tenga acciones asistencialistas, no significa que sea socialista, en todo caso es paternalista y populista. Y el que se llame, él, humanista, no lo hace tampoco abanderado del cristianismo como lo ha dicho de alguna manera.

 

En su demagogia y verborrea refulgentes se siente predicador, pero eso queda para constituirse en el hazmerreir del pueblo. De paso, en menos de un año de su gestión se ha consolidado como un violador de la Constitución, sin que haya una oposición seria y responsable que le exija cuentas. ¿Su último raspón a la Carta Magna? La imposición de Rosario Piedra en la Comisión Nacional de Derechos Humanos: primero, la puso como candidata, siendo directiva de MORENA, lo que es un impedimento legal; segundo, el proceso de selección fue fraudulento.

 

Este es el gobierno "socialista" de López.

 

El Clima