Reapertura económica en Chihuahua será paulatina, cauta y escalonada PDF Imprimir E-mail
Escrito por Redacción   
Viernes, 12 de Junio de 2020 12:23

El cambio de color en el semáforo será de acuerdo al comportamiento de los indicadores acordados.

 

Reitera gobernador Javier Corral que los principales objetivos en el combate al coronavirus son la vida y la salud de las personas y que el cambio de color en el semáforo será de acuerdo al comportamiento de los indicadores acordados.

 

El gobernador Javier Corral Jurado y la subsecretaria de Prevención y Promoción de la Salud, Mirna Beltrán Arzaga, explicaron el mecanismo para medir el impacto del COVID-19 en el estado, que permita mover el semáforo, es decir, la reactivación paulatina, cauta y escalonada, de actividades sociales, educativas y económicas en la entidad.

 

En la emisión No. 26 del programa Chihuahua Adelante, el gobernador asentó que en medio de una realidad económica se tienen que seguir observando los principales objetivos en materia de salud y de combate al coronavirus que son la vida y la salud de las personas.

 

Reiteró que existe un acuerdo de colaboración, coordinación y entendimiento con autoridades sanitarias del Gobierno Federal, particularmente con la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud que dirige el doctor Hugo López Gatell, para el análisis del semáforo, que es el mecanismo para medir la reactivación y reapertura económica, basado principalmente en 4 indicadores: porcentaje de ocupación hospitalaria, de positividad COVID, tendencia de casos hospitalizados, y tendencia del síndrome COVID-19.

 

Al respecto, la subsecretaria de Prevención y Promoción de la Salud, Mirna Beltrán, expuso que donde existen picos de movilidad, ha sido un patrón muy exacto que a los 10 u 11 días se presenta un pico en el número de contagios, “eso lo hemos visto durante las cuatro últimas semanas”.

 

Agregó que es importante que sepamos que hay un impacto cuando nos movemos sobre todo a lugares de concentración, “es ahí cuando se dispara la cantidad de casos y lo que nos puede llevar a un aumento en la ocupación hospitalaria”.

 

La ocupación hospitalaria y la tendencia de casos hospitalizados están estrechamente ligados la capacidad instalada, la cual se vino preparando desde los primeros días de febrero cuando se empezó a trabajar en la planeación para afrontar la contingencia con la reconversión de hospitales, adquiriendo insumos, equipamiento y capacitando a todo el recurso humano disponible.

 

Aseguró que además la articulación intersectorial es muy importante porque el Gobierno del Estado no puede solo, la Secretaría de Salud tampoco puede sola y los determinantes sociales de la salud son básicos en este tipo de contingencias.

 

“Se debe orientar a la población en materia de educación en salud, debemos desaprender y reaprender las nuevas medidas bajo las que tenemos que vivir en una contingencia de esta magnitud”, expuso al participar en el programa Chihuahua Adelante del gobernador Javier Corral.

 

“En el caso del porcentaje de positividad que es actualmente del 48% y es por el cual tenemos Semáforo Rojo” explicó que va en función de todos los insumos de los cuales Gobierno del Estado se ha allegado desde la fase de preparación y durante toda la operatividad, así como también de la capacidad y procesamiento de pruebas diagnósticas, no únicamente en el Laboratorio Estatal de Salud Pública, sino en el resto de laboratorios y hospitales privados, que también procesan este tipo de muestras.

 

Respecto a la tendencia del síndrome COVID o vigilancia epidemiológica, la cual se encuentra en Semáforo Naranja, se revisa diariamente en las plataformas en donde se capturan todos los casos y los sospechosos. Este indicador, se construye en una tendencia de 10 días previos, que es el periodo de incubación en el cual se llegan a presentar los síntomas desde que una persona se infecta.

 

Otras variables que deben considerarse son: el número de población que atienden los hospitales, el cual es del 36%; qué municipios confluyen en atención hospitalaria, cuánto tiempo tarda en llegar una persona para recibir atención, qué enfermedades concomitantes tienen esas localidades, entre otras.

 

La comorbilidad juega un papel importante, ya que aumenta el riesgo de que una persona que enferme por COVID-19 requiera hospitalización e incluso atención en una unidad de terapia intensiva.

 

A su vez, el gobernador Javier Corral, informó que el Gobierno Federal les hizo llegar la propuesta de semaforización para Chihuahua, correspondiente a la semana del 15 al 21 de junio, en la cual se continuaría en semáforo rojo, o alerta máxima, ya que se estableció que si cualquiera de los elementos de medición se encuentra en rojo, el semáforo se considera del mismo color.

 

Explicó que el Gobierno Federal registró en un 22% la ocupación hospitalaria por la Infección Respiratoria Aguda Grave (IRAG), aunque localmente se tiene registrada en un 36%.

 

Coincidió con la Federación de que el porcentaje de positividad de COVID es de 40% y la tendencia de casos hospitalizados está en el color naranja, al igual que la tendencia de la actividad de la enfermedad.

 

“Nosotros en materia sanitaria no hemos querido llevar en ningún momento, diferencias o discrepancias que tengamos, al ámbito público, porque nos parece que a veces ese tipo de debates terminan confundiendo más a la población”, sin embargo, explicó que lo han hecho en espacios institucionales y cauces adecuados, reconociendo que las autoridades federales han sido receptivas a muchas de las propuestas que Chihuahua ha realizado.

 

Reveló que Chihuahua es uno de 8 estados que está dentro de un plan piloto para tener una sola base de datos más accesible y mucho más ágil que permita tener información más oportuna y más eficaz.

 

“De hecho, ayer se dio a conocer en la conferencia de prensa vespertina del Sector Salud, que Chihuahua es el estado con el menor índice o tasa de actividad, entendida ésta como los casos que presentaron síntomas en los últimos 14 días”, destacó.

 

En cuanto a la propuesta de contar con un semáforo regional en la entidad, dijo que sigue en análisis con el equipo de salud del Gobierno Federal.

 

El mandatario estatal indicó que se trata de tomar la mejor decisión pensando en el bien de las personas y cuidando la economía, para reactivar las actividades en donde sea posible sin poner en riesgo a un mayor número de habitantes que no solo desarrollen la enfermedad, sino que posiblemente mueran, “porque en esta ecuación se trata de salvar vidas”.

 

“Por supuesto, que también se trata de salvar los mayores negocios que sea posible, pero entre salvar negocios y salvar vidas, lo primero es salvar vidas. Ese valor es absolutamente incuestionable, para nosotros no hay duda, entonces queremos reabrir con cuidado y con información objetiva”, enfatizó.

 

Mirna Beltrán reiteró que semáforo en Chihuahua permitirá una reapertura paulatina, cauta, ordenada y segura, de las actividades sociales, educativas y económicas.

 

Comentó que a la población le toca seguir las medidas de higiene y sana distancia, el autocuidado en la salud, que son estrategias que llegaron para quedarse en el hogar, en la escuela, el trabajo y en los espacios públicos.

 

Dichas medidas son: lavarse constantemente las manos con agua y jabón; no saludar de mano, beso o abrazo; estornudar o toser utilizando en el pliegue interno del antebrazo, desinfectar superficies comunes diariamente y el uso de cubrebocas.

 

Además, si se tiene afección respiratoria o alguna comorbilidad, quedarse en casa y cuidar a las personas mayores, no visitarlas, únicamente allegarles víveres, y en caso de tener que salir, hacerlo una sola apersona en las actividades esenciales.