Astros sigue vivo; deja en el terreno a los Rays con HR de Carlos Correa; Bravos apalea a Dodgers PDF Imprimir E-mail
Deportes - Principal
Escrito por Redacción   
Jueves, 15 de Octubre de 2020 21:19

Jonrón en la novena de Correa le dio el triunfo a los texanos 4-3; Bravos cerca de la Serie Mundial, aplica paliza a Dodgers 10-2.

 

El juego comenzó con un jonrón para tomar la ventaja y terminó con un cuadrangular para ganar el juego. Con esos dos swings, los Houston Astros se llevaron la victoria con una pizarra 4-3 sobre los Tampa Bay Rays, en el Juego 5.

 

Con este resultado, la Serie de Campeonato de la Liga Americana se pone 3-2, todavía a favor de las Rayas, y este viernes se volverán a ver las caras, en el que sigue siendo un juego de vida o muerte para la escuadra texana.

 

La ofensiva logró poner al equipo adelante, solo era cuestión de que el pitcheo aguantara. Y aunque no hizo un mal trabajo, dos descuidos fueron suficientes para que esa ventaja se esfumara. Randy Arozarena y Ji-Man Choi se volaron la barda en la quinta y en la octava, respectivamente, para que juego se pusiera 3-3.

 

En la novena tanda las Rayas embasaron a su primer bateador, y aunque lo tuvieron en la segunda base, no apareció el batazo oportuno y el encuentro llegó a la parte baja empatado a tres.

 

Y ahí lo resolvió Correa. Springer y Correa se fueron de 4-1, mientras Brantley produjo dos. El pitcher ganador fue Ryan Pressly, mientras que el perdedor fue Nick Anderson. Séptima Entrada

 

Correa se volvió el héroe de la noche cuando después de que Tampa Bay empató en la parte alta de la octava, resolvió el encuentro con su segundo jonrón de la serie, un batazo que se fue detrás de la barda del jardín central, con el que dejó tendidos a sus rivales.

 

Los Astros rompieron el cero con el sello de la casa, con un jonrón en la primera entrada, ahora de Springer. En la tercera los Rays empataron el duelo pero los texanos se alejaron 3-1 con un sencillo productor de dos carreras de Michael Brantley.

 

La ofensiva logró poner al equipo adelante, solo era cuestión de que el pitcheo aguantara. Y aunque no hizo un mal trabajo, dos descuidos fueron suficientes para que esa ventaja se esfumara.

 

Randy Arozarena y Ji-Man Choi se volaron la barda en la quinta y en la octava, respectivamente, para que juego se pusiera 3-3.

 

En la novena tanda las Rayas embasaron a su primer bateador, y aunque lo tuvieron en la segunda base, no apareció el batazo oportuno y el encuentro llegó a la parte baja empatado a tres. Y ahí lo resolvió Correa. Springer y Correa se fueron de 4-1, mientras Brantley produjo dos.

 

El pitcher ganador fue Ryan Pressly, mientras que el perdedor fue Nick Anderson.

 

 

Atlanta cerca de la Serie Mundial, le aplica una paliza a los Dodgers 10 a 2

 

Atlanta le pasó por encima a los angelinos y ahora está a una victoria de avanzar al Clásico de Otoño

 

Lo que era un intenso e interesante duelo de pitcheo en la sexta entrada se terminó, ya que la ofensiva de los Bravos se encargó de echarse a la bolsa el encuentro y así Atlanta se pone a un triunfo de la Serie Mundial, después de vencer 10-2 a Los Angeles Dodgers.

 

Los Braves armaron un rally de seis carreras en ese sexto inning para liquidar el duelo, una tanda en la que con tres dobletes y dos sencillos productores cambiaron la pizarra de 1-1 a 7-1, dejando el resto del juego en los brazos del bullpen.

 

En esta fiesta ofensiva uno de sus protagonistas fue Marcell Ozuna, quien pegó dos cuadrangulares solitarios en la noche, uno en el cuarto capítulo (para el 1-1) y el otro en el séptimo rollo (para el 8-2), terminando la noche con cuatro carreras producidas. En la novena todavía anotaron dos veces, una de esas carreras también salió del bat de Ozuna.

 

Del otro lado de la moneda, Bryse Wilson se llevó los honores. El abridor de los Braves lanzó por espacio de 6 entradas, en las que solo admitió un hit y una carrera (ambos llegaron con el jonrón de Edwin Ríos en el tercer inning. Además regaló una base y ponchó a cinco rivales.

 

Por su parte, Clayton Kershaw sigue con su maldición y fue el pitcher perdedor, ya que en cinco entradas admitió cuatro anotaciones, con un pasaporte y cuatro chocolates.

 

Con este resultado, los Dodgers ya no tienen margen de error, y el Juego 5 de este viernes es de vida o muerte. Una derrota y el conjunto quedará fuera de la postemporada. Séptima Entrada