La guerra patria en el marco del dominio colonial español PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Isaías Orozco Gómez   
Domingo, 20 de Septiembre de 2020 14:04

Isaías Orozco Gómez.

         Los  Honorables directivos de la  Academia Mexicana de Pediatría A. C. y Médico Unidos, en la muy autorizada voz del reconocido Dr. Pediatra y Académico Eduardo Antonio Lara Pérez,  me honraron en invitarme a participar en su 20ª Conferencia, con motivo de las fiestas patrias, la cual se efectuó virtualmente-vía Zoom,  el próximo pasado viernes 18 del mes que corre, a partir de las 19 horas. Plática o audio-video conferencia, cuyo título es el mismo que encabeza la presente colaboración.

         Con la comprensión de El Diario de Chihuahua y de usted apreciable lector, de manera sintética, les compartiré parte de mi modesta charla de carácter histórico, esencialmente lo referente a la lucha insurgente para obtener la INDEPENDENCIA de la otrora NUEVA ESPAÑA. El guion didáctico para la exposición, comprendió los siguientes aspectos: 1- Llegada y expansión del imperio español y portugués al “Nuevo Mundo” (América) S. XV. 2- Causas internas e influencias externas de la Revolución de Independencia (1810-1821). 3- Antecedentes. Rebeliones durante la época colonial. 4- Ideario de los dos primeros grandes caudillos: HIDALGO y MORELOS. 5- Consecuencias inmediatas y mediatas de la GUERRA PATRIA o Revolución de Independencia 1810-1821.

         Entramos en materia. Así inicie: Ustedes respetables doctores pediatras y médicos unidos, saben y recordarán lo que desde las clases de Ciencias Naturales y más específicamente desde la materia de Bilogía, se nos compartió por parte de nuestra maestra o maestro a la sazón, aquel conocimiento cuasi axioma, de que: “órgano que no se usa, se atrofia”.

         De ahí mi doble agradecimiento por haberme invitado a sostener esta modesta charla; pues por el enclaustramiento obligado por la pandemia del coronavirus (Covid-19), hemos dejado de dialogar, de conversar, como lo hacíamos cotidianamente con los amigos, con los compañeros, con los familiares más cercanos, saboreando un aromático café o alguna otra bebida agradable al paladar. Presentándose la valiosa y honrosa oportunidad de ser invitado  a un evento cultural como el que estamos iniciando, que nos llevó a la formal lectura de la respectiva bibliografía temática, permitiéndonos con ello, echar a funcionar nuestro sistema neuronal, nuestras funciones mentales, prestas a alejar lo más distante posible, a la tan temida pareja alemana (el Alzheirmer).

         Dicho lo anterior, en el punto uno, destacamos que a la llegada de los españoles y portugueses al Continente Americano, la belicosa rivalidad entre España y Portugal por el dominio y expansión territorial, se zanjó con la intervención del Papa Alejandro VI, mismo que mediante bula papal se logró que se firmara en 1494, el Tratado de Tordesillas, en virtud  del cual, España se posesionaría de todas las tierras que estuvieran a 370 leguas al occidente de las Islas Azores, y a Portugal una extensa porción de la tierra que se conoce hoy como Brasil, y que algunos geógrafos consideran como otro continente dentro incrustado en el Continente Americano.

         En base al Tratado citado, para 1791, el imperio español había constituido los siguientes virreinatos: de la Nueva España (México y Centroamérica); de la Nueva Granada (Venezuela, Colombia, Ecuador); del Perú (Perú y Chile); del Río de la Plata (Argentina). Y desde luego, Portugal se apodera de Brasil.

         Con respecto a las causas internas de la Revolución de Independencia, destacamos lo siguiente: La situación general de la Nueva  España a fines del S. XVIII, puede considerarse la causa interna primordial de la GUERRA PATRIA o REVOLUCIÓN DE INDEPENDENCIA, tres siglos de cruento dominio y el distanciamiento entre la metrópoli y la Nueva España, impulsaron necesariamente la lucha insurgente de liberación. España nunca se preocupó por mejorar las condiciones ECONÓMICAS, POLÍTICAS y SOCIALES (Educación, salud, cultura en general…) de “sus” colonias, lo que dio lugar a una permanente LUCHA DE CLASES y/o de CASTAS o RACIAL.

         Toda la producción (agricultura, minería, obrajes…) se descargaba en la fuerza de trabajo ESCLAVO de las etnias originarias (indios) y negros. Y SEMIESCLAVA entre los mestizos, en base a la ENCOMIENDA, al REPARTIMIENTO o CUATEQUIL, a los gremios…

         Imperó el monopolio y/o los estancos (oro, plata, alcohol, azufre, nieve, pólvora, seda…). Además se abusó en el cobro de diversos impuestos, derechos de importación y exportación, alcabalas, quinto real, diezmos y otras subvenciones parroquiales.

         En lo referente a la influencia o factores externos, se hizo hincapié en la importancia que tuvo la REVOLUCIÓN INDUSTRIAL iniciada en Inglaterra y sus efectos mundiales. La lectura de las obras de los ENCICLOPEDISTAS FRANCESES, como: Juan María Antonio Nicolás Caritat Marqués de Condorcet (liberal, humanista, anticapitalista), Juan Jacobo Rousseau, Francisco Bacon, Renato Descartes, Juan Locke, Carlos de Secondat-Conde de Mostesquieu, Manuel José Sieyés, Francisco María Arouet-Volataire-, Dionisio Diderot, Adán Smith. Obviamente, la importantísima influencia que tuvo la ILUSTRACIÓN.

         Antes de proseguir con mi guion temático, les comparto la interesante participación del Doctor y Académico Eduardo Antonio Lara Pérez, que condujo de manera excelente la 20ª Conferencia, expresó: Estoy muy agradecido y me parece muy inspirador lo que estamos tratando. Me hizo reflexionar mucho, porque cuando se habla de los eventos de la historia, a veces los entendemos como un suceso nada más, pero si entendemos un poco más de todo lo que ha transcurrido; vemos las causas y los efectos de todo lo ocurrido, me hizo reflexionar mucho, porque cuando se habla de México y de los mexicanos…

         Proseguiremos en la próxima colaboración, ya que  los temas que quedarán pendientes, según nuestro parecer, vale la pena tratarlos más detenidamente y de manera más amplia  .

         Estimado y respetable lector, permítaseme agradecerles por este valioso medio a mi apreciable Esposa Refugio Martha Andrade, y a mis amados vástagos: Xóchitl, Isaías, Benito Abraham, Juan Carlos y Tamara OROZCO ANDRADE, el muy humano y enorme estímulo que siempre me han  brindado, al apoyarme en todos mis compromisos académico-profesionales como el que se está narrando.