Nadando en el mar de la abundancia de diputados y senadores, al cabo somos ricos PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Mario Alfredo González Rojas   
Lunes, 28 de Diciembre de 2020 12:10

Mario Alfredo González Rojas.

 

En México simplemente la voz del pueblo no cuenta en cuestiones políticas, solamente es escuchada. Es un chiste eso de “consultar al pueblo, hay que conocer sus sentimientos”. Si acaso se aceptan sus inquietudes, es cuando no afecta de fondo el sistema. Desde cuando se viene diciendo que ya no queremos más diputados y senadores por representación proporcional, y sin embargo, aunque se llenen los espacios periodísticos de este clamor, no sucede nada.

 

Gente que incluso es abiertamente repudiada, puede llegar al Congreso de la Unión y a los Congresos Locales, valiéndose de ese permiso constitucional para acceder a las legislaturas por medio de la representación proporcional. Para empezar, son muchos 500 diputados como contiene la Cámara de Diputados, lo que representa un gasto enorme, amén de lo inútiles que resultan realmente porque sólo prevalece la ley del “mayoriteo”. Se ha comparado el Congreso de México con el de otros países en cuanto al número de miembros, y se encuentra una diferencia abismal; para qué queremos tantos “dedos” levantados, sin una conciencia que apoye la decisión a tomar.

 

En Estados Unidos hay 435 diputados y 100 senadores, con 325 millones de habitantes. Como se dice: “échele hay”. En México somos 128 millones de gente “feliz, feliz”, con 500 diputados y 128 senadores.  SIN PALABRAS. Para qué buscar más comparaciones.

 

Y todavía los diputados se pueden elegir tres veces consecutivas en forma inmediata, los senadores, dos. Como si fueran excepcionales en su rendimiento positivo, se vale que en nuestro sistema político se reelijan muchos pillos de la nación. Que no nos vengan que son reelectos por su gran desempeño, si se trata en su gran mayoría de una bola de ineptos y corruptos

 

Como se dice en el argot “saca la garra”: “son muchos y mal armados”. Todavía tenemos que soportar que además de los diputados y senadores electos por mayoría, haya los de representación proporcional. Son 300 diputados y 64 senadores electos, pero a esto se le agrega todo el montonal de “proporcionales”.

 

¡Al cabo estamos nadando en la abundancia de pesos y centavos!