Radio Educación llega a sus 95 años de fecunda existencia PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Mario Alfredo González Rojas   
Domingo, 01 de Diciembre de 2019 18:04

Mario Alfredo González Rojas.

 

El 30 de noviembre fue aniversario de Radio Educación. Entonces inició sus transmisiones, una difusora que ha contribuido en mucho, a la difusión en nuestro país de la cultura y el entretenimiento con altos niveles de calidad. Eso es innegable.

El proyecto de este canal de comunicación surgió con José Vasconcelos, cuando desempeñaba el cargo de Secretario de Educación Pública en el gobierno de Álvaro Obregón. Primeramente, Vasconcelos presentó la iniciativa para crear la Secretaría de Educación Pública, luego de haber sido rector de la Universidad Nacional de México y jefe del Departamento de Bellas Artes. Radio Educ. surgió después de que el llamado Maestro de América, dejara el cargo de la SEP. Siendo Bernardo J. Gastélum, en su carácter de secretario de Educación Pública, el que dijo el discurso de inauguración de la emisora; habló de los grandes retos de la educación y en particular de la alfabetización.

Precisamente Vasconcelos, siempre Vasconcelos, había editado muchos libros de los clásicos griegos y latinos cuando fue secretario de Educación, encontrándose con la desagradable sorpresa de que no iban a ser leídos por la mayoría, debido a que el 85 % de la población mexicana era analfabeta. Y fue entonces cuando tuvo la genial idea, de emprender una enorme campaña de alfabetización en el país.

Se iniciaron las transmisiones con la toma de posesión de Plutarco Elías Calles, como presidente de la república. En 1968 la difusora inició un nuevo ciclo, luego de superar tropiezos derivados de sucesos políticos. En la actualidad es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Cultura, y en 2017 empezó a transmitir en FM. Sigue siendo un medio de comunicación, en beneficio de las tareas educativas y culturales del país, como quiso José Vasconcelos que así fuera.

En el país, son muy contadas las radio difusoras, que con el carácter de públicas han librado una lucha constante en contra de la ignorancia y a favor del buen gusto. Por desgracia, su contraparte, la radio comercial, en su inmensa mayoría se ha visto reducida, según mi modesto y estrecho punto de vista, a un enaltecimiento de programas insustanciales, que en nada abonan al enaltecimiento de nuestro lenguaje y a la ampliación de la cultura del pueblo.

 

El Clima