Museo Casa Redonda en Chihuahua, 20 años de unir la historia con el arte Contemporáneo PDF Imprimir E-mail
Cultura - Arte y Cultura
Escrito por Redacción   
Jueves, 17 de Septiembre de 2020 09:22

La zona donde está emplazada la Casa Redonda pertenece a uno de los barrios más antiguos de la ciudad: el Barrio de Santo Niño.

 

Como museo abrió sus puertas al público el 12 de septiembre de 2000, gracias al esfuerzo conjunto del gobierno estatal, de la iniciativa privada de la entidad y del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (PAICE) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

 

A falta de oportunidad para celebrarlo por la contingencia generada por la pandemia de COVID19, presentaron un mensaje y un video en sus redes sociales: 

 

"Durante 20 años hemos caminado contigo, hemos disfrutado exposiciones, conciertos, presentaciones de libros, talleres y muchísimas actividades más.

 

Hemos compartido sorpresas, alegrías, experiencias únicas que nos han fortalecido como comunidad.

 

Hoy no podemos celebrar en vivo nuestro aniversario, pero a la distancia, queremos agradecer a todas las personas que han contribuido a que Casa Redonda Museo Chihuahuense de Arte Contemporáneo sea un espacio abierto para todas las personas.

 

Gracias a las y los artistas que han compartido su obra con nosotros, a proveedores de servicios que hacen posible los eventos del Museo, a la prensa que nos ha mantenido vivos durante todo este tiempo, a Gobierno del Estado de Chihuahua, Secretaría de Cultura, a todo el personal que ha sido parte del equipo Casa Redonda, a las amigas y amigos entrañables, a las vecinas y vecinos de la colonia Santo Niño e Industrial, al gremio ferrocarrilero, a todas las personas que han contribuido con su servicio social y prácticas profesionales, a nuestros guardias de seguridad y personal de limpieza, por supuesto, gracias a ti, visitante por todo lo compartido.

 

Queremos que estés seguro en casa, que la vida nos permita reunirnos pronto para celebrar en conjunto a nuestra amada Casa Redonda ¡Tu casa!"

 

https://www.facebook.com/museocasaredonda/videos/242129747123441/

 

De los cambios que vivió el edificio y la ciudad: 

 

En su origen, la zona estaba relativamente aislada de la ciudad por la barrera física que representaba el Río Chuvíscar, pero con la instalación de la industria harinera, la estación y los talleres del ferrocarril; se convirtió en un foco de atracción para el crecimiento urbano, desarrollándose la ciudad hacia el este del predio de los ferrocarriles, a lo largo de los caminos de hierro, naciendo entonces la colonia Industrial.

 

Está ubicado en un edificio semicircular que data de finales del siglo XIX, el cual funcionó como Casa Redonda del Ferrocarril Central Mexicano, con sede en la ciudad de Chihuahua. Ahí se llevaban a cabo tareas relacionadas con el mantenimiento de este medio de transporte de gran importancia entre los siglos XIX y XX. La Casa Redonda es una construcción en una sola nave de trazo radial, cuyos muros perimetrales son de piedra dura. El acceso a las máquinas estaba resuelto por una arcada de cantera de doce módulos. Las columnas son un par de rieles, la biguería es metálica y sostiene una cubierta de ladrillo recocido y formada por bovedillas, si se pone atención se podrá ver que se recicló parte del material de las vías cercanas. 

 

Alberga la colección de arte moderno del Centro de Arte Contemporáneo, parte de la cual fue donada por doña Carmen Marín de Barreda; otra fue obtenida mediante el programa Pago en especie de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), una más se obtuvo a través de las gestiones que con diversos artistas realizaron el fundador del mencionado Centro, el arquitecto Mario Arras Rodríguez, y la asociación civil del Museo de Arte Contemporáneo.

 

Se trata de una serie de pinturas, esculturas, gráficas y técnicas mixtas de autores como David Alfaro Siqueiros, Fermín Gutiérrez, Enrique Altamirano, Humberto Peraza y Gilberto Aceves Navarro, entre muchos otros.

 

Una de las piezas más interesantes de la colección es el retrato en bronce de Guadalupe Marín, realizado en 1930 por el escultor duranguense Ignacio Asúnsolo. También se encuentran en exhibición piezas y herramientas relacionadas con el sistema ferroviario mexicano.

 

Los talleres y casas redondas del Ferrocarril Central Mexicano, ya como parte de Ferrocarriles Nacionales de México, quedaron situados en las ciudades de México, Aguascalientes, Gómez Palacio, Chihuahua y Cd. Juárez. La función de estas casas era proporcionar servicio de mantenimiento, inspección, aprovisionamiento, alojamiento y reparaciones menores a locomotoras.

 

Las casas redondas constaban de tres elementos fundamentales: una mesa giratoria, edificios y patios anexos, que alojaba los servicios indispensables para su funcionamiento.

 

La mesa giratoria consiste en un mecanismo de tres puntos de apoyo y cien pies de largo, ubicada en un foso al centro radial de la casa redonda, que proporciona una fácil distribución de las locomotoras hacia las fosas de inspección. Contaba con un complejo sistema manual que hacía posible que un trabajador hiciera girar con su sola fuerza una locomotora asentada sobre un tramo de vía, cuyo peso total era de varias decenas de toneladas.

 

Las locomotoras accedían a las fosas de la Casa Redonda por el semicírculo interior del edificio. La fosa de inspección debía tener cuando menos 30 metros de longitud para permitir revisar el piso de las locomotoras.

 

En tiempos del vapor las labores consistían en cambios de anillos, bujes, casquillos, pernos, crucetas, tirantes, muelles, una o dos unidades de recalentador, nivelación y ajuste del movimiento, ajuste de válvula de seguridad, reparación parcial de equipo de aire y tubos, lavado y carga de calderas y cambio de ruedas de la locomotora. Algunas de estas reparaciones variaron con el advenimiento de las máquinas diesel.

 

Anexos a la casa redonda se encontraban el patio de recibo de locomotoras, el patio de almacenamiento con rumbo norte o sur, las vías de aseo, las fosas de inspección, los tanques de almacenamiento de aceite y agua y el arenero. Se contaba con una planta de fuerza, batería de calderas, compresoras de aire y generadores eléctricos, un tanque recuperador de agua caliente, la oficina del mayordomo y los servicios sanitarios para el personal que laboraba en las instalaciones.

 

Ahora el Museo Casa Redonda comparte espacio con el Centro de Convenciones de Chihuahua. 

 

Fuente respecto a lo ferroviario:

http://www.fing.uach.mx/avisos/2012/05/08/promocarnet_casa_redonda/