El caos y los ataques personales marcan el primer debate entre Donald Trump y Joe Biden PDF Imprimir E-mail
Noticias - El Mundo
Escrito por Redacción   
Martes, 29 de Septiembre de 2020 21:55

Las encuestas exprés realizadas por las cadenas CNN y CBS al terminar el debate concedían la victoria a Biden.

 

El primer debate electoral entre el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden se convirtió en un espectáculo caótico y virulento, chocante en el país más poderoso del mundo. Echó chispas desde el primer momento en el que los dos hombres que pelean por la Casa Blanca pusieron un pie en ese escenario de Cleveland (Ohio).

 

Un Trump en su versión más agresiva, insumiso a los turnos de palabra, se lanzó en tromba contra un Biden que trató de interpretar el papel presidencial, pero también bajó al barro para frenar al mandatario. Lo tachó de “mentiroso”, le llamó “payaso” y lo mandó callar.

 

No pasará este debate a la historia como uno de esos que acabaron determinando la suerte de una elección, sí como muestra del clima de hostilidad que atraviesa el país a cinco semanas de su cita con las urnas.

 

Biden hablaba más a la cámara que a Trump, tratando de apelar a los electores. Trump atizó al contrario con malas formas, al gusto de sus bases más fieles. Si este cara a cara sirve como cata de la estrategia para el 3 de noviembre, queda claro que el presidente sigue confiando en la táctica de 2016 para ganar.

 

Sobre la pandemia, sobre la ola de protestas contra el racismo, la economía, la sanidad o la propia integridad de las elecciones. No hubo asunto en el que la discusión no acabase en llamas.

 

Antes del minuto cinco, Trump ya había llamado a Biden “socialista”. Al cumplirse 10, ya se había referido a la senadora Elizabeth Warren como “Pocahontas” y se había encarado con el moderador, Chris Wallace, una estrella de la cadena conservadora Fox.

 

Y así durante 90 minutos. En un momento, discutiendo sobre el coronavirus, el republicano insultó a Biden: “¿Has dicho la palabra listo? No uses esa palabra conmigo”, señaló, y remató: “Joe, no hay nada listo en ti”. “Oh Dios...”, respondió Biden.

 

Se batieron en el campus universitario Case Western Reserve, en condiciones extrañas, como todo lo que está ocurriendo en esta campaña marcada por la pandemia.

 

Por precaución ante el riesgo de contagios, no hubo apretones de manos ni apenas público, aunque sí concentraciones de protesta contra el presidente en la calle.

 

Era difícil predecir qué podía salir de este primer duelo. Un político veterano, con medio siglo de trayectoria a la espalda, se enfrentaba a un showman de primera, imprevisible y contrario a las reglas del decoro.

 

Al verse ambos por primera vez en vivo y en directo, se abrió la caja de los truenos.