De gobernantes electos a líderes comprometidos PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Ernesto Avilés Mercado   
Sábado, 06 de Junio de 2020 09:34

Ernesto Avilés Mercado.

 

Hablando y escribiendo.

 

Los grandes momentos que la historia ha registrado, que en donde se ha puesto en peligro la integridad de personas, familias y sociedad en general, han sido caldo de cultivo para conocer de que están hechas las representaciones y en que se convierten.

 

Esta pandemia, ha servido para conocer el tipo de gobernantes que contamos y el vacío de liderazgos que tenemos.

 

En el mismo escenario es también cuando los liderazgos mayores se enaltecen, crecen y se consolidan como centros de atención y seguimiento de cientos y miles de liderazgos menores, los cuáles crecen al igual que los demás, cuando en un trabajo con fines comunes, las formas de actuar se respetan, porque el propósito es dentro de la diversa y natural heterogeneidad, descubrir y acrecentar las causas comunes que hacen crecer el espíritu de unidad y fuerza.

 

En el país más importante del mundo como es nuestro vecino del norte, el comportamiento del presidente ha sido totalmente acorde y congruente con su propia formación, conocida desde antes de alcanzar la casa blanca: misógino, intolerante, soberbio y autoritario.

 

En el caso de México, el comportamiento del presidente ha roto con cualquier otro esquema conocido; no camina acorde a lo que podría llamarse normalidad, no sigue los caminos andados, donde se han construido instituciones multinacionales, que responden a esquemas financieros, donde la entrada es muy grande y la salida apenas visible.

 

Tantos años buscando la presidencia y desde los últimos 20 con posibilidades reales de alcanzarla, le han servido para entender que la política nacional es una estrategia con fines diversos, donde las promesas valen lo que el tiempo le acomoda y los compromisos surgen como estandartes de batalla, donde el fin es lo que brilla y las formas lo que no se alcanza a distinguir.

 

El gobernador de Chihuahua, también es un personaje inédito en la historia de nuestra tierra, político formado en el debate parlamentario, mayormente en el congreso de la unión, donde en teoría se define el rumbo del país, su reino no es de este estado, y tal vez no porque no le haya interesado, sino porque el trabajar como legislador en beneficio de Chihuahua, gobernado por priistas, nunca fue su prioridad; para Javier, prioridad siempre ha sido mantenerse en la parte mas alta de la opinión pública, convirtiendo su tribuna, en trinchera permanente en contra del presidente en turno, golpeando piedra en contra de quienes detentan el poder, porque es una excelente inversión, sobre todo cuando se tiene la lengua muy larga y la cola muy corta.

 

El tener perros en lugar de hijos, le ha redituado tener el tiempo y recurso suficiente para dedicarse totalmente a su principal y única actividad: la política.

 

Sin embargo, es incapaz de poder hablar enteramente de empatía con quienes representa, porque en su enorme mayoría son jefes de familia, con sus altas y sus bajas, con el compromiso de formar integridad y valores, perdonando y sancionando, compartiendo encuentros y desencuentros, entendiendo la vida como una forma de contribuir a mejorarla dejando lo mejor de ellos como un legado a la posteridad: Javier Corral no podrá hacerlo, porque nunca ha sido su prioridad, tan solo proporciona alimento y alisa el pelaje de sus mascotas.

 

Innegable sería desconocer la herencia política que dejará para la nación, como un legislador que lucho contra los poderes fácticos del país, logrando que el espectro radiofónico no se cediera para los monopolios televisivos y por saber escoger siempre sus adversarios políticos: sólo los presidentes en turno.

 

 Su desempeño como gobernador, ha sido también congruente con su propia formación, nunca ha dejado de lado su fin máximo, legítimo sin duda, como es el de buscar la presidencia de la República, a cosa de lo que sea, pasando por encima de quien se le atraviese.

 

Siempre será una meta para cualquier político, el representar a su Estado, porque también en teoría, es el momento en que puede cambiar las formas de hacer política, de apoyar a quienes lo requieran, pero no de forma individual, que también es importante, sino de consolidar infraestructura, de hacer valer la procuración y administración de justicia, de formar nuevos liderazgos, a partir de un gobierno abierto, incluyente y capaz.

 

La soberbia de Javier, ha sido una constante en su forma de gobierno; todo cuanto criticaba en su etapa de legislador, ahora la vive intensamente como mandatario…… 

 

Justicia para Chihuahua ha sido el mayor fracaso de su gobierno; los peces chicos han caído y aceptado solo dos sentencias mediante procedimientos abreviados, pero los que han aceptado el litigio como camino hacia conocer la verdad, han contado con la visión de los juzgadores federales, que en una constante, les han corregido la plana a los juzgadores locales.

 

El menosprecio de Javier Corral hacia los agentes del Ministerio Público, al insultarlos con aumentos de 100 pesos; el estar de acuerdo en colocarles checador al exterior de sus oficinas, el voltear la vista cuando le reclaman el desabasto de medicamentos en las instituciones de salud, aunque les quiten en dos rubros ICHISAL y PENSIONES, cuando ninguno funciona.

 

Claramente se le estuvo diciendo que la mentalidad de Aparicio, como de Peniche, así como los agentes federales colocados en cargos de gran responsabilidad, era de asociarse con bandas del crimen organizado para obtener cuotas permanentes y de esa forma “trabajar” para cuando fueran despedidos, como sucedió, simplemente porque nunca tuvieron arraigo en Chihuahua, su gentes, sus instituciones y aún sus gobernantes, les valió un comino, porque siempre tuvieron en la mente el ganar dinero extra, obtener las mejores ganancias de los negocios ilícitos, porque así fueron formados en las instituciones federales, no pudieron actuar de manera diferente, porque no sabían como hacerlo.

 

La excepción a la regla parece ser Emilio García Ruíz, quien no tuvo que esperar mucho para destapar la cloaca y detener a quienes no entendieron que los tiempos de Aparicio habían terminado y por lo tanto, también se terminaron los acuerdos para las cuotas y especialmente para actuar con toda impunidad….ojala no sea una llamarada.

 

REFORMA ELECTORAL, BUENA, PERO MALO EL MENSAJERO

 

En los funerales quiere ser el muerto, en las bodas el padrino y en las fiestas la quinceañera. Así se sintetiza a Javier Corral en el gobierno; Bajó los brazos ante la delincuencia, bolsea a los burócratas con la compensación, anda de méndigo entre los ricos del pueblo y no se da cuenta de las entregas sesgadas que se hacen de los apoyos.

 

En lugar de socializar la reforma electoral, canalizándola por medio de su partido, prefiere convocar a grupos de legisladores para pedirles su apoyo, invitándolos a comer para venderles las bondades de la reforma, que es buena, pero que aunque lo niegue trae aparejada la dedicatoria para Madero, llegando a comentar entre su circulo cercano, que todavía tiene en contra de Maru, los recibos firmados por ella y su secretario Jáuregui, entregados por Jaime Herrera Corral, operador de Duarte y ahora flamante testigo protegido, banquero y socio también de los ricos del pueblo… Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla