Cooperación y solidaridad, ante todo PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Isaías Orozco Gómez   
Domingo, 22 de Marzo de 2020 14:11

Isaías Orozco Gómez.

 

         Dos eventos sobresalientes estamos  viviendo los chihuahuenses, todos los mexicanos, en lo que va del año en curso: uno,  de carácter nacional, que viene siendo el “Censo 2020 de población y vivienda”, que se está llevando a cabo en todo los EUM, por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI); y, el otro, la muy lamentable contingencia sanitaria presentada en todo el orbe, provocada por la presencia y expansión del CORONAVIRUS Covid-19.

         Ambos sucesos, de una u otra manera, directa o indirectamente, llamarán nuestra atención con respecto a la situación económica, social, política, educativo-cultural, en que viven y se están desenvolviendo cotidianamente los más de 123 millones de mexicanos que habitan el territorio nacional, como resultado del Censo 2020; y de igual manera, considerando los mismos rubros, los miles de millones de seres humanos, que pueblan el resto del Globo Terráqueo, que por desventura están enfrentando el indeseable Covid-19.

         Desde luego, las endemias, epidemias y pandemias que  históricamente y hasta el presente ha  padecido  la humanidad, como la que está atrapando la atención de todo los gobiernos del mundo, y generando la preocupación y angustia de los gobernados, no discriminan al ente para alojarse en él; no se fija en si es de tal o cual “raza” o nacionalidad, de cierta posición económica y social, de tal o cual creencia religiosa, si milita política e ideológicamente en la izquierda o en la derecha, si…

         Lo que sí ha sucedido y está sucediendo, es que, mientras los que  tienen mayores posibilidades económicas, altos ingresos; y, por ende, mayor y mejor calidad de vida, tienen más posibilidades de ser atendidos hospitalariamente y librarla. Por ejemplo, quien “tiene dinero”, si puede pagar la prueba del Covid-19, que hoy por hoy, tiene un costo promedio de cinco mil pesos. Pero los que sí están más expuestos a ese y más virus, son los fregados, los explotados por siglos, los trabajadores de la ciudad y del campo, que si acaso, algunos de ellos tienen uno, dos o tres salarios mínimos de ingreso, Pero, otros, no cuentan con la seguridad de un ingreso ya no digamos diario, sino de vez en cuando, Tales son los casos de los hombres y mujeres que “viven” del cultivo de la tierra, y de los trabajadores urbanos eventuales o del comercio informal.

         Desde el punto de vista económico y sociológico, en México  como en el resto del Planeta Tierra, sigue existiendo la pobreza moderada y la extrema, la absoluta y la relativa. De ahí la importancia de los resultados del Censo 2020 que el INEGI dé a conocer antes de que termine el año en curso. Sabremos si efectivamente de los 123 millones de mexicanos, más de 70 millones siguen viviendo en la pobreza: 50 millones en  moderada y el resto en pobreza extrema. Se considera a los pobres extremos como las personas que no tienen un nivel de nutrición suficiente, lo cual incide en un desempeño físico y mental deficiente que no les permite participar en el mercado de trabajo, ni en actividades intelectuales como la educación en sus diversos niveles.

         Está comprobado, que los efectos de la DESNUTRICIÓN son variados, entre otros, retardo muscular, retardo muscular, retardo en crecimiento, tendencia a las  enfermedades, VULNERABILIDAD a las INFECCIONES y disminución de la capacidad y esfuerzo para el trabajo. Vamos a ver que nos dice el Censo 2020 en relación a otros indicadores de la pobreza como: el porcentaje de población analfabeta de quince años o más, el de viviendas sin agua potable, drenaje y electricidad, el número promedio de personas que habitan en un cuarto, el porcentaje de viviendas con piso de tierra tanto en el medio rural como en el urbano.

         Sabremos si aún es alto el número de comunidades que no cuentan con servicios públicos-gubernamentales de educación, salud, recreación y deporte.

         En el Continente Americano, en los otros cuatro no menos importantes Continentes, la situación de pobreza no difiere mucho de las características anotadas con relación a los EUM, de los casi 7 mil quinientos millones de habitantes de la Tierra, 6 mil millones puede considerarse, sobreviven en el rango de pobreza moderada y relativa o, penosa e injustamente, en pobreza  extrema  y absoluta.

         Se confirma entonces, que ante el SERIO RETO de salud individual y colectiva, nacional y mundial que provocó el CORONAVIRUS Covid-19, se impone hacer conciencia de la gravedad del mismo, y que solamente con la COOPERAQCIÓN y la SOLIDADRIDAD de los gobernantes y pueblos que conforman los Estados-Nación del Paneta Tierra, será posible que todos los hombres y mujeres que lo habitan, pronto, muy pronto, eliminen el tal agente patógeno y sus  nocivas consecuencias.

         Afortunadamente, ya hay muestras evidentes de esa cooperación internacional, según vídeo que me llegó, “aviones con medicamentos y médicos Cubanos, Venezolanos, Chinos y Rusos están aterrizando en los países en debacle para llevarles los apoyos requeridos.”

         La otra cara de la moneda, son esas personas que aquí en  el país, centralmente en la CDMX,  esencialmente las cúpulas politiqueras de la oposición conservadora o de derecha, en un claro y evidente deseo de que “caiga” o deje el poder el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, sus deseos mezquinos, perversos, MISÁNTROPOS, esperan que el número de muertos por la contingencia señalada, sea EXPONENCIAL, para culpar al Presidente Constitucional de los EUM,  de eso y más.

 

El Clima