México: Democracia defectuosa, camino a la hibridez PDF Imprimir E-mail
Opinión - Aída María Holguín Baeza
Escrito por Aída María Holguín Baeza   
Martes, 09 de Febrero de 2021 06:53

Aída María Holguín Baeza.

 

De acuerdo con el informe Índice de democracia 2020, elaborado por la Unidad de Inteligencia de The Economist, México está a ‘una nada’ de convertirse en un país de régimen híbrido.

El estudio que la UIE realiza desde el año 2006, mide 60 indicadores agrupados en cinco categorías (proceso electoral y pluralismo, libertades civiles, funcionamiento del gobierno, participación política y cultura política) y, basada en los puntajes de éstos, determina el nivel democrático de 167 países, clasificando sus regímenes de cuatro formas: democracia plena (puntuaciones superiores a 8), democracia defectuosa (puntajes superiores a 6 y menores o iguales a 8), régimen híbrido (puntuaciones superiores a 4 y menores o iguales a 6) o régimen autoritario (puntajes iguales o menores a 4).

De ese modo, desde el 2006 México ha sido clasificado como un país con una democracia defectuosa que no ha logrado llegar ni a los 7 puntos; sin embargo, hasta el 2013 hubo importantes avances (con puntuaciones entre 6.90 y 6.93). Fue a partir del 2015 cuando la -ya de por sí débil- democracia comenzó a retroceder (6.55 puntos), y para el 2018 ya había caído a niveles preocupantes (6.19 puntos).

Ahora, 14 años después de la primera medición, hemos llegado al nivel más bajo. Con 6.07 puntos, México está a punto de caer en la clasificación de país con régimen híbrido; es decir, como un país tiene algunos componentes de la democracia y otros del autoritarismo.

Si bien el informe “Índice de democracia 2020: ¿En la enfermedad y en la salud?” enfatiza que, a nivel global, la democracia recibió un duro golpe relacionado con la pandemia de COVID-19 y que, por ello, el puntaje promedio global cayó a su nivel más bajo desde que comenzó la medición (2006), el índice histórico de México exhibe claramente lo que muchos no quieren ver o aceptar: que la democracia está agonizando y no es por causa de la COVID-19.

No estamos hablando pues de que la degradación de la democracia en México se deba a la pandemia o se haya acelerado por su causa. Y es que si se analizan y contrastan todos y cada uno de los índices anuales, queda claro que los niveles democráticos son resultado de las buenas o malas prácticas del gobierno en turno: en 2006 México inició con un puntaje de 6.67 (lugar núm. 53), en el 2012 terminó con 6.90, en 2018 con 6.19, y en lo que poco va de este sexenio bajó hasta 6.07 (lugar núm. 72).

Por eso y muchas cosas más, resulta inverosímil lo dicho hace un par de meses por el presidente López Obrador. Es decir, que -gracias a él- México está viviendo “un momento estelar” en su democracia y estamos caminando hacia una auténtica democracia (Bien lo dijo Aung San Suu Kyi: una parodia de la democracia puede ser más nociva que un autoritarismo descarado).

En esta ocasión, finalizo citando lo dicho por el historiador y escritor indio, Ramachandra Guha: Tal vez esté en la naturaleza de las democracias que, si bien a veces se necesitan visionarios para hacerlas, una vez hechas, pueden ser manejadas por mediocres.

Aída María Holguín Baeza

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla