En la basílica hubo feligreses días antes del 12 PDF Imprimir E-mail
Noticias - Seguridad
Escrito por Redacción   
Viernes, 11 de Diciembre de 2020 12:19

Carta al director.

 

EN LA BASÍLICA HUBO FELIGRESES DÍAS ANTES DEL 12, lo que fue riesgoso, cosa que no ha comentado ningún medio. Se ha aplaudido por todos, que qué bueno que no se abrió el 12 de diciembre la Basílica para evitar contagios. Sin embargo, entraron miles, días antes al recinto. De esta manera, se expuso a la gente a los contagios, aunque no fueran en mismo número las visitas, como se acostumbra año con año.

 

Yo me pregunto: ¿por qué no hubo ningún comentario de los medios en este sentido? Todos dijeron que había sido excelente esa estrategia de no abrir el 12, pero sea 12, 5, el día que sea, las aglomeraciones se presentaron, y hasta hubo misas. La señora Claudia Sheinbaum, la nuera de AMLO, se pavoneaba junto con las autoridades de la Iglesia, por haber anticipado el ingreso de los devotos, unos días.

 

QUÉ RAROS SON MUCHOS MEXICANOS, CARAMBA! Las aglomeraciones de todos maneras se dieron y una cosa, hay que decirlo, se dejaron los centavitos en el templo, como de que no. No sé si se acordará usted de Shulemberg, el que por muchos años fue el abad de la Basílica guadalupana. Llegó a decir, que eso de la aparición de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego fue puro cuento. Según textos difundidos entre 1545 y 1566, se hablaba de la aparición. Sin embargo, Shulemberg, de ascendencia creo que italiana, negó esa aparición, aunque aclaró que la devoción a la virgen en México era positiva.

 

El abad en una ocasión, tomando la copa en un lujoso bar, abrió la boca, allá por 1996, negando la aparición, y pues ya se lo comían en esos días. Simplemente el señor se hizo millonario con las "limosnas" durante varios años. Y el señor abad fue despedido.

 

Este año ya no fueron igual los ingresos porque el 12, días antes y días después no llegaron peregrinaciones, pero sí, antes del 10 se abrieron las puertas a la feligresía. Y en esos días miles de católicos dejaron su aportación.

 

Ojalá que también no hayan dejado el terrible virus. Fueron con buena intención, desde luego, pero la realidad es una y la devoción es otra. Y la demagogia de los políticos y el negocio de las autoridades eclesiásticas, es otra, ¿a poco no?

 

ATTE.

SOCORRO LEAL