Jueces inaccesibles PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Francisco Flores Legarda   
Viernes, 14 de Agosto de 2020 10:05

Francisco Flores Legarda.

 

“No te crees angustias, si el combate es mañana, no vivas hoy con los puños cerrados.” Jodorowsky 

 

SWIFT, Jonathan (Dublín, 30 de noviembre de 1667 – 19 de octubre de 1745) escritor satírico irlandés. 

 

“Los jueces son elegidos de entre los más hábiles abogados cuando estos se vuelven viejos y perezosos y de tal modo han luchado toda su vida contra la verdad y la equidad que se hallan en la fatal precisión de favorecer la opresión, el perjurio y el fraude, hasta el punto de que he visto a varios de ellos rehusar una cantidad considerable ofrecida como un soborno por la parte que obraba según justicia en el temor a injuriar su profesión haciendo una cosa contrapuesta a la naturaleza de su oficio… Todas las decisiones anteriormente acordadas contra la justicia común y la razón general del género humano, bajo el nombre de precedentes, son argüidas por ellos para justificar las más inicuas opiniones, y los jueces nunca dejan de fallar concordemente con ellas (J. Swift, Viajes de Gulliver, 1726, IV, 5).       

 

MEJÍA MADRID, Fabrizio. Como en la idea original y nunca terminada de la sátira de Jonathan Swift, Instrucciones a los sirvientes (1745), los miembros del congreso, los jueces y el ejecutivo no eran más que mayordomos, cocineras, lacayos, cocheros, mozos, administradores de la casa, porteros, recamareras, doncellas, señoras de la limpieza, lecheras, ayas, lavanderas, amas de llaves e institutrices. Estando el poder en el dinero, los demás eran administradores. Por ello, no importaba su honradez ni inteligencia social, sino el “porte”, es decir, que se viera bien. 

 

Salud y larga vida 

 

Profesor por Oposición de la Facultad de Derecho de la UACH. 

@profesor_F