Catálogo de virus PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Francisco Flores Legarda   
Jueves, 28 de Mayo de 2020 09:31

Francisco Flores Legarda.

 

“No somos seres humanos viviendo una experiencia espiritual; somos seres espirituales viviendo una experiencia humana.” Jodorowsky

 

En México nos acercamos al proceso de desconfinamiento, con la certeza de que el SARS-Cov2 se mantendrá no sólo en el catálogo de virus recurrentes. Nos acercamos al primero de junio, para invocar a todas las personas que mantuvieron las actividades esenciales asumiendo riesgos para que los demás nos mantuviéramos alejados de posibles fuentes de contagio. En el recuento algún día, espero pronto, tendremos la relación de los esencialistas fallecidos. En ella se incluirá no sólo al personal médico-sanitario. Miembros del Ejército, de la Marina, de las unidades de policía, de abarrotes y supermercados, trabajadores del sector energía y de las telecomunicaciones, de la distribución de agua potable y de recolección de basura, los empleados de sucursales bancarias. En el cumplimiento del deber se sacrificaron por nosotros, los “inesenciales”. Esa relación nos dará cuenta de que los más expuestos fueron, al final del día, los más afectados fatalmente. Pero también se apreciará, en otra relación, la sevicia de quienes estando en la lista de las actividades no esenciales mantuvieron activos sus establecimientos comerciales y expusieron a sus trabajadores, hasta hacerlos sucumbir por la infección del virus. Porque para sus patrones debían morir para no mermar la ganancia. Un crimen industrial.

 

Otro relato que se reescribirá es el de la desigualdad social, de manera de que ya no dé pie nada más a cifrarlo en estadística, sino en acciones deliberadas para reducir dicha desigualdad. No como causa, sino como difusor de contagios epidémicos. En la Ciudad de México, al inicio de la sucesión de infectados se anotó la alcaldía de Miguel Hidalgo, sede de conspicuos barrios residenciales, cuyos habitantes con posibilidades de viajar al extranjero bien pudieron ser, unos cuantos, portadores e introductores del virus. No tuvieron que pasar muchas semanas para después convertir a la alcaldía de Iztapalapa en la demarcación política con más contagios -y eso que se suspendió la congregación masiva de la representación de la Pasión. Miles de sus habitantes viven hacinados, tienen que salir a buscar el sustento diario. El confinamiento en esas condiciones es una medida complicada, ilusoria. Meet, Skype, Zoom, son tecnologías muy agradecidas y ponderadas por la clase media porque les permitió dar continuidad a sus actividades. En Iztapalapa la tecnología, a través de la red WhatsApp, se convirtió en polvorín de noticias falsas y medios para convocar a reuniones festivas como la del diez de mayo recién.

 

Por eso son inhumanas las expresiones que siguen descalificando la política social, así como el reacondicionamiento del sector salud para rescatarlo de las manos de la corrupción. El gran esfuerzo para hacer política incluyente, sin someterse al gremialismo que ha sido motor de la desigualdad, provoca el malestar de gremios con abierta indisposición a ceder algo a quienes no tienen voz, ni organización.

 

Salud y larva vida.

 

Profesor por Oposición de la Facultad

@profesor_F

 

El Clima