¿La aplicación de la NOM-035-STPS-2018 será una utopía? PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Benito Abraham Orozco Andrade   
Martes, 26 de Noviembre de 2019 06:22

 

Benito Abraham Orozco Andrade.

 

El pasado 23 de octubre entró en vigor la “Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo-Identificación, análisis y prevención”, cuyo objetivo es el de establecer los elementos para identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial, así como para promover un entorno organizacional favorable en los centros de trabajo. Dicha norma rige en todo el territorio nacional y aplica en todos los centros de trabajo.

        

Este nuevo propósito en favor de los trabajadores indiscutiblemente es positivo. Las condiciones prevalecientes en la generalidad de los centros de trabajo, durante décadas, les han sido adversas, y la resistencia al cambio se avizora complicada pero no imposible. Con la reforma laboral del pasado primero de mayo se logró un enorme avance en materia de democracia sindical, lo cual era impensable hace unos años, pero ya es una realidad, y el seguir cosechando logros a favor de la fuerza laboral de nuestro país, debe continuar.

 

La NOM-035-STPS-2018 establece entre otras obligaciones para el patrón las de adoptar las medidas para prevenir y controlar los factores de riesgo psicosocial, promover el entorno organizacional favorable, así como para atender las prácticas opuestas al entorno organizacional favorable y los actos de violencia laboral. Asimismo, señala que deberá Identificar a los trabajadores que fueron sujetos a acontecimientos traumáticos severos durante o con motivo del trabajo y, canalizarlos para su atención a la institución de seguridad social o privada, o al médico del centro de trabajo o de la empresa.

 

No es fácil imaginar que en ambientes donde se ha venido realizando un maltrato a los trabajadores, ya sea por la relación complicada con jefes y compañeros, por la carga de trabajo, por las acostumbradas jornadas laborales extensas y extenuantes, por los bajos y diferenciados salarios en trabajos iguales, por la inmoral e ilegal contratación de personal de honorarios sin el disfrute de diversos derechos y prestaciones fundamentales, por el acoso sexual a mujeres y hombres, etc., ahora los patrones que han promovido lo anterior hasta como medida de sumisión, tengan que dar cumplimiento e implementar las condiciones necesarias para que la Norma que nos ocupa se consolide en la práctica.

 

La Norma considera aspectos fundamentales de violencia laboral que son cotidianos que en la mayoría de los centros de trabajo (públicos y privados), como lo es el acoso y el acoso psicológico que los define como: “aquellos actos que dañan la estabilidad psicológica, la personalidad, la dignidad o integridad del trabajador. Consiste en acciones de intimidación sistemática y persistente, tales como: descrédito, insultos, humillaciones, devaluación, marginación, indiferencia, comparaciones destructivas, rechazo, restricción a la autodeterminación y amenazas, las cuales llevan al trabajador a la depresión, al aislamiento, a la pérdida de su autoestima”.

 

Igualmente alude a hostigamiento (el ejercicio de poder en una relación de subordinación real de la víctima frente al agresor en el ámbito laboral, que se expresa en conductas verbales, físicas o ambas) y a los malos tratos (aquellos actos consistentes en insultos, burlas, humillaciones y/o ridiculizaciones del trabajador, realizados de manera continua y persistente -más de una vez y/o en diferentes ocasiones-), conductas que también son de todos los días.

 

Una barrera importante que debe rebasarse es la concerniente al temor, pues no le será sencillo al trabajador expuesto a un riesgo psicosocial en comento, hacer el aviso o la denuncia a que haya lugar para su debida atención, sin preocuparse por las represalias que pudieran derivar de tal “atrevimiento”, salvo que cuente con el apoyo efectivo de un sindicato.

 

Ahora bien, de la misma manera se establecen obligaciones para los trabajadores como la de observar las medidas de prevención y, en su caso, de control que dispone la citada norma, así como las que establezca el patrón para: controlar los factores de riesgo psicosocial, colaborar para contar con un entorno organizacional favorable y prevenir actos de violencia laboral.

 

De concretarse la NOM-035-STPS-2018, los costos para los patrones y para las instituciones sociales, más que una carga, vendrán a ser una inversión, pues en un ambiente sano de trabajo se obtendrá un mejor desempeño laboral, con el consecuente incremento en la productividad y en la disminución de pacientes en el sector salud en el sector salud en nuestro país, entre otros grandes beneficios.

 

El Clima